jueves, 3 de noviembre de 2011

Rewind: Liverpool 2-2 Swansea City (1981-82)


El primer partido sin Bill Shankly.




Toshack guardó el minuto de silencio ataviado con la camiseta del Liverpool al lado de sus discípulos del Swansea.


El próximo sábado Anfield vivirá un partido que merece entrar en la historia. Por primera vez un equipo galés disputará un partido de Premier League en el más que centenario estadio del Liverpool. Pero la efeméride no llega a ser del todo cierta, puesto que bajo la antigua denominación de Division One, el club galés ya había disputado partidos de la máxima competición inglesa en Anfield. La casualidad quiso que ese primer partido se disputara apenas cinco dias después de la muerte de Bill Shankly. Un partido que pasaría a la historia por la presencia de John Toshack, entrenador del Swansea por aquel entonces, con la camiseta del Liverpool en el minuto de silencio como muestra de tributo al que fué su entrenador, maestro y mentor.

Por Stubbins (@El_Stubbins)

El 3 de octubre de 1981, Liverpool y Swansea se enfrentaban en Anfield en la que significó la primera vez que un equipo galés visitaba el feudo red en la máxima categoría del fútbol inglés. Reds y Swans ya se habían enfrentado en los años 50 y 60 en la Division Two, pero jamás un equipo galés había visitado Anfield en partido de Division One. El partido por lo tanto cobraba ya un tinte de histórico de por sí.

Desgraciadamente, pocos podían aventurar unas semanas atrás que ese partido significaría la primera vez que el Liverpool disputara un partido sin la presencia en vida del que fue su arquitecto e ideólogo. El 28 de septiembre de 1981, apenas cuatro dias antes de la celebración del partido, Bill Shankly fallecía en el Broadgreen Hospital de Liverpool víctima de un paro cardíaco. Al día siguiente tras dos funerales realizados en sendas catedrales de Liverpool, la católica y la anglicana, el cuerpo de Bill Shankly sería incinerado y sus cenizas enterradas en el cementerio de Anfield, muy cerca de los estadios de Liverpool y Everton.

A pesar del enorme y profundo shock que sufrieron jugadores y supporters del Liverpool y toda la ciudad en general, la vida y el fútbol debían de seguir. Y con esa convicción pero con el dolor todavía muy presente en la mente y corazones de todos aquellos que aman al Liverpool, el balón se puso a rodar aquella tarde en Anfield, no sin antes, dejar una imagen para la posteridad.


John Toshack en una imagen de su etapa como futbolista del Liverpool, junto a Shankly.


Aquel Swansea que había ascendido aquella precisa temporada a la Division One, era entrenado por uno de los jugadores a los que Bill Shankly había practicamente convertido en mito vistiendo la camiseta roja del Liverpool. Ese hombre no era otro que John Benjamin Toshack. El jugador galés abandonó el Liverpool en 1978 como consecuencia de innumerables lesiones que no le permitían ofrecer las habilidades y capacidades de las que había hecho gala antaño. Su destino sería el Swansea City al que llegara como jugador entrenador. En cuatro temporadas, Toshack obtuvo cuatro ascensos consecutivos, colocando a los de Vetch Field (antiguo nombre del estadio del Swansea) en la Division One.

Poco podía imaginar Toshack que su primera visita a la que fue su casa durante ocho temporadas y donde marcó casi cien goles, no estaría rodeada del reconocimiento que merecía su labor al frente del Swansea como manager, y si estaría empañada por la muerte de su maestro y mentor. John Toshack no dudó en saltar al césped junto a sus jugadores y posar para el minuto de silencio luciendo la camiseta red con el 10 a la espalda como sencillo homenaje a Bill Shankly. Un acto que le valió no pocas críticas tanto desde el lado del Swansea como del lado del Liverpool, donde muchos criticaron ese acto como un guiño hacia la directiva Red para una futura contratación como manager del club.

El propio entrenador galés que entrenara en su dia a equipos de la liga española como Real Sociedad, Real Madrid, Deportivo de la Coruña o Real Murcia, comentó en su dia lo siguiente sobre aquella iniciativa. "Mucho se comentó sobre el hecho de que luciera la camiseta del Liverpool en el minuto de silencio. Pero lo cierto, es que solamente se trataba de mi personal tributo a alguien al que le debía todo".

El partido, que aquella tarde era casi lo de menos, finalizaría con empate a dos goles. El Swansea se avanzó con dos goles de ventaja pero dos penaltys transformados por Terry McDermortt, pondrían las tablas en el marcador. Aquella temporada el Liverpool conquistaría el título de liga superando al Ipswich Town de Bobby Robson que quedó en segunda posición. Por su parte, el Swansea City de John Toshack realizaría una brillantísima campaña quedando en la sexta posición en su primera temporada en Division One.




3 comentarios:

Anónimo dijo...

soy un hincha a muerte del liverpool y espero que como regalo de cumpleaños puEda gritar los goles el sAbado..........jeje....vamos REDS

FRAN dijo...

Muy buena anécdota, y como siempre gracias por traernos estos fragmentos de historia Red que no se encuentran ni en la página oficial del Club.

Anónimo dijo...

El gesto de J.B. Toshack es de lo más hermoso que haya visto en el fútbol. Uno se da cuenta cada vez más de la dimensión que tenía Bill Shankly.

AJ_23