jueves, 6 de noviembre de 2014

El fútbol es una excusa de 90 minutos


El fútbol es una excusa de 90 minutos.



Debería hablar del partido del Martes, de que estábamos a más de mil millas de Liverpool, pero el otro día en Madrid parte de Liverpool estuvo en la capital, lo que pasó en el Santiago Bernabéu no podrá para nada igualar el partido que vivimos antes del mismo, fueron más de 90 minutos, muchos más, de risas, cánticos, abrazos, lo que paso en 90 minutos fue una mera excusa para ver un trozo de la ciudad del Mersey en Madrid.

Por George Olmos (@george_olmos)

No esperen aquí encontrar un texto hablando de tácticas, de pases, de goles o disparos, porque no los hubo, para mi el mejor partido que vi en materia Red, ocurrió por la mañana en la plaza mayor de Madrid, en el que los balones, volaban cual pateador de rugby, hasta que esos defensas, más duros que Skrtel en un día de humos, te quitaban ese esférico  y como un niño mal criado te decían “El balón es mio y me lo llevo”. Si los ingleses son los creadores de este deporte que es más que un deporte, porque te hace reír, llorar y hasta soñar, en cada desplazamiento hay y habrá un balón, hasta que ese niño, llamado policía te lo quite, porque es así.


 La plaza mayor del Liverpool, digo de Madrid.


Un desplazamiento a Madrid conlleva hacer de cicerone, de ser ese serpa para los que vienen de fuera, en un momento de dejadez, por la marcha del equipo y por tu estado de salud, puedes pensar en “no tengo muchas ganas de ver como nos humillan, me quedo en casa con mi pena y mis amigos los resfriados que atacan mi garganta”, pero en ese momento tras quedar con un kopite más alto que un castillo, te dice “Es que a saber cuando vuelvo a ver al Liverpool tan cerca de casa”, en ese momento como cual "Popeye" con su lata de espinacas, te vienes arriba, ves los banners, ves a la gente, ves latas de cerveza, latas de cerveza y más latas y piensas, “El fútbol me  da lo mismo, tan sólo lo que me pase con todos los que están aquí”, todo esto aderezado con bocadillos de calamares, por cierto, nota, no por ser de la capital sabes donde está el mejor bocadillo, para eso tienes casa, después de este apunte prosigamos.


Los banners que existieron, hasta que la policía pensaba que una tienda cerrada, no debía llevar tan majestuosa frase. 

Tras paso previo por el pub de turno, con Reds de todo el mundo que parecían que ese Ferry  que cruza el Mersey, sí , pónganse la canción “FerryCross The Mersey” para este momento, hizo parada en Triskel para desembocar en el Santiago Bernabéu. Sin dejarnos en la memoria, ese trayecto en el metro de Madrid, mítico, creo que ese “Bounce Metro, Bounce”, aún resuena en mi cabeza, un pequeño The Kop en cuatro paredes, canciones bañadas de sangría por aquel jugador fascinante que nos hacía saltar a los acordes de “You Are My Sunshine” o una máxima, jugador que viste mi camiseta, jugador que lo defenderé, el gladiador italiano bien lo sabe, esto no es como empieza Mario, es como termina, saltando y cantando su canción, las penas eran menos penas. El martes comprobé que para que tu corazón este contento, debes cantar con los brazos bien abiertos, ensancha el alma, es recomendable, se lo diré a los médicos, sientes alegría, orgullo, nadie te puede parar, piensas que nadie te podrá parar. Todo este trayecto, desemboco en el coliseum blanco, allí abrazos, saludos con amigos, camaradas de armas, se juntaban regados por cerveza, en un pequeño rincón, en el que una torre de babel, se hace cada vez más grande y en el que no te sientes ínfimo, piensas que mides 100 pies y que tu honda puede con aquel Goliat que te espera tras aquellos muros, son esos momentos en los que el alcohol hace su efecto, piensan y piensas “Y si ganamos”.


La inocencia.

Lo que sucedió dentro del estadio, ovaciones al capitán aparte, es como he dicho, es una excusa que pasa durante 90 minutos, lo importante para tu existencia, es lo que pasa antes y después, donde quedan esos lazos que te unen, con un tótem en común, el Liverpool.


*Este post dedicado a todos esos que abracé, saludé y compartí un rato de mi vida a su lado en el día en el que el Liverpool volvió a España.


4 comentarios:

xacagi dijo...

Sólo hay un pero a la afición del liverpool y fue como dejaron la plaza... la verdad, me dió bastante vergüenza decir que soy fan del Liverpool tal y como dejaron la plaza, es una afición increíble y todo es positivo pero la imagen de como quedó luego la plaza fue lastimosa y creo que, igual que se alaba la afición con sus cánticos y demás, hay que criticarla cuando no lo hace bien, y en este caso el comportamiento no fue al que estamos acostumbrados.
chamareiki.wordpress.com
http://www.abc.es/Media/201411/05/plaza-mayor-hooligans--644x362.JPG

Jorge-George Olmos dijo...

@Xacagi.

De acuerdo en lo de la plaza, decir que se podría haber hecho de otra manera, poniendo contenedores, no era tan complicado, las malas formas de la policia fueron desde primeras horas, lo de rajar un balón y quitar banners en tiendas cerradas, un poco penoso, no es la primera vez que se ponen banners.

Estuve allí, para mi fue más penoso ver a rumanos pidiendo (esos nos los trajo los supporters reds) o ver como se ponían a bailar por dinero, eso para mi fue peor imagen, de la ciudad en la que vivo.


Y el enlace, de momento llamar hooligans, no voy a leerlo, quien designa a gente cantando y pasándolo bien, como hooligan, con la connotación que ha tenido el movimiento hooligan en Inglaterra, creo que quien lo escribe poco lo ha vivido, ni sabe lo que ha sido.

Muchas gracias pro comentar.

J.ruiz8888 dijo...

y que dure la excusa!

xacagi dijo...

Es muy fácil acusar a otros de nuestras faltas. Podrían haber puesto containers... sí, lo podrían haber hecho, pero no lo hicieron, e igual que yo no voy a ciudades y tiro las cosas en el suelo aunque no haya papeleras, ellos no deberían tirar en el suelo si no hay containers.
Las malas formas de la policia todo el mundo las conocemos y eso no es defendible en absoluto, pero personalmente de eso no me he quejado.
Respecto a los rumanos bailando para ganarse un dinero, tampoco lo veo bien, pero es igual de malo tirar el dinero y volverlo a coger para que continuen bailando, creo yo...
Finalmente respecto al enlace que los llamen hooligans es su problema (del ABC, todos sabemos el diario que es el ABC), pero los llamen hooligans, supporters, aficionados, seguidores, simpatizantes,... creo que es lo de menos.
Como ya dije estoy muy orgulloso de la afición del Liverpool, y los valores que representa, pero me guste o no la imagen que dejaron en la Plaza Mayor no se congratula en absoluto con lo que yo esperaba, podría buscar excusas y decir que la culpa es del ayuntamineto, policias, rumanos,... pero el comportamiento de uno no depende de terceros
YNWA
chamareiki.wordpress.com