sábado, 10 de marzo de 2012

La previa: Sunderland - Liverpool


No hay margen de error.


Hay que poner balas en las pistolas de los reds.

Así de claro. Con la clasificación para la Europa League en el bolsillo, al proclamarse campeón de la copa de la liga, el Liverpool debe ganar en Sunderland si quiere seguir optando al cuarto puesto de la Premier League que les daría la clasificación para disputar la Champions de la próxima temporada. Es un reto difícil (los reds están a diez puntos del cuarto clasificado, Arsenal), pero posible.


Por Luis JFT96 (@luis_jft96)

A principios del mes de marzo al Liverpool no le queda otro objetivo en la competición liguera que luchar por el cuarto puesto. No es lo que marca su historia pero es lo que ha merecido por los resultados que ha obtenido hasta el momento. Además debe hacerlo partiendo con una desventaja, en forma de puntos, muy importante sobre los equipos que merodean dicha posición en la tabla, pero lo cierto es que el Liverpool tiene un partido en su mano (contra el Everton en Anfield), y un calendario bastante propicio en las jornadas venideras. Por lo tanto la visita al Stadium of Light cobra una importancia vital.

Pero no podemos caer en el pésimo pese a la complicada situación. El equipo de Kenny Dalglish viene de ganar un título tras cinco años de sequía y, en el pasado inmediato, de jugar uno de sus mejores partidos en esta temporada, pese a terminar en derrota, contra el Arsenal. Por lo tanto las sensaciones que trasmite el equipo son buenas. Además en esta semana se ha sabido que Gerrard y Glen Johnson se han reincorporado a los entrenamientos con lo que el técnico escocés tiene a su disposición a casi todas sus piezas clave (sólo son bajas seguras Agger y Lucas).

El colegiado señalaba el punto de penalty en el choque del año pasado.

Pero la visita a Sunderland no será fácil. Los black cats hasta hace bien poco parecían un barco a la deriva, y coqueteaban con los puestos de descenso bajo la dirección de Steve Bruce, pero la destitución del técnico inglés y la llegada a Sunderland del norirlandés MartiN O'Neill han sido un soplo de aire fresco para los rojiblancos, y han visto como su equipo adquiría un espíritu combativo que les hace temibles. No en vano encadenaron siete victoria en los diez primeros partidos del O'Neill en el cargo, además de llegar a los cuartos de final de la F.A. Cup, que disputarán frente al Everton.

Las malas noticas para los seguidores del Sunderland llegaron en el Tyne-Wear derby, el tradicional derby con el Newcastle, donde los blackcats vieron como su estrella y máximo goleador del equipo, Stephane Sessegnon, era expulsado, por lo que se perderá los tres próximos encuentros de su equipo. En las mismas circunstancias se encuentra su capitán Lee Cattermole. A quien tampoco veremos será al ex-red Sotirios Kyrgiakos lesionado en la planta del pie.


Reina no podía detener los dos balones, se decidió por el rojo.

La última victoria del Sunderland ante el Liverpool se produjo en 2009, con el celebre gol de Bent, bueno, más bien del balón de playa (1-0). De todos modos el Sunderland es un equipo que se le suele dar bastante bien a los reds, habiendo obtenido ocho victorias en sus once últimos enfrentamientos. Sin duda los mayores problemas del Liverpool en esta temporada llega a la hora de materializar las múltiples ocasiones que genera, siendo el equipo que peor ratio de conversión de oportunidades de gol tiene en la Premier League. El Liverpool ha marcado sólo 30 goles, los mismos que el Wolverhampton, que se encuentra en posiciones de descenso. Pero no hay que preocuparse porque hay un jugador del Liverpool que le tiene tomada la medida a la portería de Mignolet, se trata de Luis Suárez que ha marcado en todos los partidos que ha jugado contra el Sunderland.