miércoles, 11 de febrero de 2015

La venta de los derechos de televisión de la Premier League "Money TV"


Money TV



Por Luis Gutiérrez (Luis_JFT96) 

Ayer estallaba la bomba económica relacionada con los derechos de televisión de la Premier League para el trienio 2016-19. Sky Sports y BT Sport han adquirido los derechos para retransmitir en territorio británico la liga más seguida del mundo, por un montante total de 5.176 millones de libras por las tres temporadas que comprenden este periodo.

Entrar en ciertos campos de la máxima categoría del fútbol ha llegado a costar unos pocos peniques. Esta sentencia es tan real como ventajista, puesto que además de tener que ponderar el efecto de la inflación sobre dichos tickets también habría que hacer un ejercicio de reflexión sobre la expansión internacional de la propia competición, pero no deja de ser una gran verdad que todos los que hemos tenido la suerte de vivir un partido  de Premier en los viejos asientos de uno de sus míticos estadios hemos tenido que emplear un porcentaje elevado de nuestro salario mensual para disfrutar durante dos horas de un ambiente inigualable. Ahí sí que no hay ni trampa, ni cartón.


Así han evolucionado los derechos televisivos en Inglaterra con los años

El mundo ha cambiado. Ahora millones de personas cada fin de semana entre agosto y mayo comparten pantalla de televisión, tablet, PC, smartphone o cualquier otro soporte para seguir las andanzas de los equipos de la Premier League. Lo hacen por amor a un club, por tener algo que comentar en las redes sociales, por comprobar si han ganado unas libras en la casa de apuestas, por odio a su rival o por cualquier otra razón, pero el caso es que están delante de una pantalla. Según está planteado el fútbol hoy en día cada uno de esos espectadores implica movimiento de dinero, y cada vez los medios por los que se conocen los gustos de los espectadores son más precisos por lo que cada uno de ellos supone más dinero. Esto tiene poco que ver con la visión idealista que tenemos del deporte, pero explica en gran parte la monumental oferta que ha hecho pública hoy la Premier League.



La oferta que finalmente ha sido aceptada por la Premier League dejará 5.176 millones de libras repartidos en tres temporadas en manos de los clubes que integren la liga en esas campañas. Esta cantidad supone que cada partido televisado le cueste a BT y Sky algo más de 10 millones de libras, porque hay que recordar que en Inglaterra no se retransmiten todos los partidos de liga. Este acuerdo supone aumentar en un 70% el acuerdo actual, y está circunscrito únicamente al territorio británico. Hay que recordar que el nuevo contrato de derechos televisivos internacionales entró en vigor el año pasado por una cifra cercana a los 2.500 millones de libras. Esta cantidad se refiere también únicamente a la retransmisión de los partidos en directo, ya que los resúmenes (estilo Estudio Estadio) los compró en exclusiva BBC por otros 200 millones de libras.


Así se repartirán SkySport y BT Sport las retransmisiones

El resultado de todas estas cifras es que durante las próximas temporadas los aficionados de los equipos podremos seguir disfrutando de la liga más competitiva del mundo y observando ciertas paradojas como que el último clasificado de la Premier League se va a embolsar casi 100 millones de libras por derechos televisivos, mientras que el Barça y el Real Madrid según el rumoreado nuevo contrato en España ingresarían algo menos de 110 millones de libras cada uno y del resto de equipos de la BBVA mejor no hablamos. Pero esa es otra historia que no me ocupa contar.

1 comentario:

Pol dijo...

Es espectacular el dinero que ha conseguido la Premier vendiendo los derechos de la TV.

Es obsceno las cantidades que se mueven en el fútbol y por consiguiente lo que cobran los jugadores y el importe que pagan los equipos para fichar.

Dicho esto, creo que con esta nueva cantidad de dinero, como el nuevo contrato para la camiseta, el club tendrá dinero para fichar a auténticos cracks del fútbol.

Ojalá que esto comporte para los supporters una bajada del precio de las entradas.