domingo, 8 de mayo de 2011

Danny Murphy



"Super Dan", El hombre infalible de Craven Cottage


Daniel Ben "Danny" Murphy, el capitán del Fulham, el alma de Craven Cottage, la voz de Mark Hughes en el terreno de juego.


Por Jorge Olmos (@george_olmos)

Su carrera comenzó en el Crewe Alexandra, el mediocampista destacó en the Railwaymen y sus buenos partidos no pasaron desapercibidos para los grandes de la Premier. El Liverpool y Roy Evans en 1997 se adelantarían y lo ficharían. El medio inglés se incorporaría a la disciplina Red pero su periplo en los Reds parecía que iba a ser corto, ya que el primer año tuvo la cesión a su antiguo club. Al año siguiente se reincorporó a la disciplina del equipo Red. Tras un inicio dubitativo Danny Murphy tendría su oportunidad de la mano de Houllier, desde entonces se convertiría en uno de los puntales de la plantilla Red en esa y en las siguientes temporadas. En el Liverpool coincidió con otro jugador nacido en Chester, su amigo Michael Owen que, casualidades de la vida, nació en el mismo hospital que él. Owen, “The Golden Boy”, le llamaba Spud, apodo que él odiaba.


Fue uno de los artífices del triplete del 2001 y siempre se le recordara por ser el ogro del Manchester United, y es que en tres temporadas 2000–01, 2001–02 y 2003–04 marcó el gol que dio la victoria, siendo siempre el resultado 0-1 para los reds. Su última temporada red fue en el 2003-04. Es un jugador muy querido en Anfield ya que dejó huella.

Luego vendría su periplo por Charlton y Tottenham, hasta llegar al Fulham en el 2007. Ya son tres temporadas las que lleva con los Cottagers. El año pasado se puede decir que fue el gran año del Fulham, y una de las piedras angulares del proyecto de Roy Hodgson fue Danny Murphy. Llevó a los suyos a la final de la Europa League. Esta temporada las lesiones le han ido dejando fuera de algunas convocatorias.


1 comentario:

Stubbins dijo...

Un jugador que, a mi modo de entender, jamás debió de abandonar Anfield. Su marcha fue mala para ambos. El club perdió a un jugador que lo daba todo y el jugador perdió su internacionalidad con Inglaterra y fichó por clubes muy menores.