miércoles, 1 de julio de 2015

Conoce a.... Nathaniel Clyne por @alexJota12


Nathaniel Clyne, una inversión a precio de saldo




Por Alex Jiménez (@alexJota12)

El Liverpool ha cerrado una de las grandes ‘gangas’ de este  verano. Ganga, porque en un mercado acostumbrado a multimillonarios desembolsos inverosímiles y desmedidos, firmar a un lateral de la talla de Nathaniel Clyne por 12’5 millones de libras (más otros dos según los famosos objetivos) es un negocio redondo.

Clyne desembarcó en Southampton en el verano del 2012, el del retorno de los ‘saints’ a la Premier, preparado para luchar por un puesto para el que al entonces entrenador, Nigel Adkins, no convencían ni Frazer Richardson ni Danny Butterfield, sus alternativas. Clyne tenía 21 años, pero pese a su juventud, llevaba ya varias temporadas como dueño absoluto del flanco derecho en el club al que llevaba enrolado desde los siete años, el Crystal Palace (entonces en Championship), y era un fijo en las categorías inferiores de la selección inglesa. 

Poco tardó en abrirse paso y hacerse indiscutible en Southampton, condición que supo mantener con Pochettino y Koeman, aunque con el argentino le costó más por la feroz competencia de Calum Chambers. Con el paso del tiempo, fue puliendo sus errores (sobre todo, a nivel defensivo), hasta llegar a convertirse hoy por hoy en uno de los mejores laterales derechos de la Premier. Sin duda alguna, esta ha sido su mejor temporada como ‘saint’. Koeman le dio libertad para sumarse al ataque, e incluso le utilizó de carrilero (con otro lateral ofensivo como Bertrand por la otra banda) cuando pasó del habitual 4-2-3-1 al 3-5-2, lo que terminó de detonar su talento. 


Clyne debutó con Inglaterra, estar en las siguientes convocatorias será más fácil en el Liverpool.

Se trata de un jugador de extraordinarias condiciones. Muy rápido, habilidoso, potente, que se suma al ataque con mucha facilidad, y que también aporta llegada desde segunda línea. Puede jugar incluso de extremo, y también por la banda izquierda. Defensivamente es más frágil, aunque este año mejoró mucho, quizá también por la confianza que le dio Koeman y la  seguridad de no tener a nadie detrás que pudiera realmente quitarle el puesto (y no como había ocurrido la temporada anterior con Chambers, ‘culpable’ de los peores momentos de Clyne en la ciudad del Titanic).

Esta campaña ha terminado de consagrarse. En noviembre, le llegó el premio de debutar con los ‘Three Lions’ (algo que hubiera merecido hacer antes), y desde entonces no ha dejado de crecer. Y ese crecimiento deberá seguir en Liverpool, donde Rodgers necesita un lateral diestro de buenas características, fiable, y que se adueñe definitivamente del puesto, algo que este año, con Jon Flanagan en el dique seco, no han logrado ni Glen Johnson ni Javi Manquillo. 


Clyne será el sustituto en el carril derecho de Glen Johnson.

Con su contrato en Southampton finalizando en 2016 tras 104 partidos, y sin haber contestado a la propuesta de renovación ‘saint’, el Liverpool ha sido el más listo de la clase y se ha llevado a este lateral de 24 años a precio de saldo. Habrá que ver si ahora no le hace mella la presión de defender la banda derecha de todo un histórico del balompié, y si tampoco le pesa el escaso rendimiento que han dado en su primer año a orillas del Mersey los tres futbolistas que emprendieron el mismo camino que ‘Cliney’ hace ahora un año: Rickie Lambert, Adam Lallana y Dejan Lovren. Desde luego, calidad y condiciones para hacerse el amo y señor del lateral derecho ‘red’ tiene de sobra. Y también, cómo no, para terminar de explosionar.