martes, 12 de abril de 2016

El YNWA que unió al mundo del fútbol.



¿Cuál es la historia de está canción que unió a tantos equipos y aficionados?



Por Jorge De Castro (@jorge_decastro)

El 7 y 4 de abril resonará desde todos los rincones del Signal Iduna Park y de Anfield, el You'll Never Walk Alone. Ese himno que une a aficiones con su club de una forma diferente, especial y que durante una eliminatoria europea será otro lazo más allá del factor Klopp entre borussers y Reds. Gracias a ESPN conocemos más de aquella historia. 

Para llegar al cómo una canción de Broadway llegó a convertirse en el himno de Liverpool y Dortmund debemos remontarnos a noche de abril de 1966 en Anfield.

Los Reds recibían al Celtic, otro club que semana a semana entona el You'll Never Walk Alone, por la segunda vuelta de las semifinales de la Cup Winner's Cup - Recopa - . El sitio web del Celtic lo describe como un encuentro épico; el partido se jugó en condiciones de monzón en un campo azotado por nieve y lluvia durante una semana convirtiéndolo en una piscina de lodo. El Liverpool venció 2-0 pero los escoceses no se fueron con las manos vacías, perdieron el partido pero ganaron una canción.



El documental del 2014 "Walk On" , estrenado un día antes del 25 aniversario de la tragedia de Hillsborough, cuenta la historia de cómo el Celtic adoptó el famoso himno tras esa noche en Anfield y hoy en día es una canción íntimamente ligada a ambos clubes, pero este hecho se volvería importante 25 años después.

Tras superar al Celtic en semifinales, el Liverpool se encontraría en la final nada más y nada menos que al Borussia Dortmund y la misma sería jugada… en Glasgow. El destino y sus hermosas casualidades.



Los alemanes ganarían la final en tiempo extra 2-1 convirtiéndose en el primer club de ese país en ganar una competición europea. Fue un momento importantísimo para el club y para el fútbol alemán, ya que como mencionaba el comentarista alemán Kurt Brumme tras el encuentro: “El fútbol alemán se ha establecido en Europa. Se ha ganado el derecho de ser mencionado en el mismo aliento con el Real Madrid, Benfica e Inter.”

A pesar de que el Dortmund ha ganado títulos más importantes desde entonces, aquella victoria en 1966 ante el Liverpool es recordada de forma especial. 50 años después de la final, el libro “Los Héroes del ‘66” fue publicado. Durante su investigación el autor Gregor Schnittker aprendió que Otmar Rhein, un dirigente importante del Dortmund, tenía excelentes relaciones con el Celtic en los 60s.


En el ultimo viaje del Borussia Dortmund a Anfield, los reds rindieron homenaje a los ganadores de aquella Recopa.

Rhein viajó con su madre a Glasgow para presenciar la final con una invitación especial del Celtic, y años después se convertiría en miembro honorario del club escocés.

Los aficionados del Dortmund en Glasgow fueron bien recibidos por los locales, particularmente los aficionados del Celtic que les desearon lo mejor ante el Liverpool entre cervezas en distintos pubs. Todo eso a pesar de que los alemanes no hablaban el suficiente inglés como para mantener una conversación, motivo por el cual quizás no entendieron cuando el You’ll Never Walk Alone resonó en Hampden Park esa noche.

Durante años posteriores, los aficionados del Dortmund tuvieron más oportunidades de renovar su familiaridad con la canción a través tanto del Liverpool como del Celtic. Los alemanes jugaron dos amistosos ante los Reds, uno en 1975 cuando estaban en segunda división, y otro en 1984, en ambos casos salieron derrotados. En 1983 también fueron derrotados por el Celtic en un torneo en Kassel. Pero estos encuentros ocasionales de bajo perfil no popularizaron la canción en Alemania. Ni siquiera los choques legendarios entre Liverpool y Mönchengladbach en los 70s lograron eso.

Paradójica e increíblemente, fue un club con uno de los lazos históricos más tenues tanto con el Liverpool como con el Celtic, el que desató la locura teutónica por el YNWA.

Malte Oberschelp, un autor alemán que ha escrito sobre el impacto de la canción en el fútbol cuenta que la afición del St. Pauli llevaron la canción a la Bundesliga. En 1991, tres contribuidores de la fanzine del St. Pauli "Millerntor Roar" viajaron a través de Gran Bretaña en búsqueda de gente con intereses similares y fue al norte de Glasgow donde hicieron amistad con los aficionados del Celtic a cargo de la revista “Not the View”.



Ese mismo año, los aficionados del St. Pauli realizaron un vídeo resumen de su temporada, e inspirados en sus nuevos amigos escoceses, usaron una versión punk del YNWA entonada por una banda de Ipswich llamada The Adicts como fondo musical. El impacto fue inmediato y los aficionados empezaron a cantarla en sus partidos. Debido a que la versión de The Adicts era difícil de encontrar en los días previos a la aparición del internet, una banda de Hamburgo llamada Rubbermaids grabaron su propia versión de la canción la cual debutó en enero de 1994 y la misma sería reproducida en los encuentros de local del St. Pauli por años.


En otra linda casualidad del destino, resulta que Hamburgo era la cuna perfecta para el nacimiento de la adicción alemana por el You’ll Never Walk Alone, ya que antes de que los Scousers se enamoraran de la canción en 1963, Gerry and the Pacemakers habían presentado la canción por primera vez dos años antes en...el Top Ten de Hamburgo(!!!!), un club de música a tan solo una milla al sur del estadio… del St. Pauli (una locura, ¿no?)



Desde St. Pauli la canción se esparció por la Bundesliga a principios de los 90s. La versión de Kaiserslautern se volvió particularmente famosa y en el 1996 el fanzine del club la listó como uno de sus cantos típicos junto al clásico as "Zieht den Bayern die Lederhosen aus" ("Bajen los Lederhosen del Bayern" cantada al ritmo de… "Yellow Submarine").

En abril del 2002 el Bayer Leverkusen jugó en Old Trafford y sus aficionados decidieron entonar e YNWA.  Los mismos terminaron recibiendo abucheos por parte de la multitud local.

La obsesión en Alemania fue tal con el YNWA que los aficionados del St. Pauli se cansaron de la misma y 6 meses después de la presentación del Leverkusen en Old Trafford, remplazaron su canción pre-partido de locales por un tema de una película filmada en Hamburgo en los años 50.

Los aficionados del Dortmund probablemente fueron inspirados por el St. Pauli en la adopción de la canción con el resto de los clubes de la Bundesliga. Aunque quizás y solo quizás existió otro motivo por el cual dicha canción se convirtió en un emblema más para el Borussia…. En 1987, el Dortmund se enfrentó al Celtic en la Copa UEFA en pleno apogeo del hooliganismo, y a los alemanes se les ocurrió una brillante idea para evitar problemas: una fiesta entre ambas aficiones antes del partido. De esta manera el fan fest quedó establecido como una tradición y adicionalmente forjó una linda amistad entre Celtic y Dortmund.

Cinco años después, en 1992 cuando el YNWA ya era un boom en St. Pauli, el Borussia se enfrentó nuevamente al Celtic. Los aficionados escoceses recuerdan con afecto la “fiesta” antes de encuentro destacando que fue mejor que aquella en el 87 y que la ciudad de Dortmund los hizo sentir como en casa.”


Paul Larkin, autor de numerosos libros sobre el Celtic destaca que en el fanfest en el centro de la ciudad se vivió un gran ambiente y había bandas irlandesas y alemanas, pero en el partido, el autor destaca una versión del You’ll Never Walk Alone entonada por el estadio entero.

De esta forma no queda muy claro si fue a través de la influencia del St. Pauli o por aquellas fiestas con la afición escocesa. De cualquier modo, ocurrió gracias al Celtic y no al Liverpool, pero la historia no acaba aquí.

En mayo del 2001, la mitad roja de Merseyside invadió Dortmund para la histórica final de la Copa UEFA ante el Alavés, un partido memorable que siempre quedará en la memoria de los aficionados Reds. La interpretación del You’ll Never Walk Alone por parte de los aficionados del Liverpool esa noche marcó una clara diferencia y la afición del Dortmund sintió que el himno pertenecía a alguien más y debía ser sacada de su repertorio.



Pero esta linda historia como ya verán está llena de casualidades y el destino hizo que el Liverpool regresase a Dortmund tan solo 4 meses después de la final ante el Alavés esta vez para un partido de Champions League. Antes del encuentro un cantante local reconocido por los aficionados del Borussia por haber grabado su versión del You’ll Never Walk Alone con su banda pop en 1996, ahora presentaba su nueva versión.

La misma no tenía comparación con la de Gerry Marsden (o incluso la de Rubbermaids) pero los Reds visitantes fueron corteses y se unieron en un canto junto a la afición local en lo que resultó una interpretación más entretenida que los 90 minutos sin goles que seguirían.

Posiblemente ese momento selló el destino del YNWA en Dortmund, el himno estaba allí para quedarse. 

Hace dos años los alemanes pasaron la prueba de fuego. En agosto de 2014 el Dortmund viajó a Liverpool para un amistoso de pretemporada que dejó la imagen de Klopp tocando la emblemática señal de ‘This is Anfield’ que miles compartieron el día de su llegada a Liverpool. Pero adicionalmente dejó algo más. Una rendición memorable del YNWA entre las aficiones de ambos equipos que afortunadamente podemos disfrutar en el canal de YouTube del club.




Lo mejor de todo, es que tenemos otro más a la vuelta de la esquina que sin lugar a dudas pasarán a la historia y serán un capítulo dorado en esta linda historia que retumba con sentimiento en Liverpool, Glasgow y Dortmund.

De momento estos son para nosotros los dos mejores YNWA


 



3 comentarios:

daniel bautista dijo...

Momentos muy lindos ,,,es mi sueño un día estar en anfield sentir algo especial como esto

Anónimo dijo...

Piel de gallina y lágrimas saliendo. Que bonito y que bendita maravilla. La mejor forma de unir en el fútbol.

rasin pilev dijo...

Genial el post. Casi siempre lo digo: cada vez que leo algo aquí aprendo más del LFC y todo lo que le rodea. El YNWA es un himno mítico y para mí es el mejor de la historia. Junto con el del Sevilla es el que más me gusta. Es curiosa la forma en la que se introdujo en Alemania. Hoy se cantará tan alto y tan fuerte que hará ensordecer a más de uno. Ojalá pasemos contra el Dortmund. Come on lads!!! Make us dream!