viernes, 4 de mayo de 2012

Una mirada al rival: The Blue Sight.



El día previo a los partidos de Premier League, Carling, y F.A. Cup solemos centrar nuestras miradas en el jugador del equipo rival que nos parece más peligroso, o simplemente en el que tiene una gran historia a sus espaldas, pero en esta ocasión dado que el próximo encuentro se trata de la final de torneo futbolístico más antiguo del mundo, hemos decidido hacer un análisis del equipo rival en su conjunto. Como ninguno de los que hacemos "Esto es Anfield" solemos prestar demasiada atención a la trayectoria del Chelsea no nos veíamos capaces de analizarlo en profundidad, por lo que le pedimos a nuestro amigo Ángel Tejedor, con quien compartimos durante varios años redacción en nuestro anterior blog "The Kid Torres", que nos desgranara las características principales del Chelsea de Roberto Di Matteo. No dudó ni un segundo en echarnos una mano, y este es el resultado:

THE BLUE SIGHT



Podríamos decir que es la primera prueba de fuego para Roberto Di Matteo pero no sería verdad. Después de la increíble remontada ante el Nápoles, el gran partido de Lisboa, la exhibición contra el Tottenham y el planteamiento frente al Barcelona pocos elogios quedan por decir ya. A pesar de que su continuidad al frente del plantel la próxima temporada es uno de los grandes misterios para los aficionados blues que, por números, no tienen nada que reprocharle. El italo-suizo cuenta con el apoyo de la afición y evidentemente de sus jugadores. Y es que la salida de Villas-Boas ha marcado un antes y un después en la temporada del Chelsea. Con su adiós el equipo ha recuperado su identidad, su fortaleza y algo que parecía imposible: a Fernando Torres.


La mejora del bloque en líneas generales es una realidad. Del 4-3-3 del portugués se ha pasado al 4-2-3-1 que tanto fruto dio en la segunda parte del choque de Old Trafford a principios de temporad,a pero que tan poco se ha visto hasta el relevo en el banquillo. David Luiz podría volver al once aunque dependerá seguramente de su condición física, ya que a pesar de que es indudable su aportación en la salida de balón, en una final no tienes margen de error. Lo mismo pasa con Cahill, pero ante la duda creo que Roberto no se la jugará. Asi que la línea defensiva se prevé que podría estar formada por Cole, Terry, Ivanovic y Bosingwa. Sólo el joven Bertrand se caería de la línea con respecto al miércoles. Personalmente es una lástima porque el canterano blue ha hecho méritos suficientes y ha rendido a un gran nivel cada vez que ha suplido a Ashley pero entiendo que la experiencia de este último pesará en la decisión. Es una final y las finales se ganan.


-Lampard suele aparecer en las grandes citas-

En el medio es muy probable que juegue la doble “M” (Mikel y Meireles). Ambos destinados a dar contención, solidez y equilibrio al equipo, aunque el segundo con su ya archiconocida llegada. El nigeriano, sin embargo, en ataque aporta desplazamientos en largo y juego en horizontal. Por delante de ellos jugará Lampard, otro de los suplentes ante el Newcastle. Di Matteo le quiere fresco porque sabe de la valiosísima aportación en ataque del inglés. A sus lados estarían en un principio Mata y Ramires. Yo soy de los que piensan que el español rinde más si juega más centralizado que si lo hace cerca de la línea de cal. Su presencia entre el medio campo y la defensa del Liverpool podría ser una de las claves de los blues en ataque. El brasileño era un fijo en las alineaciones de AVB y lo es también ahora. Y merecidamente.

En la punta no tengo ninguna duda de que va a estar Didier Drogba. Juega en su campo, Wembley, y su forma física está en el punto más alto. La reciente y épica eliminatoria de Champions le ha servido para darse cuenta de que su inminente salida de Stamford Bridge puede ser por la puerta grande, con “el rabo” y “las dos orejas”.


-Drogba será un peligro constante para la defensa del Liverpool-


La suplencia de Torres creo que es un hecho. He de reconocer que el factor psicológico juega un papel fundamental en este partido en concreto y no lo hace de manera muy positiva para el ariete madrileño. Jugar ante su ex equipo puede que no sea beneficioso para él y es bastante probable que, a pesar de sus grande actuaciones en estas últimas semanas, ésto le lleve a ocupar el banco. No es el momento para que otro bloqueo mental o mala tarde haga mella en él. Además Fernando jugó los 100 minutos del partido del pasado miércoles. Si se les espera en la segunda parte y como ya ocurriera anteriormente, relevará a uno u otro jugador dependiendo del resultado que se esté dando en ese momento. Lo que si tengo claro es que puede ser una gran baza ofensiva para la segunda mitad. Ya finiquitó a la contra al Pep team, y el Sábado podría repetir con los King Kenny boys esta vez cuando el choque esté abierto y roto. Y si alguien lo sabe bien éso son los reds. Con espacios y con la confianza recuperada el niño te destroza. De Sturridge se espera más colectivamente hablando. Su temporada ha sido buena pero su juventud y osadía le hacen ser a menudo demasiado individualista. Defecto fácil de pulir con madurez pero que trae de cabeza a la inmensa mayoría de los aficionados. Se le espera tanto a él como a Malouda o Kalou como opciones de ataque. El francés está totalmente fuera de forma y yo creo que hace meses que abandonó incluso mentalmente Londres. Va cuesta abajo.

Creo que va a ser un gran partido. Toda final de Copa que se disputa en Wembley debe serlo, y así será. Que gane el mejor y que disfrutemos de una tarde de fútbol británico como más nos gusta a los aficionados al deporte rey en las islas , con cerveza y goles.



1 comentario:

Stubbins dijo...

Gran post del gran amigo Angel.

Buen análisis del rival del Liverpool en la final. Lógicamente, está escrito previamente a conocerse las bajas ya definitivas de Cahill y David Luiz.

Se equivoca la gente que cree que es un partido contra un único jugador (Torres). Se trata de un partido contra un gran equipo pleno de jugadores de primerísima línea y contra los que el Liverpool deberá de ofrecer lo mejor de sí mismos para doblegarles. Cosa que ya hecho en dos ocasiones esta temporada.