miércoles, 15 de febrero de 2012

Keep off the grass: The Anfield Cat.


Shankly, el gato de Anfield.


Los últimos días han traído mucho ruido, zozobra y polémica, así que aprovechamos el nacimiento de esta nueva sección para quitarle tensión al ambiente. En nuestro apartado "Keep off the grass" tendrán cabida todas aquellas historias, anécdotas, ... que no tengan ninguna relación con el día a día de un equipo de fútbol. Podríamos decir que reflejará la otra cara del Liverpool F.C., y claro, teníamos que inaugurarla hablando del gato...

Algo sucedió en Anfield el pasado 6 de febrero que nos sacó una sonrisa a todos los que estábamos viendo el Liverpool - Tottenham en nuestros televisores, y no, no fue un gol de los reds, ya que el partido finalizó con otro insulso cero a cero. En el minuto 11 del encuentro un felino sin pedigree decidió extender su territorio más allá de las viviendas unifamiliares donde solía rebuscar para encontrar algo que llevarse a la boca, y saltó a Anfield, cumpliendo el sueño de muchos de los que leemos este blog, claro, que él seguramente no lo hizo para convertirse en una estrella del Liverpool, si no buscando un buen sitio donde acostarse, tras haberse hinchado a comer en los puestos de comida rápida, que hay en casi cualquier rincón del vetusto estadio.

The Anfield cat correteando por el estadio.

De este modo, se dio un paseo hasta casi el centro del campo aprovechado que todos los jugadores estaban entretenidos jugando con una pelotita en el otro lado del campo, hasta que su tranquilidad se vio interrumpida bruscamente por la estampida de 22 hombres uniformados que se aproximaban a gran velocidad a su posición. El minino, obviamente, huyó lo más lejos que pudo. Para entonces todo el estadio se había dado cuenta de su presencia en el césped, y empezaron a jalearlo como si de un delantero estrella se tratase, gritando al unísono "a-cat, a-cat, a-cat" ... otra carrera en busca de las tablas, como un toro herido.

En su búsqueda de un lugar seguro se topó con un humano de no menos de 2 metros (Brad Friedel), que no ofreció demasiada resistencia, recorrió la valla de publicidad hasta encontrar una mano amable que le recogió, le acarició, y le sacó de aquella algarabía.

Moglet con la League Cup de la temporada 82/83.

Desde entonces, aunque él no lo sepa, el gato se ha convertido en una celebridad en las redes sociales, incluso se ha presentado como alternativa para sustituir a Fabio Capello al frente de la selección inglesa, por las casas de apuestas. Existe una cuenta de Twitter que dice maullar en su nombre ( @anfieldcat ) que tiene casi 60.000 seguidores en todo el mundo, más que algunos jugadores del Liverpool, y ha aparecido en varias ocasiones en la BBC, tomando el testigo de Moglet, el gato que fue adoptado como mascota del Liverpool en los años 80 tras ser recogido por los jardineros del club, al encontrarle rondando por los alrededores de Anfield, ya que consideraban que daba suerte al equipo. Además, según comentan, "the Anfield cat" guarda cierto parecido con el legendario Moglet.

Ahora sabemos que Shankly, como le han bautizado, está viviendo en una lujosa habitación, decorada con los colores de su equipo favorito, del Freshfields Animal Rescue Centre, una asociación protectora de animales de Merseyside. Estos amigos de los animales tuvieron que ir a rescatarle a una casa abandona en Lothair Road, en las cercanías de Anfield, tras la llamada de un vecino.

El gato de Anfield "Shankly" en su casa provisional.

Su cuidadora, Katherine Gibbs, dice que Shankly tiene muy buen carácter, aunque le ha costado acostubrarse a que otros gastos coman de su cuenco cuando desgusta su plato favorito, pollo. Katherine espera que, en cinco o seis semanas, tras ser tratado con antibióticos, Shankly pueda encontrar un hogar. Seguro que le será sencillo, no en vano, ¡es el gato más famoso de Liverpool!.


3 comentarios:

FRAN dijo...

Es impresionante el parecido con Moglet

Anónimo dijo...

El pobre de Suarez necesita una jauria de gatos, creo que juntando todos los de la ciudad de liverpool, ni eso le ayuda, propongo el domingo llevar a la cancha todos un gato quizas cambie la suerte, aunque lo que pasa no tiene nada que ver con la suerte sino con la mala leche de man united.

Chulizas, el dijo...

qué bonico el gatito