viernes, 26 de diciembre de 2014

El Boxing Day y 100 años del partido de la tregua


Papá, vamos al estadio a ver a nuestro equipo.


26 de Diciembre es el denominado Boxing Day, el día del fútbol y del deporte en las islas y países de la Commonwealth. Pero el porqué de este origen y a que vienen esos días de fiesta deportiva, donde familias van juntas a los campos de fútbol para poder disfrutar de sus equipos, os lo explicamos a continuación.

Por George Olmos. (@george_olmos)

¿Qué es el Boxing Day?

Es una tradición británica y de los países de la Commonwealth. Los señores de la casa, al día siguiente de la comida de Navidad, regalaban los restos de los fastos a los sirvientes para que pudieran repartirlos entre sus allegados y disfrutar de un buen festín. Estos restos se metían en cajas ('box') y se tomaba como festivo ese día, el siguiente al día de Navidad. Además de los restos se solía también añadir regalos en dichas cajas.



Otra versión dice que el Rey Wenceslao, duque de Bohemia en el siglo X, el día 26 de Diciembre repartió  a un indigente comida y vino. Y que desde ese día la iglesia anglicana lo tomó como tradición y que en esa fecha  se repartían unas cajas en la que se entregaba limosna y comida a los más desfavorecidos del barrio. El rey se convirtió en un santo para los anglicanos.

Pero hay muchas leyendas de porque esta acción de los restos y las limosnas en las cajas. Por ejemplo, una habla de que los marineros antes de embarcarse guardaban dinero en cajas que luego lacraban antes de una expedición. Si la misma tenía éxito, pues como ofrenda se daban esas cajas al cura de la iglesia más próxima y las abrían el día 26 de Diciembre para repartirlas entre los más desfavorecidos de la zona.

¿Cómo llega esto al fútbol?

A mita del siglo XIX, en 1860, el Sheffield no encuentra rival con el que enfrentarse hasta que el 26 de Diciembre de ese año apareció uno para jugar, el Hallam FC, el cual era un equipo de la ciudad de Sheffield que nació para el otro deporte inglés por antonomasia, el cricket. En ese día de San Esteban el Sheffield ganó por 2-0 al Hallam FC que desde ese día se le llamaría el equipo de los agradecidos.


Sheffield en 1857

Hasta 1888, con una liga ya con varios equipos, se juegan los encuentros el día 26 de Diciembre con las mismas características de hasta ahora: campos llenos y goles. Los partidos con un resultado para acordarse serían Bolton 3-2 Derby County y West Bromwich City 5-0 Preston North End.

En 1959 no sólo se jugaron partidos en el día del Boxing Day, sino también el día de Navidad. Una tradición que se mantuvo hasta 1976 en Escocia. Encuentros que con el tiempo desaparecerían y que, además, ya no eran los más importantes y en los que pocos goles se producían.

Todo esto hasta 1963, en esos días de Boxing Day siempre se buscaba que los enfrentamientos fueran entre equipos cercanos para evitar grandes desplazamientos entre las aficiones. Por eso en el Boxing Day había muchos derbis locales. Pero en ese 1963 se rompe la dinámica de partidos aburridos y con pocos goles, ya que ese día se marcan 66 goles.



Pero como os hemos dicho el Boxing Day no llega sólo al fútbol. Rugby o cricket tienen también su celebración, pero es cierto que donde crece cada día más en el deporte rey, el fútbol.

En estos días de fútbol moderno, el Boxing Day tiene su contra, ya que con los horarios o los desplazamientos de los aficionados se han dejado a un lado. Las televisiones mandan mucho, pero también se achaca a jugar en estas fechas los malos resultados de la selección inglesa o de los equipos que juegan competición europea en los siguientes meses. Además, los medios de transporte se han aprovechado de estas circunstancias, ya que parece que en esos días se elevan los precios en algunos medios de transporte. Muchos aprovechan.

Desde hace un tiempo los partidos dejaron de ser de ámbito local y se han dejado de ver derbis para poner los partidos que toquen por calendario. Esto sucedió desde que en un encuentro entre los equipos de la ciudad de Sheffield hubo 54 arrestos que la policía achacó a las grandes ingestas de alcohol en esas fechas.

Pero si hubo un partido importante en esas fechas sucedió en 1914, en la noche previa a la Navidad. Ese año estalla la I Guerra Mundial, la batalla de todas las batallas. En campos belgas, en Ypres, están combatiendo alemanes y británicos. El káiser Guillermo entrega a sus tropas embutidos, vinos, dulces, camiones de fruta que llegan a las trincheras alemanas. Entre licor y cerveza, las tropas germanas se tomaron  un momento de tregua. Los soldados alemanes dejaron sus armas y pararon de disparar, esto sorprendió a los soldados británicos ya que las trincheras distaban de tan sólo 50 a 80 metros entre si, muy próximos estaban. Hasta cinco horas antes el combate había sido cruento, encarnizado, con ríos de sangre. Ese mismo día había habido 66 muertos entre ambos contendientes.



Cuando llevan un buen rato los alemanes disfrutando, con las armas olvidadas, los británicos por curiosidad dejan de disparar y se empieza a oír desde la franja alemana una canción de navidad. La canción era noche de paz y los británicos, sorprendidos y emocionados, contestaron con una canción propia.

Un soldado británico salió de la trinchera con una bandera blanca para parlamentar y del otro lado salió un oficial alemán. En el punto medio, sin mediar palabra, se dieron un abrazo y en ese momento salieron más detrás de los dos frentes. Se empezaron a intercambiar comida, cigarrillos, cantaron juntos, pudieron retirar y enterrar a los caídos y, en ese momento, un soldado escocés soltó un balón de fútbol. Ese esférico hermanó a alemanes y británicos en una hora y media de juego, olvidándose de todo. Luego se paró el partido y cada uno volvieron a sus trincheras.



Algunos pensaron que todo aquello fue una mera leyenda. Hasta que dos años después los herederos de Clement Barke descubrieron unas cartas del soldado británico, en las que contaba todo lo que había sucedido desde el lado británico.


Las cartas de la familia Barke.

Como también lo contó el teniente alemán Niemann, desde el otro lado de la trinchera:

“Un soldado escocés apareció cargando un balón de fútbol y en unos cuantos minutos ya teníamos juego. Los escoceses ‘hicieron’ su portería con unos sombreros raros, mientras nosotros hicimos lo mismo. No era nada sencillo jugar en un terreno congelado, pero eso no nos desmotivó. Mantuvimos con rigor las reglas del juego, a pesar de que el partido sólo duró una hora y no teníamos árbitro. Muchos pases fueron largos y el balón constantemente se iba lejos. Sin embargo, estos futbolistas amateurs, a pesar de estar cansados, jugaban con mucho entusiasmo. Nosotros, los alemanes, descubrimos con sorpresa cómo los escoceses jugaban con sus faldas, y sin tener nada debajo de ellas. Incluso les hacíamos una broma cada vez que una ventisca soplaba por el campo y revelaba sus partes ocultas a sus ‘enemigos de ayer’. Sin embargo, una hora después, cuando nuestro Oficial en Jefe se enteró de lo que estaba pasando, este mandó  suspender el partido. Un poco después regresamos a nuestras trincheras y la fraternización terminó. El partido acabó con un marcador de tres goles a favor nuestro y dos en contra. Fritz marcó dos y Tommy uno“.



Cuando el alto mando se enteró de dicho encuentro entre ambos batallones, en vez de celebrar dicho y maravilloso gesto, represaliaron a los oficiales y de ahí en adelante se intentó que nunca hubiera posibilidad de un hermanamiento más entre los dos ejércitos. Se comenzó a bombardear en los años siguientes en esas fechas para que las tropas no reblandecieran sus egos.


Estatua en Liverpool en la iglesia bombardeada.

Muchos creían que aquel sería el punto de final, pero  la I guerra Mundial duro cuatro años más. Alemanes y  británicos se habían entendido alrededor de canciones, comida, vino y ,sobre todo, un lenguaje que muchos entendemos: el fútbol.


Aquel partido terminó por 3-2, victoria de los alemanes, así que como dijo Gary Lineker años después “El fútbol es un deporte que se juega 11 contra 11 y donde siempre ganan los alemanes”.

Este año se cumplen 100 años de aquello. Hace pocas fechas Michel Platini lo conmemoró con un monumento en honor de aquel partido y con un texto en el que leía: “La ceremonia de conmemoración debe rendir homenaje a los soldados que, hace un siglo, expresaron su humanidad en un partido de fútbol escribiendo un capítulo en la construcción de la unidad europea y que son un ejemplo a seguir por las jóvenes generaciones de hoy”.




En 1990 unos asiduos kopites, como son 'The Farm' hicieron una canción en honor de aquella tregua, 'All Together Now'.


Disfruten del Boxing Day, la fiesta del fútbol.