jueves, 24 de marzo de 2016

El día que @JohanCruyff quiso a Jan Molby en el Barça.


Jan Molby ayudó a Cruyff a contar con Guardiola




Por George Olmos (@george_olmos)

Johan Cruyff murió en el día de hoy, una estrella que siempre tuvo al Liverpool en gran estima. Para él, su partido más importante con el Ajax fue el que jugó ante los Reds en 1966, el llamado “The Fog Game”. Una de sus frases sobre el club de Anfield preside Melwood. Johan Cruyff era un tipo de armas tomar, como todos los genios y cuando se sentó en el banquillo de su adorado Barça, se encariñó de Jan Molby, al que quiso llevarlo a toda costa. Si esto se hubiera producido, el Barça no sería lo mismo y os contamos el porqué.

El gran danés parecía que se iba del Liverpool. En el invierno de 1990 el danés vestiría de blaugrana, pero todo se fue para atrás cuando Johan Cruyff, que estaba siendo el inquilino del cuadro del Barça, le tiraban para atrás dicho fichaje.

Seis días antes blaugranas y reds cerraban el fichaje del medio danés por la cifra de 250 millones, firmaría por tres temporadas y un contrato de ensueño cobrando 100 millones de pesetas. Era tal la llegada inminente que se esperaba que llegara a Barcelona y se fuera de inmediato con su selección. Joan Gaspart era el vicepresidente en esos años del conjunto de la calle Arístides Maillol y llevaba las negociaciones entre Cruyff y la directiva. En otros sitios se dice que el Liverpool pidió una cifra desorbitada, 1000 millones de las antiguas pesetas o lo que hoy serían 6 millones de euros por Molby. 

Era tal la inmediatez del fichaje por el conjunto catalán que en la previa al partido que les enfrentaría al Luton Town, los rumores de su salida eran constantes y el danés decía lo siguiente: "Existen todas las posibilidades para que juegue mi último partido con el Liverpool. Me gustaría cuajar una gran actuación y despedirme de la ciudad por la puerta grande, aunque no voy a buscar deliberadamente los aplausos del público", a lo que añadió el guiño a sus posibles nuevos seguidores: "Espero que los aficionados catalanes sean tan simpáticos y divertidos como los de Liverpool".  Ese día Jan Molby marcaba un gol al Luton.



El Barça tenía tal prisa por contar con el danés y contarle su filosofía que Toni Bruins, ayudante del técnico holandés, se vio con Molby y su agente después del encuentro de Old Trafford, donde los Reds caían ante el United  y en una radio de Barcelona, Radio Popular, Jan decía lo siguiente: "Bruins vio el partido y hablamos después. Me dijo simplemente que el Barcelona estaba interesado en contratarme, pero que todo dependía de las condiciones que pusiera el Liverpool y de una decisión del presidente Núñez".

El Liverpool no parecía poner mucho reparo en cuanto su marcha, tan sólo lo importante era en ese momento el dinero, ya que el medio danés estaba en último año de contrato con el cuadro red. "Está claro que si el Liverpool, con el que termino contrato esta temporada, y el Barcelona se ponen de acuerdo sobre el precio de mi traspaso, hay grandes posibilidades de que dentro de unos días pueda jugar ya en el Camp Nou", decía Molby que se había despedido ya de su técnico Dalglish y sus compañeros.



Ronald Koeman se rompió el tendón de Aquiles ante el Atlético de Madrid y se necesitaba un sustituto, sí o sí.

José Luis Núñez , presidente del Barça de esos años, era reacio al fichaje del danés porque le veía fuera de peso, pero el técnico holandés decía que era Molby o Molby. El máximo mandatario le pidió a Johan una serie de siete nombres en vez del danés. Fue tal la cabezonería de Cruyff que el presidente puso su cargo a disposición de la junta si no funcionaba dicho fichaje, Johan no ganó la batalla y Gaspart dijo esto al respecto: "La decisión final la tomó exclusivamente Johan Cruyff. Hay que agradecerle su actuación porque en el caso Molby se ha comportado como un manager auténtico. Otro entrenador cualquiera se habría echado el asunto a la espalda".  El técnico salió a rueda de prensa y dijo “La junta dice que es demasiado dinero el que pide el Liverpool y, por tanto, no se hace. Hay mucho dinero en juego y, según las encuestas, hay también mucha gente en contra del fichaje. Si lo hubiera contratado me iba a jugar la cabeza; luchar contra todo el mundo e imposible”.


Laudrup, el amigo de Molby y Koeman, por quien debía venir el danés 

Muchos en la directiva del Barça no entendían que pidiera a Molby cuando el holandés se había quitado de la plantilla a Roberto y Luis Milla y fuera a buscar a un jugador que era desconocido para el público del Barça. Hasta jugadores de la plantilla estaban en contra del fichaje del danés, como Julio Alberto: "Uno está más a gusto en su club cuando se demuestra que hay confianza en la plantilla. Por eso entiendo que ir a buscar un extranjero es desmerecer un poco a la gente que lucha por ganarse un puesto en el equipo. Lo más curioso de la situación es que todo el mundo (agregó refiriéndose especialmente a los directivos) pregonaba que se disponía del mejor elenco de los últimos años". Julio Salinas o Bakero no querían a nadie más: “No hace falta fichar a nadie. Somos 22 jugadores y la mayoría internacionales”, decía el delantero y el medio vasco de aquella melena cual Tarzán decía: “Hay suficientes jugadores para intentar ganar la liga”.

Pocos apoyaron en la plantilla la decisión de Cruyff. Hoy serían impensable estas declaraciones. El único que apoyó al holandés tal decisión sobre el danés fue su compatriota Laudrup:“Si hay que fichar a alguien, yo apuesto y recomiendo a Molby, pues puede desempeñar las funciones de Koeman. El problema es que no dispondría casi de tiempo para acoplarse porque aquí sólo te dan dos partidos de plazo para rendir a fondo".

Jan Molby recibió una llamada de Kenny Dalglish comunicándole que no habían llegado a un acuerdo con el Barça y que volvía al Liverpool. Tenía firmado un contrato con los azulgranas de cuatro años que no pudo cumplir, Jan dice siempre que “habría sido una gran experiencia. Yo tenía un contrato por cuatro años firmados con ellos. Ganaron la liga cuatro años consecutivos y se convirtieron en campeones de Europa, por lo que habría sido una gran experiencia. No fue un problema para mí volver a jugar con el Liverpool, porque todavía teníamos un gran equipo en 1990”. Se dice que que esa misma temporada, el Osasuna también pidió precio por el danés, esta vez el precio solicitado por el Liverpool al club navarro fue 80 millones de pesetas. Sensiblemente inferior.  Molby no se movió del Liverpool. 

Ese año, Cruyff, ante tal tesitura, subió a Alexanko al centro del campo y tiró de la prolífica cantera de la Masiá. Allí apreció un tal Pep Guardiola, que subía al primer equipo y, claro, algo más sacaron el tándem Rexach-Cruyff:  La renovación por un año más y, por consiguiente, la opción de seguir construyendo el equipo que les daría su primera copa de Europa.



Si Molby hubiera firmado por los culés posiblemente Guardiola no habría jugado en el Barça y haber cambiado así su historia en el campo y en los banquillos. Por lo que Cruyff-Molby-Guardiola ayudaron tanto al Barça como al Liverpool.

Sirva este texto y anécdota en la despedida del genial astro del fútbol.




Fuentes: El Pais, Lfc History

1 comentario:

rasin pilev dijo...

Desconocía esta anécdota. Hoy nadie se imagina un Barça sin Guardiola. Lo que es el fútbol. Ayer fue un día triste para todos los amantes del fútbol. Yo, al igual que vosotros, EEA, le he hecho mi particular homenaje a Johan Cruyff, en mi blog. Os paso el enlace, por si queréis echarle un vistazo: http://blogs.formulatv.com/el-blog-de-elazotes/johan-cruyff-un-genio-que-cambio-el-futbol/