viernes, 1 de abril de 2016

Anfield, la primera final para Kane & company, por @deivid_dd


La primera de las siete finales para el Tottenham



Por David Dorado (@deivid_dd)

Pocos pensaban – y pensábamos- que Pochettino seria capaz de darle un cambio tan radical a un equipo roto como el que se encontró. Tras unos meses con Sherwood, donde los resultados fueron mucho mejores a las sensaciones que se percibían, el argentino emprendió un camino que obtuvo en su primera etapa un quinto puesto aderezado con una final de Capital One Cup, un más que decente entrante para una defensa que seguía sin funcionar y te aseguraba desmoronarse en los partidos importantes.


Pero las ilusiones de White Hart Lane habían rejuvenecido, nunca mejor dicho, con un puñado de jóvenes que con confianza y minutos se han convertido en un balón de oxigeno para Hodgson. Chicos como Harry Kane, Mason o Danny Rose habían hecho creer en la academia y que la afición se identificase con unos chicos que eran unos de los nuestros. Lo que unido a dos movimientos magistrales en el mercado, como han sido Eric Dier y Dele Alli, han potenciado todavía más ese hambre que te da la juventud y que hizo que el equipo batiese el récord de alineación inicial con una media de edad más baja en la historia de la Premier League.



Ese ha sido el principal motivo para volver a engancharse al equipo, pero lo que de verdad ha dado resultados y motivos para creer ha sido el buen hacer defensivo con nombres más experimentados, lo que ha desembocado en un sorprendente equipo que se ha visto en la zona alta de la clasificación con apenas dos meses para el final. En este tiempo, los Spurs fueron dando señales de que la temporada podía ser algo especial como demostró la victoria en el Etihad, de donde se salía habitualmente goleado o las victorias "in extremis" con Watford o Swansea.



Quedan siete partidos que pueden compararse a siete finales y aunque Pochettino trata de huir de este discurso, parece una oportunidad histórica para lograr algo impensable hace unos meses. Porque si bien es cierto que, en el peor de los casos, se van a acumular dos años rozando títulos, la progresión adquirida indica que la recompensa terminará llegando, aunque la que se pretende obtener a corto plazo no cuente con el beneplácito de ninguna de las otras 19 aficiones de la Premier League.


1 comentario:

rasin pilev dijo...

Tras el partido de hoy le deseo la mejor de las suertes al Tottenham, pero hoy tenemos que ganar para seguir ahí arriba peleando por la Europa League. Sinceramente espero que la Premier League se la lleve el Leicester, que la merece sin duda, pero si no son ellos, ojalá se la lleve el Tottenham