jueves, 31 de marzo de 2011

Roy Hodgson.



El hombre que nunca estuvo allí.



31 partidos y 211 dias como técnico del Liverpool le otorgan el dudoso honor de ser el manager que menos tiempo ha durado como inquilino del banquillo de Anfield en sus 119 años de historia. Ironias de la vida, este sábado se enfrentará a los que eran sus pupilos aquel 1 de julio del año pasado cuando iniciaba su andadura en la nave red. Quizás llegara al banquillo erróneo en el momento más inoportuno. Lo que es cierto, es que Hogdson y sus métodos rápidamente dejaron de tener crédito entre la gran mayoria de los supporters del Liverpool. Su impopularidad y sus negativos resultados le valieron un cese necesario para todas las partes.


Por Stubbins. (@El_Stubbins)

Ningún entrenador como él ha generado tantas y tan tempranas dudas entre la entendida y fiel parroquia Red. Bajo la tutela de Roy Hodgson en su escaso medio año en el cargo, algunos aficionados guardan en el recuerdo muchos de los peores partidos que puedan recordar. Y no se trata de derrotas por la superioridad del rival. Se trata de derrotas sin haber expuesto ningún tipo de criterio en el planteamiento del encuentro. Con jugadores colocados en demarcaciones totalmente ajenas para ellos y un constante pim, pam, pum de balonazos al area rival rifando el balón como único recurso ofensivo. La sinrazón hecha fútbol.

El técnico que llegara procedente del Fulham con un expediente realmente brillante poniendo al club londinense en el mapa futbolístico europeo con una final de la Europa League perdida ante el Atlético de Madrid, se encontraba tras una dilatadísima carrera en los banquillos ante el gran reto de su vida a sus 63 años . Nada de todo esto le sirvió a Hodgson. Los resultados no llegaban y el juego ofrecido rozaba el ridículo. Los nervios empezaron a aflorar y Hodgson tras la derrota en Anfield frente al colista Wolverhampton, criticó abierta y públicamente la actitud de la afición y la falta de apoyo al equipo. Tal fue el enojo y la desaprobación de los supporters, que inclusive desde RAWK, uno de los foros de mayor popularidad en la red, se pidió con una carta a nivel editorial su dimisión. Ese dia finalmente llegó. Por mutuo acuerdo con el club y tras una nueva y deshonrosa derrota sin jugar a nada en Ewood Park frente al Blackburn, Hodgson dejaba de ser el entrenador del Liverpool y dejaba paso a Kenny Dalglish.

Pero el crédito y la capacidad de Hodgson parecen intactas entre los clubes de la zona baja de la tabla y rápidamente Hodgson encontraría acomodo en otro banquillo. El West Bromwich Albion le ofrecia esa oportunidad tras cesar a Roberto Di Matteo. El cambio de chip de los Baggies era grandioso. Reemplazaban a un técnico con una concepción del futbol ofensiva y valiente, por uno de probada y contrastada capacidad para reflotar equipos con problemas en la clasificación con la contención como recurso principal.

Cuatro partidos ha dispuesto el bueno de Roy Hodgson para hacer escapar al WBA de las zonas peligrosas de la tabla. Por el momento permanecen invictos bajo su batuta con una victoria y tres empates y permaneciendo fuera de la zona de descenso directo, aunque tan solo un punto por encima de las posiciones que relegan a la Championship. Hodgson tiene ante sí, un duro trabajo en el horizonte y el del sábado, con toda seguridad, no es el mejor de los invitados a The Hawthorns. En lo emocional, seguro. Esperemos que en lo meramente deportivo también.

4 comentarios:

Ivan dijo...

3 PUNTOS hay que salir a comerse el balon VAMOS CON TODO

Jony dijo...

Está claro que ni con la última temporada de Houllier, se vio algo parecido.

Encima no reconocía su implicación en el problema, sino que lanzaba balones fuera para culpar a todos, menos lo que quería implantar en Anfield.

A los equipos pequeños le va bien, porque un punto para ellos es un éxito (en el Liverpool así quiso venderlo después de empates ridículos ante equipos que ahora golearíamos). Por lo tanto creo que por mucho que siga diciendo que era un equipo hecho por Benítez, que la afición no apoyaba lo necesario (jugando así es imposible)...es el peor técnico que he visto jamás en Anfield.

PD: Aparte del honor de ser el técnico que es despedido tan rápido en los 119 años de historia del Liverpool, también cosechó algunos honores como el técnico que llevó al Liverpool a la peor racha de resultados en más de 50 años, eliminados de la Carling Cup tan tempranos desde hace décadas...etc,etc,etc. Un desastre.

Los 3 puntos hay que conseguirlos y esperar un pinchazo (mejor derrota) del Tottenham, City y Chelsea.

Anónimo dijo...

No estuvimos a punto de hacer el ridiculo, es que lo hicimos en más de 4 o 5 partidos. No he visto jugar peor el Liverpool nunca, ni jugando al pelotazo lo haciamos bien (con esto queda todo dicho). Fue la última gran jugada de la anterior directiva, por suerte todo ha cambiado.
Pol

Anónimo dijo...

Un remedo de técnico, pobres conocimientos de fútbol, sus equipos son cobardes y ultradefensivos. El peor Liverpool que he visto en la vida, sin aspiraciones, sin ganas, absolutamente nada, es mejor no recordar nada que venga de ese viejo cobarde, títere de H&G.

Ace Face.