domingo, 6 de mayo de 2012

Chelsea 2-1 Liverpool (Final FA Cup)



We lose together



El Chelsea le puso un duro punto y final a la temporada del Liverpool, con la derrota del equipo de Kenny Dalglish en la final de la FA Cup por 2-1. Ramires adelantó en el primer tiempo a los de Di Matteo en un desbarajuste defensivo red; Droga amplió la ventaja blue al inicio de la segunda mitad y Carroll, saliendo desde el banquillo, no sólo acortó distancias, sino que anotó un ‘no-gol’ o ‘gol fantasma’ que no subió al marcador y que hubiera supuesto el que, muy posiblemente, era un más que justo empate al final de los 90 minutos. Wembley se tiñó de victoria azul, pero el ambiente y los cánticos en las gradas, pese a la derrota, volvieron a ser de color rojo.

Todo pudo haber cambiado en ese minuto 81. Todo pudo haber sido diferente si el arbitro Phil Dowd, o su asistente, hubiesen visto si ese cabezazo de Andy Carroll que logra sacar Peter Cech, sobrepasaba la línea de gol. Y lo habría sido porque en ese instante final del choque, el conjunto liverpudlian estaba siendo muy superior a los londinenses que, simplemente, aguantaban las poco acertadas o estériles ocasiones que recibían.

El partido del Chelsea puede definirse fácilmente: ‘Estilo Di Matteo’. Desde que el entrenador italiano cogiese las riendas del banquillo blue, tras la destitución de Villas-Boas, el estilo del equipo es un elogio a la practicidad. Hacer gol con poco o nada (por ejemplo, con un error defensivo de Spearing y José Enrique como en el primer tanto de Ramires) y posteriormente activar el #mododefensivoON, pensando únicamente en encontrar una contra, o un balón parado, que brote como oasis en su desértica entrega del esférico al rival.

De esa forma han llegado a una final de la Champions League y de esa forma han levantado esta FA Cup. Que nadie les quite su mérito, que lo tienen. Seguramente Abramovich no soñó nunca con lograrlo de esta forma, pero están salvando una temporada que parecía que acabaría en la deriva. Pero eso es otro tema. Porque todo pudo haber cambiado si se hubiese dado ese gol de Carroll.

 



Si ese tanto hubiese subido al marcador, se habría olvidado la mala primera parte del equipo de Dalglish. Muy mala, con mas posesión que su rival (porque así lo quería el rival) pero con endebles ataques. De poco vale quejarse de que el Chelsea no había hecho nada para ponerse por delante porque menos, excepto por la actitud, aportaba el Liverpool para el empate.

Si el 2-2 hubiese subido al marcador, también habría pasado al olvido el tibio partido de Jordan Henderson. Llegado el final de temporada, el balance de Henderson es el siguiente: apuntaba maneras en Sunderland y aquí las sigue apuntado. Jugó la final de la FA Cup como el resto de la temporada, con un 50% de acierto y un 50% de errores.

Si llega a darse ese gol, nadie se acordaría que Andy Carroll no había sido titular en este partido. Dalglish salió con Suárez, Downing y Bellamy arriba, pero Carroll en la segunda parte, demostró, con un autentico golazo y con el que no subió al luminoso de Wembley, que (aunque a posterior sea fácil decirlo) seguramente debería haber sido de la partida.

Si hubiese valido ese gol, nadie habría pensado en el posible error de Reina en el primer tanto azul porque, seguramente, habría vuelto a ser héroe, quién sabe, en una tanda de penaltis. Si el cabezazo de Carroll hubiera sido gol, a ningún aficionado red le estaría dando vueltas en la cabeza esa frase de “con Lucas Leiva hubiéramos ganado esta final”. Nadie pensaría que José Enrique ha llegado fundido a final de temporada o que, justo al revés, Downing ha necesitado toda una temporada para aclimatarse al ecosistema del Mersey.

Si ese gol llega a ser dado, la manifiesta superioridad de los hombres de Anfield en la segunda parte hubiese sido premiada. Si ese ‘no-gol’ hubiese sido gol, incluso mirando más a largo plazo, muchas voces críticas se habrían vuelto mudas y no serían tantos los que pedirían la cabeza de Dalglish y la llegada de un nuevo entrenador. Todo quedará en un “quién sabe” que hubiera pasado si el cabezazo de Carroll llega a ser dado como tanto legal, pero lo que está claro, con gol o sin él, es que sigue habiendo aspectos tácticos y de calidad a mejorar, sea quien sea el entrenador.

Al igual que está muy claro que no puede calificarse con un ‘y si’ todo lo que conlleva una final. Las finales se ganan, no se juegan, porque todo aquello que no sea la victoria, acaba pasando al olvido. Tampoco vale mirar al árbitro, siendo justos la jugada del ‘gol fantasma’ (sin tecnología) es muy complicada de ver. Cosas del destino, de nuevo, el Chelsea se ve envuelto en una polémica parecida, y de nuevo sale favorecido, como tras habérsele dado un gol, que no era, en la semifinal de esta misma Copa ante el Tottenham. Así es el fútbol.




Es evidente que el Liverpool mereció más, como evidente es, por ejemplo, el partidazo que dejaron en bando blue Drogba (titular ante un Fernando Torres que no jugo ni un segundo de choque), con gol ‘made in Drogba’ incluido, y el español Mata, declarado jugador de la final. Y evidente se queda corto para la entrega y pelea que, una vez más, dejó el capitán del Liverpool, Steven Gerrard, que fue de lo mejor red junto con los continuos intentos de Luís Suárez.

Y, sobre todo, lo que quedará para siempre es que, incluso con el Chelsea subiendo los escalones del Anfield South, el Travelling Kop volvió a ser el ganador y campeón del partido, puesto que en cánticos y colorido goleo a su rival sin goles fantasmas, sin ni necesidades de repetición y, por desgracia, sin poder levantar otro trofeo esta temporada. Sin más que añadir: “We win together. We lose together. Red men for live”.


FICHA DEL PARTIDO

WEMBLEY 90.000 espectadores

CHELSEA: Cech, Bosingwa, Ivanovic, Terry, Cole, Lampard, Ramires (Meireles 76'), Mikel, Kalou, Mata (Malouda 89') y Drogba.

LIVERPOOL: Reina, Jose Enrique, Agger, Skrtel, Johnson, Henderson, Spearing (Caroll 54'), Gerrard, Belllamy (Kuyt 77'), Downing y  Suarez.


Goles: 1-0 Ramires 23', 2-0 Drogba 51' y 2-1 Carroll 64'.

Arbitro: Philp Dowd.




9 comentarios:

Anónimo dijo...

Ayer se demostró varias cosas, que Dalgish muy a mi pesar, no sabe confeccionar un buen onze, porque jugando con los jugadores que teniamos en el mediocampo, Carrol tenia que jugar de titular si o si, porque estuvimos todo el partido colgando pelotas y Suarez estaba muy solo arriba, cuando juegan ellos 2 con Gerrard de mediapunta cambia muchisimo el equipo, Hendo otra vez fatal de momento le queda muy grande jugar partidos importantes y Downing tampoco jugó bien, para mi el mejor del partido fue Carrol, fue entrar él y revolucionar el partido, a parte de eso el Chelsea se defendió muy bien (normal con 10 jugadores atrás) y llegaron dos veces y dos goles, creo que la primera parte jugamos fatal y que los últimos 30 minutos dominamos el partido claramente, en fin pienso que nos mereciamos llegar a la prorroga y ganar el partido, otra vez sera.
Pol

Anónimo dijo...

Deacuerdo con el primr post..Kenny nunca pudo encontrar el once ganador esta temporada..claro ejemplo fue la posicion de henderson que durante gran parte de esta lo puso comno volante por derecha sin ningun resultado y al final cuando ya todo estaba hechado lo puso en su posicion original donde no se destaco pero se veia mas comodo..cuando suarez carrol y gerrard jugaban juntos claramente el equipo era otro...jugadores como kuyt y maxi por su gerarquia y experiencia lo que necesitaban era mas continuidad..pero para mi lo de Dalglish no empezo aqui, no se como pùdo dejar ir a meireles quien fuera nuestro mejor jugador junto a maxi en la remontada del año pasado y aquilani que durante la pretemporada demostraba ser el jugador diferente en el medio campo.por eso en mi humilde opinion Kenny deberia dar un paso al costado.me gustaria ver a un tecnico estudioso como Capello o por que no a Rafa sentado en el banquillo red?

Anónimo dijo...

El Chelsea hizo un partido muy parecido al que hizo contra barcelona utilizando una gran tactica defensiva que hizo que Liverpool durante casi 60 minutos no creara ocaciones claras de gol, primero neutralizp a suarez poniendole 3 y 4 jugadores que constatemente lo rodearon eso hizo que suarez casi no reciba balones y los que buscaba eran lejs del area, segundo corto el circuito gerard suarez y sin esos jugadores el liverpool se estanco en pases que no llegaban a destino y el liverpool quedo relegado en su cancha sin poder llegar al area del chelsea, tercero utilizo muy bien las flaquezas defensivas de liverpool atacando las espaldas de enrique y downing los dos de flojo partido de hay viene el primer gol le gana la espalda a j enrique y ramirez quedo solo con ager que en velocidad perdio y una floja parada de reina hizo que los azules se pongan a la delantera en el marcador y manejaran el partido a su antojo durante la primer hora de partido, el segundo tiempo liverpool logro mejorar con la entrada de carrol que le dio mas livertad a suarez y gerard logrando el gol de carrol que hizo buen partido, luego esa hora perdida de partido nos hizo quedar cortos de tiempo y ese gol no convalidado nos termino desesperando y perdimos el partido poniendole asi final a una mala temporada, esperemos encontrar el camino, porque con la deuda millonaria de liverpool la cosa no esta para gastar millones en los mismos jugadores de medio pelo, creo que hay que sanear el equipo, ya hay jugadores que ya no dan mas y hay que dejar que sangre nueva limpie el organismo pra continuar, pero eso lo dira el futuro, yo me despido un poco desilucionado por esta temporada y esperando que el man city gane la liga para que el united no nos siga sacando ventaja y son 20 años sin liga y eso para un equipo grande es preocupane.

leonardo de uruguay.

Anónimo dijo...

Se me permitís os copio:


Sin más que añadir: “We win together. We lose together. Red men for live”.

AJ_23

Anónimo dijo...

Además coincido contigo en todo el post. El cuál me parece muy bueno.

AJ_23

Chulizas, el dijo...

YNWA! Se hizo lo que se pudo y no pudo ser, pero así es el fútbol, el deporte y la vida, a veces se gana y otras se pierde. Ahora sólo nos queda esperar a la próxima temporada y confiar en que tengamos una mejor campaña.

Stubbins dijo...

Para mí, el planteamiento del dúo Clarke - Dalglish fue nuevamente erróneo y decepcionante. Hablo de dúo por que me niego a pensar que el Kenny Dalglish entrenador de los 90 cuyos equipos hacían un futbol ofensivo, valiente y de passing game, sea el mismo que hoy dia realiza unos planteamientos conservadores que le llevan a salir con 5 defensas en Anfield ante el Stoke City. Realmente creo que quien toma las decisiones en el vestuario es Steve Clarke y Dalglish ofrece simplemente imagen de cara a la grada.

Francamente, salir a jugarle al Chelsea con un solo delantero, a sabiendas de que el rival no dispone de dos centrales natos y de la categoría de Cahill y David Luiz, es de equipo pequeño y concederle al rival una ventaja con la que no contaba de partida. No logro entender como algo que vé cualquier y simple aficionado, no sea considerado por gente profesional de esto.

Resultado de todo ello. Entregar una hora de partido en la que lamentablemente concedimos dos goles. Después con la salida de Carroll se pudo comprobar lo que pudo haber sido, de haber efectuado un planteamiento coherente.

Más que la derrota en sí, lo que duele es saber que estábamos capacitados para ganar el partido y que por excesivas precauciones o miedos, lo entregamos.

Menos mal que como bien se cita en la crónica, el Liverpool y sus supporters estamos por encima de la victoria o la derrota. Si en Wembley se dió una lección de apoyo y fidelidad al equipo, en los pubs (por lo menos en Barcelona) y desde la distancia se hizo lo propio.

Nunca caminarás solo.

Anónimo dijo...

Se necesita un cambio. Apostar por jugadores top en casi todos los puestos. Con este equipo solo se puede aspira, y con suerte, a llegar a finales de torneos domésticos, pero nada de luchar por premier o por hacer algo en Europa. Creo que los nuevos dueños debería de plantearse algunas cosas y ver si quieren aspirar a algo o quedarse como eternos segundones. Y si no hacen algo pronto algunos, como Suárez, se largarán más pronto que tarde. Saludos.

Anónimo dijo...

Si se va Suarez hay si que cerra todo y nos vamos y el ultimo que apague la luz.