miércoles, 3 de diciembre de 2014

Steven Gerrard "No pises mis zapatos de gamuza "


No pises mis zapatos de gamuza RED.



Por George Olmos (@george_olmos)

Como Elvis Presley danzando por los escenarios, moviendo las caderas, dando a su publico esa espectáculo que día tras día, sin un ápice de mal gesto, sabiendo que es lo que es por su trabajo, así veo a Steven Gerrard, ayer, con unos años de más, volvió aquella posición de antaño, con sus zapatos de gamuza "Red", haciendo lo que sabe hacer, como hacía Elvis, dando el mejor de los espectáculos.

Aquella canción que Carl Perkins lanzó al estrellato y que Elvis la hizo suya, la cuido y la hizo eterna, surgió por una llamada de atención de un novio a su pareja, en la que daba valor a sus zapatos, esos de ante o gamuza azul que relucían, no los toques, no los pises, pues el capitán debió decir aquellos que ayer el decían que estaba acabado, que era mejor cerrar pagina, que porque seguir sufriendo que “finito”, pero debió decirles “Eh, no pises mis zapatos de gamuza azul”.



En el Kings Power Stadium los reds no hicieron su mejor actuación, los acordes pausados, las cuerdas bien afinadas no llegaron y por momentos algún “gallo” que otro salió desde la zaga red, por momentos las dudas del Vlad Mignolet le hicieron que la sombra de spaghetti legs volvieran aparecer.

Pero ya os decimos, cuando todo parecía avocado a una mala tarde en el escenario, empezaron los acordes de  “Steve Gerrard, Gerrard he’ll pass the ball fourty yards. He’s big and he’s f*cking hard, Steve Gerrard, Gerrard…Steve Gerrard, Gerrard” y guitarra en mano comenzó a recordar aquellos momentos de ayer, esas celebraciones dejándose la voz, sacándolo desde adentro, así es él, gol desde la frontal y como estos 16 años a su lado orgullosos de que porte ese “armband” en el que pone “Captain” pero debía poner “Corazón Red”.



Y como Elvis, siempre había alguien a su sombra, esos acordes que todos nos sabemos, como  Scotty Moore guitarra en mano, allí apareció Jordan Henderson para hacer un solo y terminar la función, en la que seguro que Gerrard al terminar les dijo a esos que dudan de él “Eh, no pises mis zapatos de gamuza RED”.