lunes, 19 de marzo de 2012

El jugador a seguir: Bobby Zamora



“Inglaterra no ganará un título sin un jugador del Fulham”




Por Jorge Olmos (@george_olmos)

No nos hemos confundido en el titular del artículo, el rival del Liverpool será el QPR pero la estrella de los Hoops es el delantero internacional inglés Bobby Zamora, uno de sus fichajes en el mercado de invierno, que ha llegado desde el Fulham para formar una buena dupla con el ex-red Djibril Cissé. Este es Bobby Zamora:

El jugador de 31 años, nacido en Barking, desde niño siempre se rodeó de buenos jugadores. Siendo un niño jugó en el Senrab F.C. donde coincidió con John Terry, Ledley King, Paul Konchesky o Jlloyd Samuel, con los que, años después, coincidiría en la selección Sub-21 inglesa, antes de llegar a la “Academia del Fútbol”, como es conocida la cantera del West Ham, aunque no llegó a jugar con el primer equipo. Esa oportunidad se la dio el Bristol Rovers, pero a mitad de temporada pensarion que era mejor para su progresión una cesión, primero al Bath City (5 partidos, 7 goles) y después al Brighton donde llegó en febrero del año 2000. La cesión animó a los Seagulls a comprarle y de este modo irrumpió en el fútbol inglés. Sus goles eran festejados con los acordes de “That´s Amore” de Dean Martin. "Cuando entra la pelota y se convierte en gol, no se trata de Shearer o Cole, es Zamora" cantaban los aficionados del Brighton. Allí se convirtió en internacional sub-21. Debido a los 83 goles que marcó con el equipo costero, los aficionados le tienen en un pedestal y es uno de los más venerados de todos los tiempos, no en vano es el sexto goleador en la historia del Brighton. Sus goles no pasaron desapercibidos entre los grandes y el Tottenham se fijaba en él. El chico salido de la Academy hammer llegaba a un equipo del norte.

Zamora será siempre un Hammer.

Pero Glenn Hoddle, que fue quien le llevó a los Spurs, dejó de ser entrenador del Tottenham, y los técnicos no le dieron suficientes oportunidades, por lo que sólo estuvo media temporada en los Spurs. En enero de eso mismo año se produjo el intercambio de cromos entre Defoe y Zamora. Bobby volvía a su primera casa. En las cuatro temporadas en las que estuvo en los Hammers sus actuaciones tuvieron luces y sombras. En esos años marcó 40 goles, el más importante para él fue el que consiguió en el playoff que le daba el ascenso a la Premier League, pero los Reds lo recordarán por el penalti que falló en la última final de F.A. Cup que han jugado en el año 2006. Pudo jugar la fase final de un Mundial con Trinidad y Tobago, pero lo declinó por amor a los hammers; “Trinidad es el país de mi padre, y jugar un Mundial sería un sueño, pero el West Ham es más importante”.

No pudo conseguir un titulo europeo con el Fulham.

Entonces llegó su fichaje por el club de Craven Cottage. El comienzo de su andadura en el club de Mohamed Al-Fayed no fue el deseado, lo paso mal y sólo marcó dos goles, pero se destapó como un gran pasador, y es que empezó a jugar como un buen complemento de un delantero centro, pero, con esos números, los dueños pensaron en su traspaso al Hull City, pero el inglés no quiso salir del coqueto Craven Cottage, aún tenia que conducir a los Cottagers a la gesta más importante del club desde la final de la F.A. Cup de 1975. Tras grandes partidos contra la Juventus o el Hamburgo llevaba al equipo dirigido por Roy Hodgson a la final de la Europa League. La perderían frente al Atlético de Madrid, pero esos jugadores ya son considerados leyendas del club, junto con George Cohen. Cuando nadie pensaba en su traspaso, el pasado mes de enero llegaron los millones de los Hoops a las arcas del club de Bishop Park. Los aficionados Cottagers, tras su fichaje por los Hoops, dijeron que “Inglaterra no ganará nunca un título sin un jugador del Fulham en sus filas”, y es que sin Zamora entre los whites, Inglaterra se queda huérfano de cottagers.

No hay comentarios: