sábado, 13 de agosto de 2016

La firma invitada: Analizando al Arsenal por @rduben


 El desafío del Arsenal: de la chance inmejorable al título impensado



Por Rodrigo Rubén (@rduben)

El primer rival del Liverpool de Klopp en está temporada 2016-2017 será el viaje al Emirates, los Reds tendrán un partido como siempre complicado que se viaja a Londres. Hemos querido preguntarle a Rodrigo Rubén de @Arsenal_America para que nos analice a al equipo gunner, nadie mejor que ellos.


Tras una temporada histórica, donde Leicester ganó la Premier League con una plantilla modesta, reforzada con fichajes inferiores al medio millón de libras, un nuevo curso comienza. Arsenal dejó escapar ese torneo. Era al máximo candidato ante las flojas campañas del Manchester City (4to), el United (5to), el Liverpool (8) y el Chelsea (10mo). Pero acabó segundo, detrás del sano, efectivo, equilibrado y fortalecido equipo que formó Claudio Ranieri. Al menos delante del competitivo Tottenham de Pochettino. Pero fue una chance inmejorable, que se vuelve cada vez más espléndida con cada movimiento del mercado de traspasos.


La hazaña de los Foxes fue la estrella fugaz del fútbol inglés. En la temporada 2016-17, todo volverá a la normalidad. Y allí está Arsène Wenger y su plantilla, espectadores de lujo en un desfile de personalidades que desembarcan en tierras británicas. En el banquillo del City estará Pep Guardiola, que sumó a Gündoğan, Leroy Sané y Nolito, por nombrar algunos. En la vereda contraria, José Mourinho repatrió a Paul Pogba en una cifra récord y se reencontró con Zlatan Ibrahimovic, que ya tuvo su primer momento de gloria en la Community Shield. Arsenal también mira atento como Antonio Conte da indicaciones en los entrenamientos del Chelsea a sus refuerzos, como N’Golo Kanté y Michy Batshuayi. O como el Liverpool pone sus esperanzas en el primer año entero de Jürgen Klopp, que llegó a tiempo para evitar una debacle y sumó a Karius, Matip, Wijnaldum y Mané como estrellas. Sumémosle a los Spurs, al West Ham y al Southampton, que siempre complican.


¿Será está temporada del equipo de Londres?

El Arsenal encara el nuevo campeonato con la certeza de que es un rompecabezas al que le faltan piezas. El periodo de fichajes es uno de los momentos más excitantes e ilusionantes de cada año, al menos que apoyes a los Gunners. El tsunami de potenciales incorporaciones queda reducido a una suave brisa. Arsène Wenger compra bien. Desde que el club encontró vitalidad económica, hace cinco mercados de verano europeo, las estrellas que llegaron fueron Santi Cazorla, Mesut Özil -convirtiéndose en el fichaje más caro del club y el segundo más costoso en la historia de la Premier entonces-, Alexis Sánchez, Petr Cech y, último pero no menos importante, Granit Xhaka. Pero el reclamo no recae en la calidad, sino en la cantidad. Wenger nunca tiene plan B. Tampoco arriesga. Los jugadores se les escurren entre los dedos, eligen otros equipos. Su terquedad es su peor enemigo. Se niega a ser parte de la vorágine de los negocios que engloba el fútbol y el salto de calidad de su plantilla se dilata.


Xhaka será quien lleve la manija de este Arsenal.

Hasta el momento, el Arsenal es sólo un gran mediocampo. En ese sector tiene muchísimas variantes, se puede plantar en cualquier estadio y tiene una decena de propuestas, tanto en lo colectivo como en lo individual. Tiene muchos mediocentros de calidad: Cazorla, Ramsey, Wilshere, Elneny, Coquelin y Xhaka. La derecha es la banda más debilitada, pero si Oxlade-Chamberlain tiene confianza y continuidad, es un gran valor. Y Joel Campbell demostró que cumple siempre, nunca falla. La izquierda es de Alexis, el centro de Özil. Esa es la fortaleza principal. Si el juego gira entorno del alemán, todo está resuelto. Debe ser frustrante para él no tener garantía de gol y me resulta inevitable preguntar qué sería de  él si los delanteros tuvieran mayor puntería.


No hay quien ponga en riesgo la titularidad de Olivier Giroud, un delantero que necesita muchas posibilidades para que se le abra la portería y que no es efectivo en momentos decisivos. Giroud no cumple con lo que su posición pide. Si bien hizo más de 30 goles la temporada pasada entre el club y la selección de Francia, eso no evitó sus recaídas prolongadas y sus fallos inexplicables. No es constante. Lo que lo mantiene en el once inicial es que compite por un lugar con Theo Walcott, quien siempre fue extremo y no tiene oficio para jugar por el centro, y Danny Welbeck, quien no termina de llenar el formulario para adueñarse del puesto. Alexis jugó de ‘9’ en el último amistoso ante el City (3-2) y lo hizo bien. Mostró liderazgo y encabezó la presión. Pero sacarlo de la izquierda sería un problema para él, porque se le acabarían las libertades para crear y es un futbolista habituado a estar en contacto permanente con el balón.



A espaldas del mediocampo, hay laterales afianzados, porque Bellerín y Monreal son inamovibles, pero los centrales son endebles. Koscielny no encuentra un compañero sólido. Y hasta el momento, sin la firma Shkodran Mustafi estampada, tendrá que ser el maestro de Chambers o Rob Holding -quien arribó el mes pasado proveniente del Bolton- porque Gabriel y Mertesacker sufrieron duras lesiones. Todo indica que Cech, la valla menos vencida de la Premier pasada, tendrá que estar en buena forma otra vez.


Chambers y Rob Holding podrían salir de la partida ante el Liverpool por las bajas en la zaga de los gunners.

Así afronta su temporada el Arsenal, a la espera de que el mediocampo sume buena compañía para pelear el torneo. Quedará en mano de Arsène Wenger, un hombre que transformó al club en gigante, pero que paradójicamente hoy es el principal responsable del estancamiento. En septiembre cumplirá 20 años al frente de este equipo. Su contrato acaba el próximo 30 de junio. En lo que parece ser su última temporada, tiene un gran desafío: demostrar que sus habilidades como entrenador no han quedado obsoletas para competir en el fútbol actual y que, con un rompecabezas al que le faltan piezas importantes, puede marcharse con un nuevo título de Premier League.



1 comentario:

rasin pilev dijo...

Buen análisis el que nos traen del Arsenal. La verdad es que yo veo al Arsenal más flojo este año. Le falta más personalidad. Wenger está empeñado en fichar jugadores jóvenes y no se puede vivir de eso. Ayer les ganamos 3-4 en un auténtico partidazo. El rock&roll de Klopp ya nos da alegrías.