martes, 9 de octubre de 2012

Anfield Legends: Jan Mølby

Rambo


Uno de los primeros extranjeros en convertirse en leyenda de Anfield, siendo una fuerza en un mediocampo de época. Hombre de records, siendo el extranjero que más temporadas ha jugado en el fútbol inglés, además del jugador que más tiros desde el punto penal ha anotado para los reds. Un danés con acento scouse, además de un sentido del humor y calidad humana propios de un grande; un jugador que demostró que la forma física no es primordial cuando sobra técnica y calidad.


Por Jorge De Castro (@jorge_decastro)

  Jan Molby llegó al Liverpool firmado por Joe Fagan en 1984 después de un período de prueba de 10 días, en lo que sería una apuesta del club, no acostumbrado a arriesgarse con jugadores fuera de las islas británicas. Como el mismo Molby lo dice, su llegada estuvo íntimamente ligada a Graeme Souness, en palabras de Molby “no porque él me haya firmado, de ser así hubiese sido el único buen fichaje de su carrera como entrenador (risas), el Liverpool creía en mi como su reemplazo”.

Hoy en día, en medio de una habitación repleta de fotos de leyendas reds, “Rambo” recuerda que en ese momento, no había club más grande en el mundo. El provenía de un Ajax de Ámsterdam con estrellas brillantes, pero el Liverpool significaba para él, lo más alto del futbol europeo. Además comparte su admiración muchas de las leyendas retratadas en las paredes de esa habitación, Kenny, Fowler; Ian Callaghan, poseedor del record de más partidos con la camiseta red, siendo amonestado una sola vez en 690 partidos, a lo cual Molby hace referencia y uso de su sentido del humor, “no sé cuál es su problema, uno tiene que meter la pierna ‘ahí’ de vez en cuando” dice entre risas el gran danés.

Su debut llegó en un empate 3-3 contra el Norwich City en Carrow Road, tres días despés de firmar su contrato el 25 de agosto de 1984. Su primer gol llegaría el 1 de diciembre de ese año en una derrota 3-1 en Stamford Bridge. Puede decirse que su primera temporada no fue la mejor, bastante irregular, nunca llegó a asentarse en el equipo.

Para la temporada 1985-86, King Kenny en su rol de jugador-manager decidió apostar por Rambo haciéndolo un habitual en el equipo titular, y bien que le resultó. Molby anotó 21 goles esa temporada, su mejor, la cual terminó con una actuación brillante en la final de la FA Cup ante el Everton, al punto de que fue elegido jugador del partido, Molby recuerda “debí haber anotado, estaba solo contra el arquero, definí mal y me la detuvo. Tengo incontables buenos recuerdos, pero ese partido, es mi favorito”.

 Su admiración por el Boot Room.


 Ese lugar mágico donde las botas de partidos, no de entrenamiento de los redmen eran guardadas, y donde los managers rivales eran atraídos y despojados de sus secretos, estrategias, observaciones en sus jóvenes promesas, etc; de una manera tan sutil como imperceptible, solo una vez fuera se daban cuenta de su semejante error. Se dice que solo un entrenador escapó a los juegos mentales del Boot Room, conocido como “el mejor manager que Inglaterra nunca tuvo”, Brian Clough.

“Como jugador acá en Anfield había 2 cosas que nunca soñabas con hacer. Nunca entrar por la puerta principal, eso era inaceptable, nosotros teníamos nuestra propia puerta por detrás. Y nunca entrabas al Boot Room a menos que fueses invitado a hacerlo”.

“Pasaron casi 3 años hasta que yo pusiera un pie en el Boot Room, iba a jugar con Dinamarca y necesitaba mis botas. Toqué la puerta y Roy Evans me dijo “que quieres?”, le dije que necesitaba mis botas y me dijo que entrara. Le pregunté si estaba bien y me dijo que claro. Entré y no había absolutamente nada ahí, solo tus botas y fotos de mujeres desnudas, eso es lo más lejos que se llegaba”

“Los días de partido cuando el Liverpool jugaba en casa, ellos invitaban al manager del otro equipo dentro del Boot Room, y pueden imaginarse la emoción del manager rival, ‘entraré al Boot Room, no puedo esperar a todo lo que me van a decir’, pero nunca le decían nada. Lo que hacían en lugar de eso era despojar al manager de toda su información, ‘¿cómo juegas?, ¿cómo te preparas?, ¿tienes algún jugador joven bueno?’ y el manager se abría y le daba toda esta información al Liverpool”
“Pueden imaginarse managers dejando el Boot Room pensando ‘¿Qué acabo de hacer?’” 

“De eso se trataba el Liverpool, entrabas, te daban un vaso de whisky y te sacaban toda la información”

Cabe destacar desde que la liga pasó llamarse Premier League, el Boot Room fue demolido para construir una sala de prensa en Anfield, era una obligación, y como bien se sabe, desde el cambio de nombre en la liga, los reds no han levantado dicho trofeo…

 Rituales de vestuario.

De acuerdo a Rambo la atmosfera del vestuario era única, buenas vibras, bromas y mucha camaradería. El mismo dice que su mejor amigo durante su estancia en el club fue Ian Rush, compartían cuarto de hotel y dice que quizás, una de las razones por las cuales compartían tanto, era porque ambos eran solteros en aquel entonces.


En el vestuario Molby habla de sus compañeros.

“Ustedes saben que bueno es un baño caliente para dormir, te relaja y directo a la cama. Antes de cada partido, John Barnes se metía en la bañera y se quedaba ahí 15 minutos tomando un baño caliente. ¿Cómo salía energizado de ahí? Nunca lo entenderé, pero debo decir, que John Barnes es el mejor jugador que he visto vestir la camiseta del Liverpool. Kenny era increíble, Gerrard es sorprendente, pero no he visto a nadie hacer las cosas de las que era capaz John”.

“Bruce Grobbelaar solía pararse al otro lado del vestuario viendo hacia donde estaba el interruptor de la luz, y con un balón, lo rebotaba una vez y lo pateaba hacia el interruptor, y no salía al campo hasta haber apagado la luz de esa manera Algunas veces era cuestión de segundos, pero otras veces podía pasar hasta más de 10 minutos ahí”

“Kenny solía dominar el balón un par de veces desde la ducha y luego patearlo a través de la puerta. Uno, dos y pateaba. Era algo increíblemente simple pero de cualquier manera Kenny decía “¿Cuán sorprendente es eso, ah?” y todos aplaudíamos y reíamos, nos ponía en buen humor antes del juego”

“¿Mi ritual? Siempre salir último al campo, siempre el último hombre”

 Su relación con The Kop



 “Solíamos salir 7 minutos antes del juego, hacíamos una pequeña carrera de calentamiento, y luego The Kop te invitaba uno a uno. Hoy en día los jugadores salen y le aplauden a los fanáticos, nosotros no. Nosotros salíamos y éramos invitados por The Kop para aplaudirlos; y siempre invitaban a los jugadores en términos de popularidad. De primero siempre era Kenny, luego siempre Rushy (Ian Rush), y luego dependía de quien estaba teniendo una buena temporada. Como jugadores decíamos que no importaba el orden, pero realmente si importaba, todos queríamos estar lo más alto posible. Tuve 2 temporadas estando de tercero, del 85 al 87, Kenny, Rushy y luego yo, y luego claro Barnes y el rest”

“Ésta es la parte que tiene que aceptarte, una vez que The Kop te reconoce, estás bien, entonces tienes que jugar bien o anotar. Me tomó 16 meses antes de anotar frente The Kop, había anotado en el otro arco y fuera de casa pero nunca aquí. Cuando finalmente anoté, fue el 25 de Noviembre de 1985 ante el Manchester United. Mucha gente sabrá de ese gol porque se ha convertido en una especie de folclore en la historia de Liverpool FC. EL juego nunca fue televisado, y no había una copia del gol excepto por una grabación privada desde la Main Stand”



“Siempre pienso, si vas a anotar frente a The Kop, asegúrate que sea un gran gol, y asegúrate que sea ante el Manchester United, es tan sencillo como eso”.

 “Fue mi anuncio a The Kop, y desde ese momento, tuvimos una gran relación”.

“En mi primer juego aquí, agosto de 1984 ante el West Ham. En esos días solíamos tener un balón con el nombre de nuestros patrocinantes y los firmábamos, y cuando salíamos los pateábamos al público. Cada quién tenía su lugar para patearlo, en The Kop, Rushy (a la izquierda), Kenny (centro), Bruce Grobbelaar (derecha), Ronnie Whelan en la Centenary Stand. Así que me acerqué a Rushy y le pregunté a donde patear la mía, y me dijo que al salir, fuera hacia la izquierda y detrás del arco. 4.500 fans del West Ham la patearon de regreso inmediatamente”

Otra historia, además de tener el record de ser el extranjero que más tiempo jugó ara un club inglés, también posee el record de más penales anotados con 42. 

“Una vez anoté un hat trick de penales en este arco, el único jugador del Liverpool con un hat trick de penales. Todos en el mismo arco, en la misma mitad, y todos cometidos por el mismo jugador”. 

Fue ante el Coventry City por Copa.

“Pueden imaginar cometer 3 penales y no ser amonestado?”. “ Puse los 3 penales a su izquierda y las 3 veces el arquero se lanzó a la derecha. El sábado jugamos ante el Coventry City y luego de 27 minutos adivinen… Un penal en The Kop. Balón en el punto penal, camino hacia atrás y apenas empiezo mi carrera, el arquero ya está lanzado a su izquierda así que solo lo puse a la derecha. Ganamos el juego pero en el salón de jugadores luego del partido hable con el arquero y me dijo “Jan, no me vas a creer esto. Cuando llegamos a Anfield hoy, nuestro manager nos dijo que si cometíamos un penal, no me permitiría decidir por mi mismo hacia donde lanzarse” así que 13 jugadores hicieron una votación, 7 votaron porque se lanzara a su izquierda y 6 a su derecha. ¿Se imaginan? Él ya sabe que se lanzará a su izquierda y es por eso que se lanza tan temprano”

“Es increíble jugar frente a este lugar”.

De ser capitán, a llevar el 7.

Rambo está particularmente orgulloso de un par de anécdotas.

“Puedo decir que tengo un record de 100% de partidos ganados como capitán del Liverpool, fue en un partido ante un rival europeo que no puedo recordar, creo que fue en Chipre. Ganamos 6-1, no muchos pueden presumir de ese 100% de partidos ganados como capitán (risas)”.

“Una vez en un partido de liga ante el Tottenham, Kenny no estaba para jugar, así que me dieron la camiseta número 7. Si, le quite el puesto al gran Kenny Dalglish por un día (risas)”

En total, Jan Molby ganó: 3 ligas (1985–86, 1987–88, 1989–90), 3 FA Cups (1985–86, 1988–89, 1991–92), 1 League Cup (1994–95) y 4 Charity Shields (1986, 1988, 1989, 1990).

En 2009 fue nombrado "Scouse Honorario" por el alcalde de la ciudad de Liverpool y acerca de la ciudad, esto es lo que tiene que decir Rambo: 

"Llevo 21 años viviendo aquí, esta es mi casa. Soy feliz. Quizás algún día vuelva de Dinamarca, pero siempre hay algo que te mantiene aquí, es un lugar magnífico"


6 comentarios:

Anónimo dijo...

La anecdota del Manager rival es sensacional y la the The Kop es increible Ian me dijo que la tire a la izquierda y era donde estaban los hinchas rivales (risas), gran leyenda mejor anecdota. Los jovenes y extranjeros que juegan en Liverpool tendrian que saber estas historias los unirian mas a la institucion seria bueno que alguien dentro del club le mostrara estas historias a los jugadores y entiendan que este no es un club cualquiera y que al respirar esta historia del club les hara entender porque es importante ganarle al manchester y ganar trofeos en el club esto es la grandesa del club y gran parte se la debe a estos jugadores ahora esta en que los nuevos vean en que club juegan y la historia que llevan en sus espaldas los haria comprometerse mas en la vida del club y de sus hinchas pero es dificil que un dirigente del club lea estos comentarios o esta pagina de mi parte mandare cartas para que alguien las lea quizas nunca se sabe alguien las abre y ve que es importante saber la historia que tiene este club pero es solo una idea que espero algun dia se cumpla y asi no solo formar un buen equipo sino formar futuras leyendas.
Leonardo de Montevideo.

Jorge-George Olmos dijo...

Genial post

Chules Bórnez dijo...

Muy buen post, la verdad.

Gracias Jorge por dar a conocer aquí en "Esto Es Anfield" a una leyenda del Liverpool como es el danés Molby.

C´MMON REDS! YNWA

Anónimo dijo...

Muy buen reportaje, me ha encantado.
Pol

Anónimo dijo...

¡Excelente post! Y totalmente de acuerdo con Leonardo.

Belmar, desde Bogotá (Colombia)

Stubbins dijo...

Grandioso post.

De Molby siempre recuerdo una anécdota de la que él poca culpa tiene, pero que es absolutamente cierta.

En los inicios de los 90, el FC Barcelona perdió por lesión a Ronald Koeman que se rompió el tendón de aquiles y debió guardar reposo por una larga temporada. Como recambio, Johan Cruyyf, técnico del FC Barcelona por entonces, pensó en Jan Molby, quien ya estaba en los compases finales de su carrera.

El Liverpool solicitó al Barcelona la cifra de 1.000 millones de las antiguas pesetas. 6 millones de Euros en la actualidad. Una cifra que por aquel entonces era una barbaridad. El Barcelona denegó la oferta.

Lo curioso de todo esto, es que al finalizar la temporada, el CA Osasuna donde creo que ya jugaban otros dos exjugadores Reds como Sammy Lee y Michael Robinson, se interesó por Molby. El precio solicitado por el Liverpool al club navarro fue 80 millones de pesetas. Sensiblemente inferior. Jejeje.

Aconsejo escuchar de boca de alguna de las innumerables Legends del club sus anécdotas e historias. Yo tuve la oportunidad de escuchar a Allan Kennedy y es una verdadera gozada oir de su propia voz hechos como la tanda de penaltys de Roma o el gol de la final del 81 contra el Real Madrid.