viernes, 7 de marzo de 2014

Un paseo por Liverpool: El Royal Liver Building


Royal Liver Building (1908-1911) por Walter Aubrey Thomas.



Liverpool tiene muchos y preciosos lugares por descubrir, por eso quien mejor que pedirle a Carmen Villoria de Liverpool Mágico, que nos enseñe lugares de la ciudad del Mersey. Hoy un lugar que es un símbolo de la ciudad, el Liver Building. 


Si hay un verdadero emblema de la ciudad de Liverpool este es, sin duda, el Royal Liver Building, sede de una importante compañía de seguros. El edificio, finalizado en 1911, se sitúa a orillas del Mersey formando parte del grupo de construcciones denominadas las Tres Gracias y hoy día Patrimonio de la Humanidad.

Antes de que estos edificios fueran construidos, no había nada de interés o que llamara la atención, sólo muelles. No existía una referencia para los marineros que llegaban de América, ni había recibimiento alguno por parte de la que fuera segunda capital del Imperio Británico. Pero, cuando estos se terminaron, todo el conjunto arquitectónico empezó a dar la bienvenida a los barcos procedentes del Nuevo Mundo con la pretensión de reflejar el poder económico y comercial que había adquirido la ciudad de Liverpool desde el siglo XVIII. Además, la conexión marítima con Nueva York daba al puerto prácticamente la exclusividad del tráfico de pasajeros entre América y Europa, por lo que Liverpool quería, de alguna manera, parecerse a Nueva York, creando edificios que estuvieran a la altura de una ciudad moderna. Y así fue, como también fue muy pronto, la envidia de algunas ciudades como la hermanada Shanghái, que construyó para su puerto, tres edificios similares a las Tres Gracias de Liverpool. 


Con sus 90 metros de altura, 13 pisos y una sólida y revolucionaria estructura, El Liver Building se convirtió en el rascacielos más grande de Gran Bretaña y de los primeros construidos completamente en hormigón armado. Si bien, esta característica es la más importante por su contribución al desarrollo de la arquitectura europea, otras curiosidades sobresalen y lo convierten en una construcción única y original. 

Comencemos por los majestuosos relojes que coronan las torres, y digo bien lo de majestuosos porque se pusieron en marcha en el momento de la coronación de Jorge V, el 22 de junio de 1911 y por esta razón, se apodaron “Los relojes de Jorge”. Además, cuentan con un diámetro más grande que los del famoso Big Ben de Londres, y uno se da cuenta de ello, cuando ve la foto del banquete que se organizó alrededor de las esferas de los relojes, antes de ser instalados. La iluminación de estos relojes y del edificio en general, proporciona, al caer la noche, un momento muy especial, casi mágico, que nadie debería perderse. 



Otra curiosidad destaca en lo alto de cada una de las dos torres por ser la residencia de los famosos “Liver Birds”, que son unos pájaros fantásticos, parecidos a ciertos cormoranes que viven en estuarios como el Mersey. El escultor fue un alemán, cuyo nombre fue borrado de todos los libros, tras la Segunda Guerra Mundial, pese  a haber residido en Inglaterra más de 20 años.



Las aves muestran una pequeña rama en el pico y extienden sus alas protegiendo la ciudad con mirada altiva: La que apunta al mar vigila el comercio marítimo, la que se dirige hacia el distrito de negocios, lugar donde en el pasado se construyeron bancos y oficinas, vela por la economía. 

Las leyendas locales modificaron el significado original para añadir una nota de humor, que por otra parte, refleja el carácter divertido de los liverpulianos y sus costumbres. Una de las tantas versiones que podemos escuchar, explica que el pájaro que clava sus ojos en el mar es una hembra que aguarda la llegada de algún marinero apuesto, mientras que el que mira a la ciudad es el macho que está esperando a que abran los pubs. Otra leyenda cuenta que el día que los “Liver Birds” echen a volar desaparecerá la ciudad de Liverpool y los guías ingleses más atrevidos preguntan a los turistas si saben qué había en las torres antes de que los pájaros estuviesen allí: un secreto que no voy a desvelar ahora.

Creencias populares aparte, el pájaro, cuyo origen podría remontarse a la Edad Media, viene a ser todo un símbolo de identidad para la ciudad de Liverpool, representándose hasta la saciedad tanto en edificios, bares, papeleras y como no podía ser de otra manera, su imagen ha sido desde siempre la insignia de nuestro querido equipo de fútbol, el Liverpool FC.



Carmen Villoria

Ya sabéis si viajáis a Liverpool y queréis planificar mejor la visita a la ciudad del Mersey, recomendación las visitas guiadas por "Liverpool Mágico". 


3 comentarios:

Marcos Magnoli dijo...

Interesante articulo, muy buen trabajo!

Buenas noticias, Sakho y Lucas jugaran en el U21 para ganar ritmo de juego.

Leonardo Saavedra dijo...

Muy buen articulo, que bueno es conocer parte de la historia de la ciudad de Liverpool.

Maik Gerrard dijo...

Un grandioso trabajo, esperamos más aportes así. Gracias Carmen!!!