miércoles, 21 de octubre de 2015

El ultimo partido de Gordon Banks fue en Anfield.


Gordon Banks "En Anfield aprecian el buen fútbol"



Por George Olmos (@george_olmos)

En un día como hoy en 1972, Gordon Banks jugaba su ultimo partido, ese partido fue ante el Liverpool, al día siguiente sufría un accidente de trafico, en el que perdía el control de su coche, sufrió perdidas de vista tras este accidente y colgaba los guantes.

Cuando Gordon Banks ayudó a Inglaterra a ganar la Copa del Mundo de 1966, se convirtió en un héroe nacional, sus paradas y vuelos imposibles le hicieron ser un ejemplo a seguir. Los supporters del Liverpool le dieron una gran bienvenida cada vez que jugaba en Anfield, siempre manteniendo una gran relación con aquellos héroes.

En 1967 el cancerbero de Sheffield, pudo vestir de Red, tras la llegada a la de un joven Peter Shilton a la portería de los “potters”, parecía que Banks se quedaba sin sitió en el marcó del Stoke. Shankly mostró un gran interés en aquel gran cancerbero, pero no pudo convencer a la junta de pagar £50,000 por un portero de 30 años. El entrenador escocés comenzó a mirar las ligas menores y los reds se hicieron con los servicios dos meses más tarde  del portero del Scunthorpe, Ray Clemence, que a la postre se convirtió en un portero de leyenda para la portería Red.



Gordon siempre guardó una gran amistad con los supporters del Liverpool y eso que años antes, un fotógrafo le hizo una mala jugada, en una instantánea en la que aparecía a lo lejos riendo, con tan mala fortuna que en en primer plano aparecía Ian St. John, pasó de villano a héroe, pero los buenos supporters supieron ver que aquella foto no era lo que parecía, Gordon celebraba con sus compañeros. 



Siempre tuvo buenas palabras para los inquilinos de Anfield “Era mi campo favorito por una milla” y sabiendo del aroma que desprende Anfield “Sus fans quieren ver a su propio equipo ganar, pero aprecian el buen fútbol, incluso cuando se trata del adversario”.

En aquel partido de 1972 jugado en Anfield,   fue una gran exhibición del genial portero, la última en la portería de los "potters", como dijo meses después un periodista, no pudo haber sido en un sitio mejor.



Cuando Banks se retiró en 1973, Bill Shankly le invitó en la siguiente temporada al campo del conjunto Red, sorprendiendo al gran portero que se había retirado. El genial entrenador le cogió de la mano y bajaron los dos juntos al césped, Anfield no paró de ovacionarle, en ese momento le llevó delante de The Kop, Shankly le hizo pararse y en ese momento la gran grada grito un "Gordon, Gordon" para aquel gran portero que no pudo contener las lagrimas. Eran otros tiempos, de largas patillas, Beatles y pantalones de campana.