viernes, 12 de junio de 2015

Phil Coutinho, O’ Magico.


El secreto mejor guardado de Coutinho.



Un 10 de Junio de 1992 la magia se hacía realidad, al norte de Rio de Janeiro en la Favela da Mangueira nacía Phil Coutinho, “O’ Magico”, en CNN le hicieron una entrevista que nos hizo descubrir que ese diminuto jugador tiene el corazón muy grande y que está muy contento de portar el liverbird en el pecho y nosotros que lo haga.

Rodgers leía cartas de sus pupilos durante la temporada, el momento para Coutinho llegó el 13 de Abril, antes del partido ante el Manchester City, el técnico reveló las palabras escritas por la madre del jugador brasileño "Estaba tan ansioso de que fuese mi turno, de que el entrenador leyese la carta de mi madre. Esperé y esperé por ello. El entrenador habló con las madres de cada jugador del equipo, y había estado leyendo un mensaje antes de cada partido y finalmente mi turno había llegado".

Era una tarde de mayo, cuando en el resto de Europa la primavera iba llegando, en Melwood seguía con ese tono gris plomizo, en el que lucha el sol por poder desperezarse y que pocas veces lo logra, el jugador brasileño salía de las duchas tras el entrenamiento "En primera instancia no sabía que el entrenador leería una carta de ella, luego mencionó su nombre y me sentí conmovido. Decía cuanto me amaba y cuan orgullosa estaba de mí, que siempre está conmigo y que me extrañaba. Había más, pero esas eran las palabras que necesitaba oír. Me llenaron. Los otros jugadores estaban muy conmovidos porque cada semana, sin importar de que madre fuese el mensaje, estábamos todos emocionados. Recibíamos palabras muy fuertes y poderosas, y eso nos impulsó muchísimo."

La familia, lo primero para Cou.
La táctica de Rodgers fue ingeniosa, sobre todo para un jugador como Coutinho, que coloca a su familia por encima de todo. La tinta que se extiende desde los dedos a su forma de bíceps homenajes a sus padres, dos hermanos y su esposa Aine; es un recordatorio permanente de las personas más cercanas a él que han sacrificado tanto para ayudar a su éxito.



Su viaje comenzó en Rocha, en la zona norte de Río de Janeiro, a la sombra del emblemático estadio Maracaná. El modesto hogar de Coutinho se encontraba entre la Favela da Mangueira, una de las barriadas más antiguas de la ciudad, que se arrastra hasta la ladera, y pequeños almacenes industriales.

Es importante destacar que, también estaba cerca de un campo de cemento, que es donde vio a sus hermanos mayores Cristiano y Leandro desafiar a sus amigos, y donde más tarde conjuraría su magia. “Estaban siempre con el balón como la mayoría de los niños en el país, y por supuesto, yo quería ser como ellos", dice Coutinho.

Excepto que él era mejor, mucho mejor. Desde la edad de seis años, los cuadrados de piedra utilizadas por la comunidad se convirtieron en su refugio y las calles se convirtieron en su patio de recreo. Su dieta era el fútbol sala. Con espacio un limitado y la necesidad de la habilidad y la improvisación mayor, el diminuto Coutinho floreció. 

Su familia estaba siempre allí para presenciar su experiencia, pero era la abuela de un amigo la que instó a José Carlos a inscribir a su hijo en una academia de fútbol. No hubo ninguna duda del padre de Coutinho, y el talentoso joven se unió a un equipo local de niños. Unos meses más tarde, los entrenadores de Vasco se acercaron al arquitecto en un torneo y lo alentaron a convencer a Coutinho para asistir a pruebas con el club.

"Yo estaba llorando y yo no quería jugar porque era tímido", recuerda del día que comenzó todo. Él se aferró a su padre en las gradas, mientras que los otros niños calentaban. "Yo era nuevo en el grupo, todos se conocían, así que me sentía un poco incómodo y avergonzado. Después de un corto tiempo y un poco de motivación, estaba bien. Cuando en realidad empecé a jugar, todo era normal y natural. Ya no era tímido, lo estaba disfrutando."

En Brasil el apego a la familia es muy grande, todos le siguen, sus padres, hermanos mayores y más tarde Aine lo seguirían en todas partes, viendo todos los partidos. Su apoyo impulsó la habilidad de Coutinho y a los 16, su gran avance llegó. Los gigantes italianos del Inter de Milán pagaron $ 7,7 millones para asegurar sus servicios, que se seguirá desarrollando en el Vasco para luego unírseles dos años después.



Una vez más, su familia resultó fundamental. "Se mudaron conmigo para ayudar a que el asentamiento fuese más fácil", explica. "Pero era difícil para ellos. Como eran de edad, era difícil para ellos aprender el idioma o adaptarse a una nueva cultura y formas de hacer las cosas como yo podía. 

Aine tuvo que cambiar toda su rutina, mi papá tuvo que renunciar a su trabajo, que fue doloroso porque le encanta estar ocupado. Mis padres finalmente se mudaron de vuelta a Brasil, por lo que desde entonces hemos sido yo y mi esposa, a pesar de que siempre están involucrados.  Si hay algo que debe hacerse de mi parte en casa por ejemplo, mis hermanos se encargan de ello por mí. Comparto todo con mi familia; toda mi felicidad y éxito es de ellos."

Su historia de amor con Aine.

Aine tenía 17 años cuando dejó atrás todo lo que conocía y siguió a Coutinho a un nuevo continente - y una nueva vida.

Ella es su eje; su primer llamado cuando algo sale mal o bien. En un día de partido, es su voz la que lo anima y le inspira. Cada cierto día, ella es su consuelo y escape. "Aine juega un papel muy importante en todo lo que hago. No estudiamos juntos, realmente no teníamos amigos en común, a excepción de uno, que tuvo una fiesta y ambos fuimos. Nos conocimos allí y nos sentamos juntos durante mucho tiempo solo hablando. Nos gustamos y los dos tratábamos de demostrarlo el uno al otro, pero no pasaba nada”. 



Enamorados de la infancia evolucionaron en compañeros de vida y en los mejores amigos el uno del otro, pero dado que Coutinho es increíblemente reservado los primeros pasos no fueron fáciles. "Ella no es tan tímida, así que me pidió que fuera su novio", bromea. "No había realmente un momento donde estábamos como, 'bien estamos juntos ahora.

Somos del mismo barrio y así que simplemente empezamos a ver más y más el uno del otro, ir a lugares juntos y nuestra relación creció más profunda y más fuerte."

Aine va a cada partido en casa, y el mayor número de encuentros de visitante como sea posible. Cuando él marca, parte de su celebración es reconocerla siempre - soplando un beso en su dirección. Es un símbolo de su gratitud por todo lo que ella ha sacrificado y el apoyo inquebrantable que le suministra.

Sin lugar al fracaso

Es el amor de Aine y su familia lo que alivió los temores iniciales de Coutinho.

Una pregunta importante lo inquietaba: ¿cómo te conviertes en un jugador profesional de fútbol en Brasil cuando hay millones de personas que están tratando de hacer exactamente lo mismo?

"Es un sentimiento compartido entre los chicos en Brasil, porque es como una fábrica. Hay que darlo todo porque hay un suministro interminable de talento y la fábrica está siempre llena.

En tu mente siempre está el hecho de que hay millones de niños tratando de hacer lo mismo. Pero lo que sabía es que no era sólo acerca de la habilidad o la técnica, hay que ser muy fuerte mentalmente y estar muy decidido a hacerlo.

La mayoría de los jóvenes con los que crecí jugando no tienen una carrera en el juego ahora. A veces la gente piensa que es fácil el ser futbolista, pero es un trabajo duro que nunca se detiene."

Fue a la edad de 13 años cuando cayó en la cuenta que él podría ganarse la vida con el fútbol. "Yo primero pensé, 'Bueno, realmente puedes ser un profesional" cuando me llamaron a la selección brasileña Sub-14, " revela Coutinho.

"Fui seleccionado de tantos jugadores con mucho talento, así que fue una manera de mostrarme que esto podría ser una carrera -. Que yo podría hacerlo, que yo era bueno para ello. En ese momento me di cuenta que tenía que empezar a pensar acerca del juego más en serio”.

Por todo carisma de Coutinho con el balón, muchos entrenadores le aplauden más que  sus propios entrenadores.

El entrenador del Tottenham, Mauricio Pochettino, que lo entrenó durante una cesión al Espanyol en 2012, explicó: "Philippe es un jugador brasileño y, como ocurre con la mayoría de los brasileños, tiene una magia especial en sus pies. Aparte de la magia que él tiene, también tiene un ritmo de trabajo increíble... Lo que es importante de él es que es un buen muchacho, un buen chico -. Una gran persona humilde. Es muy claro para mí es que Coutinho es un jugador realmente responsable - muy dedicado y responsable con sus propios compañeros."

Con 22 años de edad tenía dos opciones o alzarse o derrumbarse muchos de ellos en situaciones parecidas se podría haber derrumbado. Llegó al Calcio, joven y un sueño ese pase a Italia, "un sueño para cualquier chico joven cuando estamos creciendo, vemos a todos nuestros ídolos jugar en Europa y ahí es donde queremos estar", fue una pesadilla en la realidad. Hubo lesiones y hubo momentos en los que partidos de 90 minutos parecían un producto de su imaginación.



"Todo por lo que pasé allí me ayudó a formarme. Tuve algunas lesiones, el tiempo de juego limitado y las cosas no iban a mi manera, pero este fue un período muy, muy importante para mí. Fue el punto más difícil de mi carrera porque era la primera vez que había estado fuera de casa y tuve que empezar a probarme a mí mismo desde cero."

A la edad de 20, el atacante había estado en cuatro países diferentes a través de dos continentes, experimentando el mayor contraste de culturas y estilos de juego. "Debido a las dificultades en Italia, me pareció más fácil adaptarme en España durante mi préstamo Espanyol", explica.

"Con Inglaterra, el ritmo y el estado físico son los factores más importantes con los que tienes que lidiar. Siempre he sido un pensador rápido, pero en la Premier League también hay que reaccionar rápido. No hay tiempo, y no te dan espacio. Trato de aprender algo en cada lugar, en cada situación, así que no hay duda de que todas estas diferentes experiencias me habían ayudado a hacer que el jugador que soy."

Polvo de oro.

Esos días en el Inter son ahora un recuerdo lejano. Incluso su no convocatoria con la selección de Brasil para la Copa del Mundo 2014 se siente como hace un era, mientras se prepara para ser titular en la Copa América - el torneo más importante de América Latina - en Chile.

Coutinho ha sumado ya más que solo titularidades garantizadas para el Liverpool y un puesto fijo en la selección nacional, se ha balanceado y disparado hacia elogios y reconocimiento. Las instantáneas de su genio durante su primera temporada y media en Merseyside se han convertido en una imagen Full HD.

Luis Suárez, ahora en Barcelona, inmediatamente supo que el mediapunta proporcionaría la magia después de sus primeras sesiones de entrenamiento en enero de 2013. "Philippe era increíble. Él nos cambió por completo", los detalles delantero en su libro. Él es el que nos dio la fe en tener el balón, porque su capacidad técnica es muy buena. Sabías que no iba a perderlo, sabías que iba a producir algo especial con el balón, que él siempre erigiría el pase correcto. "

Suárez, a menudo la referencia al notable acercamiento del Liverpool al título la temporada pasada, acredita a Coutinho con el estilo de capa y espada que los llevó tan cerca del Santo Grial de ganar la Premier League “Es increíble tener un gran amigo y jugador tan que diga esas palabras acerca de mí", dice Coutinho, quien está casi abrumado por los elogios de Suárez. "Es un verdadero honor".

Suárez no es el único al tanto de los talentos de Coutinho.

Pelé cree que es fantástico, al igual que Cafú, mientras que Neymar le ha apoyado para convertirse en la estrella más grande en Inglaterra.

A pesar de estas declaraciones, no hay ninguna señal de presión y Coutinho no siente que ya 'lo haya logrado'.

Coutinho recibió su nominación a jugador del año de la PFA junto con las palabras amables de futbolistas tops del pasado y presente como un recordatorio de que su cruzada se encuentra todavía en su infancia. "Yo nunca podría haber imaginado, cuando se jugaba en esa cancha de cemento, que iba a ser apreciado en un club como el Liverpool y que sería el futbolista que soy hoy. Pero aún queda mucho por aprender y hacer para mí."

Rodgers ha dicho que es "polvo de oro 'del Liverpool.

Coutinho le hace feliz de saber que sus dones están haciendo sonreír a los demás. La sola mención del nombre Ronaldinho hace que su sonrisa crezca más, sus ojos brillan, sus niveles de animación aumentan. Y ese es el punto - quiere que la gente también sientan algo cuando piensen en su fútbol.



El virtuoso ya está a mitad de camino si los cánticos de aficionados del Liverpool y una gran pancarta en la Kop son una indicación. "Es tan difícil de definir lo que significa para mí", dice. "Es una sensación muy especial y único. Es increíble cuando escucho la canción, y es conmovedor el que haya personas que se conecten contigo. Tenía piel de gallina la primera vez que vi la bandera con mi cara en ella porque realmente no lo esperaba. Fue una gran sorpresa, y quiero dar las gracias a los fans por el esfuerzo, incluso para escribir 'O Mágico' [El mago ] en portugués "

Han pasado cinco años desde que Coutinho se fue de casa, y mientras el tiempo en Liverpool no es nada familiar, todo lo demás parece sugerir que finalmente encontró otro lugar donde pertenece.

Muchas felicidades O Mágico.