domingo, 23 de octubre de 2016

La metamorfosis de Philippe Coutinho por @RojasRuin


La transformación de Coutinho bajo el mando de Klopp.




Carlos Rojas (@RojasRuin)

Os presentamos a Carlos Rojas que a partir de ahora podréis contar con sus textos en Esto es Anfield, hemos comenzado con los fichajes antes del mercado invernal. Su primer texto es sobre el buen momento de Coutinho y como ha cambiado el brasileño con Jürgen Klopp.

Si se nos encomendara la tarea de recopilar a los mejores atacantes de la Premier League en una lista, con toda seguridad Philippe Coutinho aparecería en ella. A estas alturas de su carrera, ya nadie duda del ’10’ ‘red’, especialmente cuando recientemente se haya hecho un hueco en el once titular de Brasil. Sin embargo, el debate se encuentra ahora en la gradación de su calidad: ¿es Coutinho lo suficientemente regular para llegar a ser el mejor jugador de la Premier League? En realidad, la respuesta nunca ha sufrido modificación alguna, pero el brasileño parece dispuesto a convertirse en una estrella rotunda.

Hasta hace poco, el complejo sistema de Klopp priorizaba el comportamiento sin balón. La premisa era clara: había que correr y robar en campo rival para poder generar con más espacios. Con esa misma frase el germano definió el ‘gegenpressing’ en una entrevista concedida al programa ‘Monday Night Football’. Ello implicaba que los jugadores de ataque tenían que digerir una labor defensiva hasta entonces inédita en su abanico de características. Una prueba de fuego que Coutinho no soportó en primera instancia, mientras que otros atacantes como Firmino y Lallana se adaptaron de forma tan veloz que hasta lograron potenciar sus virtudes.



Así fue la primera etapa de Klopp para Coutinho: algunas grandes tardes, pero falta de capacidad física y de lectura de juego para ser regular y erigirse como estrella. Eso sí, negar que en su caso ha habido progreso desde el primer día sería mentir. Antes de este curso, Coutinho ya tuvo actuaciones de matrícula, como ante el Borussia Dortmund en Anfield o en la visita del Liverpool al Etihad en noviembre pasado.

Pero es la nueva concepción de juego de Klopp lo que ha activado a Coutinho. Al imponente sistema defensivo ‘red’ se le ha añadido un juego en estático en el que el rol del delantero queda minimizado. No hay un punta referencia; el equipo es un constante torbellino que confunde al rival posicionalmente. Por tanto, Coutinho, que aparentemente parte desde un costado, siempre hallará espacios independientemente de donde se encuentre. Además, su especial entendimiento con Roberto Firmino a la hora de realizar los movimientos fuera-dentro convierte el plan de Klopp en uno todavía más mortífero. La especialidad del Liverpool de hoy radica en espacios, velocidad y precisión. Por eso es un conjunto que amenaza con el esférico —muchos jugadores ‘reds’ tienen un porcentaje de éxito en los pases altísimo— y sentencia a la contra —la fantasía y velocidad de sus atacantes es, sencillamente, imparable—.



Curiosamente, la actualización de la filosofía ‘kloppista’ de este curso ha destapado algo que creíamos que no veríamos, una gran versión defensiva de Coutinho. Con ella, ha pasado de ser un jugador delicioso a otro también versátil y, por ende, mucho más regular. La realidad es que no ha habido partido malo del brasileño esta temporada. Cuando el equipo tiene el día, el ’10’ comanda a los suyos junto con Firmino y Mané, pero en el momento en que el contexto invita al sufrimiento más extremo —algo habitual en el caso del Liverpool—, Phil descifra su papel en el escenario, activa un modo juego hasta hace poco inusual y se convierte en una máquina de presionar. De esta manera, nunca deja de aportar.

La conversión se refleja en sus números. En la presente campaña, Coutinho suma 8 robos de balón, el atacante de todo el equipo que más acumula. En Swansea, donde el Liverpool estuvo a punto de dejarse puntos, el brasileño tuvo uno de esos días gris en ataque que, sin embargo, contrastó con su despliegue defensivo. El ’10’ fue el jugador del cuadro ‘red’ que más entradas realizó y uno de los que más faltas cometió. Su sacrificio defensivo, ya asimilado, le valió ser uno de los jugadores del partido pese a su desatino con el esférico. Ante el Chelsea en Stamford Bridge, donde registró sus peores números ofensivamente —curiosamente sin Firmino en el campo—, el carioca se apuntó su mejor actuación defensiva, junto con la del Liberty. Sin duda, algo impensable en su caso hasta hace no mucho y que denota su crecimiento en la interpretación del juego.



Además de eso, Coutinho no ha variado su aportación ofensiva. El atacante ‘red’ es el futbolista que más jugadas de peligro genera, pese a que ocasionalmente Firmino le supere, y ya suma 4 goles y 2 asistencias en 9 partidos de liga. Se trata de uno de sus mejores arranques de curso, aunque al nivel del ya mencionado Firmino (3 goles y 2 asistencias en 8 encuentros) y Sadio Mané (4 goles y 3 asistencias en 9 enfrentamientos). Sus actuaciones, sin embargo, son constantes y algo más llamativas. Por primera vez, es un futbolista que aporta pese a no brillar con el esférico. Sus mejores partidos sin balón coinciden con los más discretos en su impresionante faceta, aunque también ha sabido encontrar el equilibrio. En el reciente enfrentamiento contra el Manchester United, el brasileño trabajó en labores de presión, pero a la vez se echó el equipo a las espaldas ante unos ‘red devils’  replegados atrás. Buena prueba de ello es su chut detenido fantásticamente por De Gea o una brillante asistencia a Firmino que Antonio Valencia acabó neutralizando.

Con todo, el inicio temporada de Coutinho en este nuevo Liverpool invita a, por lo menos, replantearnos la respuesta a la pregunta inicial. Ha tardado en hacerlo, pero al fin Philippe parece dispuesto a ser algo más que un jugador vistoso. Sabe que bajo la batuta de Klopp se advierte un camino. Tendrá que sudar para llegar hasta el final.


2 comentarios:

Lázaro Jesús Segura Muñoz dijo...

<3 tremendo post

Albert Quer dijo...

Gran post, Carlos. El próximo podría tratar sobre Daniel Sturridge, estaría encantado de conocer tu opinión sobre él.

Saludos.