viernes, 13 de noviembre de 2015

Nathaniel Clyne y Alberto Moreno: las alas de Klopp


Alberto Moreno y Nathaniel Clyne, velocidad controlada.




Por Javier Cordero (@Javi15195)

Klopp reconoció hace unos días haber metido la pata considerando a su estilo de juego un “heavy metal football”. El fenómeno fan en el que se ha convertido provoca la obnubilación de la parroquia red. A pesar de ser un simple comentario de ambiente distendido, el heavy metal tatúa en la frente a Klopp su lema particular. Como decían los AC/DC, “It’s a long way to the top”.  No les falta razón a estos viejos rockeros. El camino empieza aquí.



Y es que, haciendo un poco repaso a lo que ha sido 2015, el equipo ha sufrido un calvario y no ha obtenido los objetivos. No obstante, la llegada de Jürgen Klopp ha sido una bendición para una entidad hundida y sin asomar la cabeza con el semejante caché del que a veces hace gala. Entrando ya en materia, el aire fresco ha entrado por los vestuarios de Anfield y ha oxigenado el cerebro de los futbolistas. La plantilla está compuesta de futbolistas ansiosos de cumplir dos propósitos. En primer lugar, crecer como futbolistas. Son muchos los jugadores de 25 años o menores que desean dar un paso adelante en sus carreras y que tienen potencial para ello. En segundo lugar, ganar títulos. La era Brendan Rodgers no llenó la vitrina y el club se mantiene desde 2012 sin coronarse como campeón. Con muchas líneas aún por escribir, Alberto Moreno y Nathaniel Clyne quieren aportar su granito de arena en las páginas de historia del club.



Clyne y Moreno encajan con el estilo que quiere Klopp

Tres victorias, tres empates y la última derrota con el Crystal Palace es el bagaje del entrenador alemán al frente del equipo en los siete partidos que ha dirigido. Sin embargo, lo que más apetece conocer es cómo va inculcando a los jugadores su manera de entender y sentir la filosofía de juego que quiere asentar en Anfield. Todo el mundo vio a aquel Borussia Dortmund de la temporada 2012-2013 hacer temblar Europa gracias a un fútbol, intenso, vertical y de grandes dotes defensivas. Las primeras semillas abarcan principalmente las dos primeras definiciones. Ahí entran a formar parte los laterales titulares: Moreno y Clyne. Los sistemas de Rodgers en el último años nunca habían llegado a potenciar el fútbol de los laterales ofensivos; en esta nueva etapa, adquieren una importancia vital. Ambos son un elemento táctico necesario para que el Liverpool comience a atacar y sea profundo.



El Liverpool, bien sea jugando en 4-3-2-1 o 4-2-3-1, ha tenido muy en cuenta a sus laterales para crear juego en campo rival. Por un lado, su posición en la salida de pelota es profunda, alejada de Sakho y Lovren para así fijar y distraer a los mediocampistas rivales. Tras ello, el equipo comienza a moverse y encuentra una vía de espacio para salir mediante ellos. Sus incorporaciones se alternan, pues solo sube el lateral de la banda por la que se desarrolla la acción. No obstante, ambos tienen buena lectura de juego para medir el momento justo para aparecer. Para ganar línea de fondo, destaca la velocidad de ambos para superar a su marcador. Clyne quizás encuentra más socios y usa más la pared, mientras que Moreno es una flecha conduciendo la pelota. Otra de las ventajas es el buen toque que poseen para el centro lateral, lo que están ligados directamente con Christian Benteke. El delantero belga es un prodigio en el remate al primer toque en el área (de cabeza, de chilena…) y la constancia del inglés y del español para llegar y poner el balón a la olla promete producir. Magnífica sociedad.



Pero no todo es vértigo y carreras desenfrenadas. Cuando los reds organizan su ataque, los laterales deben tener pausa y esperar para que el espacio aparezca, aunque no sean ellos los verdaderos protagonistas. Como comentábamos antes, su posición está pegada a la cal y es profunda. Esta posición tan amplia, provoca que atraigan marcas o atenciones cuando reciben la pelota, o simplemente sin recibirla: el rival se abre y el hueco se forma por sí solo. Lo peor para el contrincante es que se abra por dentro, y eso lo provocan Moreno y Clyne fijando marcas. Así, los actores principales aparecen más liberados para hacer daño: Coutinho, Lallana, Firmino.



Poco más podemos deducir del papel y la evolución de una de las parejas de laterales más estimulante y prometedora de la Premier League. Klopp los entiende, ellos juegan y lo agradecen. Darán que hablar, seguro.