martes, 16 de agosto de 2016

La opinión sobre el Arsenal 3-4 #LFC: La máquina SI funciona




DÍA 1. La máquina SÍ funciona.

Por Javier Martínez (@JaviMartinez82)


Les voy a proponer que soñemos juntos. Sí, sé que es muy pronto, que aún falta rodaje o que “no es cómo se empieza, sino cómo se acaba”. Todos esos tópicos, los sé. Solo les pido que por un momento localicen uno de esos vídeos de “highlights” que rondan por internet y que le echen un vistazo. Les espero, no tengo prisa. (Siga leyendo una vez haya visto el vídeo).

Ahora que usted se ha unido a mí en esto de soñar despierto y demás, encontrará varias razones de peso que alimenten la teoría de un Liverpool más perfecto que la temporada pasada. La losa de no tener un goleador nato desde la marcha de Luis Suárez, o las pocas oportunidades que se le han brindado a Christian Benteke, repartió el olfato goleador entre jugadores que promedian 10-11 goles por temporada. Eso, si me permiten, no lo podemos llamar “nueve puro” o “killer del área chica” (Véase los 59 goles que la temporada pasada registró Luis Suárez con el Barça).

En cambio, existen varias razones por las que se puede atisbar un Liverpool más perfecto. La primera y fundamental es la velocidad. Con un Sturridge que, seamos sinceros, ya no es lo que era o queríamos que fuera, y un Sterling que prefirió afincarse en la parte azul de Manchester, los de Klopp no tenían ese “punch” que ahora ofrecen Sadio Mané o Georginio Wijnaldum. La segunda: la recuperación de Divock Origi o Danny Ings que se unen al club de los jugadores de más de 10 goles (Firmino, Coutinho, Mané, Wijaldum, Sturridge,…). La tercera y más importante: las incorporaciones de Joel Matip o Ragnar Klavan que aportan a la defensa un valor añadido.

Con toda esta introducción, el bendito caos vivido ayer en el Emirates en el que Coutinho demostró que sigue en plena forma, en el que Firmino o Lallana estuvieron en todas y en el que Mignolet nos siguió regalando una de cal y otra de arena, no es más que el perfecto guión de una película a la que le restan 37 jornadas de Premier League. 

Deja vú. Coutinho sacó a relucir su magia en el día inaugural como la campaña pasada.
 
El encuentro comenzó con un Arsenal que cedió la posesión a un Liverpool falto de ideas. De esta forma, aprovechando la velocidad de Walcott, el extremo inglés se propuso propiciar un penalti, errar en el lanzamiento y redimirse en la jugada siguiente con un balón cruzado que Mignolet poco pudo hacer para detenerlo.

Pero nadie contaba con Philippe. En una segunda parte de dominio claro del Liverpool, Coutinho despertó en la segunda mitad y fue el precursor de una remontada épica. Un doblete de Cou, y los goles de Lallana y Mané en tan solo 18 minutos, significó que los de Klopp pusieran el 1-4 en el marcador. El Arsenal, herido en el orgullo, intentó remontar un encuentro en el que “The Ox” y Chambers se encargaron de poner un poco de emoción. 

El gol de Mané desató la locura en la banda con Klopp en el centro de todo.

Wenger se desesperaba en la banda viendo como, un día como ayer en el Emirates, el Liverpool presentaba su candidatura a la Premier League 2016/2017.

Benditos caos.


1 comentario:

rasin pilev dijo...

Partidazo, no nuestro si no partidazo para el espectador. Idas y venidas, muchos goles y mucha emoción. En resumen, la Premier. La verdad es que fue increíble la manera en que jugamos. Yo sigo pensando que es demasiado la Premier League, pero soñar es gratis y todo es posible con Klopp. Espero que consiga que la defensa sea más consistente y segura. Cuando mejoremos eso, estaré seguro de que podremos luchar por la Premier League. YNWA. Make us dream lads!!