miércoles, 30 de noviembre de 2016

El sueño de Ben Woodburn se hizo realidad.



Y la pegó con el alma.



El nombre del momento, la esperanza de los kopites, muchos ayer que estaban atentos a como ese número 58 entraba en el área y la pegaba con el alma, ojala el idilio de Ben con las mallas de la portería sea muy largo. Muchos, entre ellos Klopp sabe que la Woodburnmania ha comenzado, pero hay que agarrarle por el hombro y decirle, este es el primer paso en un largo camino.

Muchos hemos visto lo de “El nuevo Fowler” o “el nuevo Michael Owen”, pues parece que con Ben vamos por el mismo camino, de momento el joven de Chester, casualidades de la vida la misma pedanía donde nació Michael Owen, ha puesto razones para que la gente le pueda llamar su nueva esperanza de la Academy del Liverpool.

El pasado fin de semana ante el Sunderland ya entró en la convocatoria y tuvo sus primeros pasos en la Premier, 57 segundos que seguro que le supieron a gloria. Ayer saliendo desde el banquillo en el minuto 67. Corría el 81 de partido cuando Ben marcaba un gol que no sólo recordará él, sino muchos kopites y farfanes. La jugada es para enmarcarla en un museo.  Divock Origi conducía el esférico, se lo daba a Sadio Mané que la devolvía de tacón al belga que empezaba a bailar, el pase del delantero del Liverpool era cedido a Wijnaldum y…..Woodburn la pegaba con el alma.


El delantero galés abría los brazos cosa que nos hacía pensar en aquel chico de Whiston, aquel  que tan “sólo” jugó 710 partidos con la casaca del Liverpool y que marcó 186 goles y que ayer veía desde la grada como Woodburn ponía la primera piedra en su sueño. Casualidades de la vida, ayer se cumplían años del debut en 1998 de Steven Gerrard. 



Woodburn rompía el record de Michael Owen de ser el jugador más joven en la historia del Liverpool en marcar gol con la camiseta del Liverpool, 17 años y 45 días por los 17 años y 143 días de Owen.


Alguien que ha lidiado con jugadores jóvenes y les sacó el máximo provecho es su entrenador, Ejaria, Trent Alexander-Arnold, Kevin Stewart o los utilizados el año pasado, así lo atestiguan. Klopp salió a rueda de prensa dando la enhorabuena a Ben y sabiendo que es tan sólo un primer paso “Sabemos de lo que es Ben capaz. Mi primer trabajo es hacer de estos jugadores, mejore. Estoy muy feliz por Ben, sólo estoy preocupado por ustedes (los medios), se dejan llevar por todo”.



El técnico alemán como siempre deja perlas en sus comparecencias con la prensa, para él, le dijo al joven galés sobre el gol marcado que “Bien hecho, pero no fue tan difícil… ¡Probablemente yo lo habría anotado también! Sabemos cómo manejar la situación. Sé que puedo decir lo que quiera, pero si marca goles, será difícil no mantener la euforia desde otro lado. Esta noche fue importante podríamos haberle tenido en el banquillo y haberlo llevado al partido porque nuestra situación ofensiva era la que era, por lo que es un jugador muy importante para nosotros y marcó gol que esto lo hace mucho más agradable.”

Así lo celebraron Klopp, Milner y Buvac el gol de Woodburn

Klopp sabe lo que tienen entre manos, una joya que pulir “Él crece cada vez más rápido que otros jugadores en sus habilidades. Es una historia realmente bonita. Todos los chicos están muy feliz por él y lo podías ver en sus sonrisas en sus caras”.

Lucas Leiva que ayer ejerció de capitán tuvo buenas palabras para el debut goleador de Woodburn “Es un jugador joven y brillante. Lo hizo muy bien. Él solo tiene que seguir aprendiendo y seguir mejorando. El gol le dará mucha confianza para seguir aprendiendo y seguir hacia adelante”.



Muchos datos, buenos, le llegan a Woodburn, por ejemplo, el primer gol de otro gran goleador como Robbie Fowler fue en un partido de League Cup o que desde que Ben nació (Octubre de 1999) el Everton nunca ganó en Anfield. El terror de Toxteh y Jamie Carragher dieron su enhorabuena a Ben.




El tiempo dirá si es el sucesor de Michael Owen o Robbie Fowler, de momento es un chico de 17 años que ha cumplido su sueño, que un gol besara las mallas de la portería en The Kop. Lo que es seguro que de momento él ya escribió su nombre en la historia del Liverpool. Esto puede ser el principio de una bonita historia.