lunes, 28 de septiembre de 2015

Opinión de Javier Martínez sobre el momento del Liverpool


Dancing to the Hell!



Por Javier Martínez (@JaviMartinez82)

No hay mejor noticia para el equipo de Rodgers que recuperar a una pieza clave del once del Liverpool como es Daniel Sturridge, pero ¿hacia donde se dirige este equipo?

Cada vez que me han invitado a escribir en Esto es Anfield se me agudiza ese sentido innato para sacar mi parte negativa, muy alejado de la definición de satisfacción personal futbolística. Quizás sea por la ilusión, que todos mantenemos intacta tras quedar a las puertas de la gloria de nuevo, hace dos temporadas o quizás porque para sufrir ya está el día a día en nuestras vidas. (¡Maldito resbalón Stevie!).



Como todos sabemos, una temporada no se mide por los primeros siete partidos, sino más bien por el conjunto de esos 38 a los que se le suele llamar “regularidad” (conozco un equipo blue al que le encanta ese concepto). Y ahí es donde quiero llegar. Me planteo la siguiente cuestión: ¿Es el Liverpool uno de esos equipos que aún se encuentra en un estado catatónico y hemos de adoptar la frase “El proyecto está muy verde” para justificar su juego?¿O quizás estamos viendo al mejor Liverpool de la temporada sin saberlo? Puestos a ser positivos, quiero entender que el proyecto vuelve a pasar (con permiso del tránsfuga Raheem) por Daniel Sturridge, que todo parece indicar que ha vuelto (pero esta vez sin Luis Suárez). Mientras sus bailes se sigan viendo en Anfield, es que algo va bien… o no, después de más de 100 millones gastados por estrellas que están aún por eclosionar (véase Firmino, Origi y demás), la sensación que nos transmite el Liverpool es desesperante en muchas ocasiones.



Rodgers apostó por sentar a Alberto Moreno en el banquillo en los primeros cinco encuentros, dándole minutos “de la basura”, en detrimento de un joven y desconocido Joe Gómez (Wenger’s solo hay uno). Emre Can igual juega de centrocampista puro, que se coloca en la mediapunta que igual juega de lateral, eso sí, con magníficos resultados. Markovic tuvo que buscar sitio fuera del club y tanto Lallana como Allen están jugando menos de lo esperado, mientras Henderson se recupera de su lesión. Al final, acabamos confiando en Lucas Leiva como siempre.



La parte positiva de todo esto es la excelente temporada que están disputando tanto Coutinho como James Milner que hace sumar al Liverpool 11 puntos de 21 posibles, situándolo tan solo a cinco puntos de la cabeza. Victorias por la mínima ante Aston Villa, Bournemouth y Stoke City, y los empates contra Arsenal, Norwich y Girondins en Europa League, sitúan a los nuestros en una situación cómoda pero preocupante por la poca solidez defensiva, así como la inoperancia en ataque.


Quizás lo mejor es que nos sentemos, respiremos hondo y aceptemos el “sálvese quien pueda” como ley de vida durante esta temporada y así recuperaré el poco pelo que me queda gracias a Rudy Gestede.


1 comentario:

Jesús Bórnez dijo...

Gracias por darnos tu opinión, Javier Martínez.

Qué alegría volver a ver a Sturridge bailar, cuando está en forma es muy bueno, el mejor jugador que tenemos. Sin él, el equipo Red parece otro (peor). Sobre Brendan Rodgers, yo antes confiaba mucho en él, pero ahora ya no. Después de tres temporadas y haber gastado más de trescientos millones de euros, aún no se ha conseguido ganar ningún título. Además, tengo la sensación de no saber a qué jugamos exactamente. Me duele decirlo, pero parecemos un equipo de media tabla. No estamos cerca de un nivel en el que podamos pelear contra equipos del TOP-4. Creo que falta mucho carácter y sobre todo jugar sin miedo. Hay buenos jugadores a los que se le puede sacar el potencial, pero Rodgers parece no conseguirlo todavía. Si el Liverpool finalmente lo despide que sea solo para contratar a Klopp. Muy difícil que eso ocurra, pero soñar es gratis. Everton, Tottenham Hotspur, Chelsea, Southampton, Manchester City y Crystal Palace el siguiente mes en Liga. Casi nada.

Un saludo, Reds! YNWA.