jueves, 3 de marzo de 2011

Anfield Legends: Steve Heighway



Teníamos a Heighway en la banda ...



Así reza una de las canciones más repetidas en The Kop en los últimos tiempos. Días de añoranza de un pasado glorioso. Si le preguntan a un hincha del Liverpool acerca de su futbolista preferido las respuestas pueden ser diversas, ahora bien, si esa pregunta se acota a la posición de extremo seguramente nos encontremos con que la respuesta de los veteranos sea unánime: Steve Heighway, no hay duda.

Por Luis JFT96 (@Luis_JFT96 )
Las peculiaridades de este brillante jugador comienzan con su salto al fútbol profesional. Prefirió dar prioridad a su licenciatura en economía antes que a su carrera futbolística. Pese a que destacaba sobremanera, Steve optó por jugar en equipos no profesionales cercanos a la Universidad de Warwick.

Fue en 1970, cuando Heighway ya contaba con 22 años, cuando, durante los exámenes finales, los ojeadores del Liverpool fijaron su mirada en él, y decidieron hacerle una oferta para que se uniera al proyecto de rejuvenecimiento del Liverpool de los sesenta de Shankly.

Su ritmo y fuerza, hicieron que este extremo ambidiestro se hiciera rápidamente con la banda izquierda del ataque red. De hecho, Heighway fue pieza clave en una de las remontadas más memorables del equipo de Anfield ante el Everton, que defendía el título de liga. El Liverpool perdía por 0-2, pero Steve decidió dar la vuelta al partido con un gol y una asistencia a Toshack. El partido se acabaría ganando. Era Noviembre, y Heighway ya era un jugador imprescindible.

Como colofón de su primera temporada, jugó la final de F.A. Cup, disputada ante el Arsenal, que se hizo con la Liga y luchaba por el doblete. En esa final el propio Heighway anotó el único gol del Liverpool, el 1-0 en la prórroga, con un brillante tiro entre el portero del Arsenal y el poste, tras una de sus míticas galopadas. Tristemente, el Arsenal remontaría, y lograría el ansiado doblete. Pero el futuro sólo reservaba éxitos al joven Heighway.



Sólo tres años después, en 1974, el rejuvenecido Liverpool de los setenta regresaría a Wembley, para hacerse con el título de Copa, en esta ocasión ante el Newcastle, con protagonismo, de nuevo, del extremo irlandés, que anotaría el segundo gol de los reds. El Liverpool venció por 3-0.

Pero este no sería el primer título de Steve. Un año antes, formaría parte de la plantilla que logró dar lustre al nombre del Liverpool fuera de las islas. El equipo rojo se hizo con la Copa de UEFA, ante el Borussia Mönchengladbach, en una emocionante final a doble partido, 3-0 en Anfield y 2-0 en Bökelbergstadion. Además, esta hazaña supondría el primer doblete de la historia red, Liga y UEFA, hito que repetirían en la temporada 1975-76, en esta ocasión sucumbió el Brujas.

Además formó parte de la plantilla con la que el Liverpool estuvo a un paso de conseguir el triplete en 1977. El Liverpool había ganado la liga por un margen muy pequeño, un punto, y a la temporada le restaban únicamente dos finales. Primero Wembley, ante el Manchester United, y cuatro días después, Roma, contra un viejo conocido, el Borussia Mönchengladbach, en la final de la Copa de Europa.

Lamentablemente, los reds perderían la final de F.A. Cup por 2-1 y tuvo que “conformarse” con un doblete de liga y Copa de Europa. Heighway tuvo un papel fundamental en la final de Roma, con las asistencias de los dos primeros goles del Liverpool. El club del la rivera del Mersey tomaba el hábito de levantar la orejona. Esta sería la primera vez.




También participó, como suplente de Jimmy Case, en la Copa de Europa que el Liverpool levantó sólo un año después ante el Brujas, repitiendo la ruta ya establecida en la conquista de la dos Copas de la UEFA.

Poco a poco la llama futbolística de Heighway se apagaba, pero, aún así, le dio tiempo a vivir, como suplente de lujo, dos ligas más en 1979 y 1980, y, como miembro de la plantilla, aunque con un papel meramente testimonial (ni siquiera entró en la convocatoria), otra Copa de Europa, en 1981, ante el Real Madrid de “los García”.

Finalmente, en 1981, Steve abandonó el Liverpool, sin jugar en ningún otro equipo británico, y decidió buscar minutos de juego en Estados Unidos. Marcó 76 goles en 475 partidos con los reds, aunque por lo que más destacó fue por las asistencias de gol que dio a Keegan, Toshack, Dalglish, Fairclough, etc…

En 1989 Heighway volvió al club, para hacerse cargo de la Academia. De su mano salió una gran hornada de jugadores como McManaman, Fowler, Gerrard, Carragher, Owen…


Steve abandonó este cargo, y se desvinculó del club, después de hacerse con la FA Youth Cup en 2007. Jay Spearing parece ser el último nombre que nos ha dejado para el futuro.

Como se puede ver, muchos son los motivos que nos llevan a encumbrar a este irlandés a los altares de Anfield. Toda una década plagada de éxitos en el club parece suficiente justificación.

" … Stevie Heighway on the wing,
we had dreams, and songs to sing,
about the glory, round the Fields of Anfield Road"


4 comentarios:

Jorge-George Olmos dijo...

Un grande, me acuerdo que el gran danés Michael Laudrup decía que su jugador favorito era Heighway.

Un trozo más de la historia de Anfield.

Anónimo dijo...

Que mala suerte que no lo pudiera disfrutar, pero bueno para eso hay los DVD, grande Heighway.
Pol

Jony dijo...

Mira que habían antes jugadores buenos. Este era uno de ellos, con una visión de juego increíble.

Lógicamente no lo vi jugar porque nací en el 79, pero es un deleite ver vídeos de esta gente.

Stubbins dijo...

Heighway era de esos jugadores que yo creo que llegó un momento en que se aburrían sobre el césped. Y es que todo lo que intentaban les salía.

Nunca le ví jugar, pero los vídeos vistos son una auténtica delicia. Y si lo son para mí, imaginaos para John Toshack o Keegan.

LEGEND con mayúsculas.