viernes, 10 de febrero de 2017

Y Éric Cantona pudo ser del Liverpool, pero Souness no hizo caso.


Cambiamos a Éric Cantona, llegó el húngaro István Kozma.



Por George Olmos (@george_olmos)

En la temporada 1991-1992, Graeme Souness pudo haber sido considerado una leyenda no sólo en el terreno de juego por los Reds, sino en los banquillos, pero no fue así. No hizo caso a Michel Platini y, por el contrario, en vez de llegar Eric Cantona,  llegó al Liverpool un desconocido jugador húngaro, István Kozma, que pasó sin pena, ni gloria por Anfield. Se cumplen 25 años de aquel error, pero no fue el único.

Años después el bigotón del Liverpool, Souness, confirmaba que tuvo a Éric Cantona para poder vestirlo de Red, pero al final fue a otro club, se subió el cuello de su camiseta y se puso a pegar patadas voladoras y goles de ensueño con el United.

Y es que resulta que en 1991 tras la victoria del Liverpool al Auxerre, Michel Platini se dirigió a Graeme Souness y le dijo que tenía un jugador adecuado para que vistiera de Red: “Michel Platini dijo que tenía un jugador para mí, que había tenido algunos problemas y que tenía algunos problemas en su vuelta a Francia, pero que estaría encantado de jugar para el Liverpool” dijo Souness. Pues ese jugador era Eric Cantona. Pero en ese momento el Liverpool no estaba para meterse en más problemas por lo que parece, así que Eric se le escapó a Souness y al Liverpool. . 

El francés se unía al Leeds en febrero del año siguiente, mientras que al mismo tiempo Souness pensaba que era más necesario para el Liverpool un jugador liviano y que había jugado en Escocia y al que parece ser que Graeme conocía: István Kozma. Tan sólo jugaría 10 partidos como Red, duró tan sólo media temporada y lo firmó por la nada despreciable cifra de £300,000. ¿Quién necesitaba a Cantona cuando podrías fichar a Kozma? 



Souness no firmó a Cantona, pero se movió rápido para que no se escapara otra estrella, esa fue Paul Stewart, quien tuvo el mismo efecto que Cantona en Old Trafford. Mientras el francés amenazaba a fans contrarios con sus patadas voladoras, Stewart amenazaba a sus supporters con balonazos que no buscaban portería y sí la grada.

Pero bueno no fue el único fallo de Souness. Peter Robinson, presidente del Liverpool en aquellos tiempos, le ofreció a Shearer, Tim Flowers y Chris Sutton, pero "Souey" tenía otros planes como fueron firmar a Nigel Clough y Neil Ruddock. Por  lo que Dalglish aprovechó y  se los llevó para ganar el título con el Blackburn Rovers y, bueno, nosotros...ya sabemos lo que pasó.  



Pero este no fue el error más grande de Souness, fue uno de ellos. También tras firmar a Dean Saunders,  a los pocos meses, quería ya cambiarlo por Roy Keane ¿pero qué pasó? Pues que Brian Clough le dijo que no al estar mosqueado porque Sunders había rechazado al Forest en verano. Entonces el visceral entrenador dijo "no gracias" y seis meses después Keane firmaba por el United.

Años más tarde Souness confeso otra más, está vez fue Peter Schmeichel, el técnico por aquel entonces del Liverpool dijo en DailyMail "Peter Schmeichel me escribió cuando estaba en el Liverpool en la década de los 90 ... y él estaba dispuesto a pagar su propio viaje y el hotel a cambio de estar algún tiempo con nosotros. Sólo que nosotros habíamos firmado a David James, así que pensé que no podíamos hacer eso."

Schmeichel firmó por el Manchester United en agosto de 1991 y sólo costo £500k, por su parte Souey  firmó a David James en julio de 1992 , casi un año más tarde por un precio de £1m.



Se cuenta que Alex Ferguson tuvo el mismo dilema que Souness al ir a fichar a Cantona para el United, ya que sabía que el francés era un jugador problemático. Pero Ferguson fue más listo, llamó a un amigo suyo que estaba en Francia y buscó su consejo. Sus palabras fueron “Fíchalo, él te dará el título”. Así que el United pagó una suma generosa al Leeds. Casualidades del destino, Cantona ganó la Charity Shield al Liverpool de Souness, allí en el minuto saldría Kozman, Cantona marcó tres goles y dio parte del titulo con esos goles.

Lo mismo Souness debió pedir consejo a Gerard Houllier.

István volvió a su país a jugar con tan sólo un partido en Premier, fue nombrado el cuarto peor jugador fichado en la Premier de una lista de 50 nombres por el The Times en 2007. Éric Cantona se convirtió en una leyenda del United. Caminos distintos. Si hubiera hecho caso Souness a  Platini...


No hay comentarios: