martes, 26 de junio de 2012

Reds en la Historia de la Eurocopa (III)



Los reds en las Eurocopas (Holanda-Bélgica 2000 - Portugal 2004)


En este post os hablaremos de los reds que vistieron las zamarras de sus países en las Eurocopas del 2000, en Holanda y Bélgica, y del 2004, en Portugal. Fueron muchos los que vistieron en esos años, o poco después, la camiseta red.

Por Jorge Olmos (@george_olmos)

La Euro del 2000 se jugó por primera vez con dos países como anfitriones. Holanda y Bélgica fueron los dos países que tuvieron esta Euro en su territorio. El claro favorit para dicho evento era Francia. Los galos llegaban tras ser campeones del mundo en el Mundial jugado en su país dos años antes. Una vez más, 16 equipos disputarían el trofeo. En esta cita hubo varios jugadores reds. Comenzaremos por Inglaterra, que comandados por una legend como Kevin Keegan en el banquillo intentarían aspirar al título. Los jugadores reds que estuvieron entre los 22 fueron 4, y uno más si incluimos a Steve Mcmanaman que estaba ya en el Real Madrid. Los reds de los Pross fueron Michael Owen, el menudo delantero ya llevaba 19 convocatorias, uno que iba por primera vez a una Euro, Steven Gerrard y en la delantera había dos reds más, Robbie Fowler y Emile Heskey. Los ingleses fueron encuadrados en el grupo A con Portugal, Rumanía y Alemania, es decir se enfrentarían contra la campeona de la Euro anterior y contra una nueva generación de portugueses, para sumar a Rumanía, que venia como posible Cenicienta del grupo. A priori los ingleses eran uno de los favoritos, con esa mezcla de juventud y veteranía, pero sólo lograron una victoria que fue justo contra los alemanes por 1-0. En dicho partido Steven Gerrard debutaba con la camiseta de los Three Lions en un gran evento. Solamente Owen fue un fijo en las alineaciones de Keegan, Heskey también tuvo sus minutos, cosa que no ocurrió con Fowler, demasiada competencia arriba tuvo el genio de Toxteh.


Los ingleses no pasaron de fase. Los Figo y Rui Costa les pasaron por encima en su encuentro. Los hombres de Keegan ganaban por 0-2, pero los portugueses de Humberto Coelho dieron la vuelta al marcador. Los de Keegan llegaban al último partido con posibilidades de pasar, se enfrentaban a Rumanía que sólo llevaba un punto, en el Stade du Pays de Charleroi. Los ingleses se iban imponiendo tras sendos goles de Shearer y Owen (que marcó dos goles en su primer Europeo), pero allí estaba el joven equipo rumano que empataría el partido y cuando parecía que el empate daría el pase a los ingleses, llegó un penalti infantil cometido por Phil Neville en el último minuto del partido. Ioan Ganea que había salido desde el banquillo daba la victoria a Rumanía, los ingleses hacían las maletas tras34 años sin ganar un titulo, pero además fue el final como seleccionador de Kevin Keegan y una despedida bastante dura por su liderazgo en el cuadro de los tres leones. Alan Shearer colgaba las botas en la selección inglesa.


En este grupo los jugadores reds ingleses se enfrentaron contra varios que eran o serían jugadores reds. El cuadro alemán contaba en sus filas con Dietmar Hamann que llevaba ya un año con los reds, curioso también que en el equipo de Ribbeck estaban dos jugadores que ficharían tras esa Euro por el Liverpool como eran Markus Babbel y Christian Ziege. En Portugal estaba un defensor que en aquellos años estaban en el vecino de la ciudad, Abel Xabier, vestía los colores del Everton en esa Euro 2000. El ex jugador oviedista fue noticia ya que sería sancionado 9 meses después del Francia vs Portugal. Dos conjuntos más llevaron jugadores reds, Noruega encuadrada en el Grupo C, llevó a dos jugadores que eran importantes para la selección del norte de Europa, Vegard Heggem y Stig Inge Bjørnebye, también en el equipo noruego estaba un joven John Arne Riise que con 19 años estaba en esos años en el Mónaco. La Republica Checa en la Euro anterior había sido la revelación, esa Euro del 96 fue un buen escaparate para todos ellos, y Patrik Berger y Vladimír Šmicer ya vestían la zamarra red. Esta vez no pasaron de la primera fase. Entre los tres porteros que se llevó Frank Rijkaard por Holanda a esta cita estaba el portero red Sander Westerveld.

Esta Eurocopa llegaba, como os decíamos, con Francia como principal favorita, pero dos fueron los protagonistas, una vez más el “gol de oro”, y dentro del campo el jugador más decisivo del anterior Mundial, Zinedine Zidane. El marsellés dio cuenta de su clase, marcó en dos partidos decisivos como fueron los cuartos contra España por 2-1 y la semifinal con el gol de penalti en la prórroga frente a Portugal. Los franceses llegaban a esa final contra Italia. Los azzurri se deshicieron de Rumanía en los cuartos y de una de las anfitrionas, Holanda en semifinales. Con el cuadro Oranje llegó a los penaltis, con un partido rácano por parte de los de Dino Zoff, el héroe de aquel partido fue Toldo que “eliminaba” a los Oranje, tres penaltis paró el de Pádova y así llegaban a la final de Rotterdam. Los de Dino Zoff llegaban siendo un equipo competitivo, pero esta vez la suerte no estuvo de su lado, cuando marcó en el minuto 55 gol de Delvecchio parecía que el título volaría a tierras italianas y cuando los azzurri se veían con el trofeo llegó el gol de Wiltord en el min.94. Los italianos con su moral derruida se enfrentaban a una prórroga. En el minuto 103 David Trezeguet con una gran volea daba el título, otra vez por gol de oro, a Francia. Nunca un mote, “Trezegol”, estuvo tan bien puesto.


En 2004 el campeonato llegaba a Portugal. Los lusos le pusieron todo para que fuera un gran torneo, se hicieron nuevos campos y su selección, que había tenido éxito en las categorías inferiores, tenía ante si el momento de refrendar esas buenas sensaciones. En este trofeo hubo varios reds. El cuadro de los Three Lions llegaban por primera vez en años con un técnico no inglés, Sven-Göran Eriksson se pusó manos a la obra en el 2001 tras la renuncia en el cargo de Keegan. El técnico sueco se llevó al país peninsular a estos “reds”: Carragher, Gerrard y Michael Owen, estos dos últimos ya se habían asentado en el equipo de Three Lions. El equipo de Eriksson fue encuadrado con Francia, Croacia y Suiza. Gerrard y Owen siempre fueron titulares con Eriksson, no como Jamie Carragher que no tuvo oportunidad alguna de poder jugar en el centro de la zaga, de mediocentro o de lateral. Terry y Sol Campbell eran inamovibles en la defensa para el sueco. En este torneo Gerrard marcó el que hasta ahora es el único gol del actual capitán en una Eurocopa. Fue en el partido contra Suiza, en un 3-0. Owen también marcaría un gol más tarde, se lo haría a Portugal, en el que sería el último partido de los ingleses ya que sólo llegaron a los cuartos de final y aquel partido siempre será recordado por el fallo de Beckham en su lanzamiento desde el punto de penalti. En la primera pena máxima contra los anfitriones el héroe del partido, Eduardo, dictó sentencia para los ingleses, marcando él mismo el último penalti.


Otros jugadores que vestían la zamarra “red” en esos años y que estuvieron en la cita lusa fueron estos: Por Suiza Stéphane Henchoz que no jugaría muchos minutos, los checos Vladimír Šmicer y Milan Baroš, o Dietmar Hamann en Alemania, ninguno tuvo suerte en este torneo si acaso los checos que llegaron a semifinales enfrentándose a la que a la postre sería la sorpresa del torneo, Grecia. Allí también hubo algunos que más tarde serían jugadores reds. En el cuadro de Iñaki Sáez, por ejemplo, fueron convocados los siguientes, Fernando Morientes que jugaba ese año en el Mónaco, y un joven Fernando Torres que con 20 años estaba en el Atlético de Madrid. Los españoles se fueron a las primeras de cambio. El torneo fue un cúmulo de sorpresas y la más grande fue la del cuadro heleno. La Grecia de Otto Rehagel se fue clasificando ronda tras ronda marcando un gol y como referencia absoluta el defender como jabatos. Se clasificó para una final en la que nadie daba un euro por ellos. Con un juego ultradefensivo se fue metiendo poco a poco en la final del Estadio de la Luz de Lisboa, Portugal lo intentó de todas la maneras posibles, comandados por Figo y Cristiano Ronaldo, parecía que más tarde o temprano los lusos se harían con su torneo pero a los primeros cuarenta y cinco minutos se llegó con empate. En la reanudación un córner sacado por Angelos Bassinas lo ponían en la cabeza de Angelos Charisteas que marcaba su tercer gol en el campeonato, a partir de ahí Grecia fue un frontón y Nikopolidis fue un muro, se defendieron como espartanos en las Termopilas. El equipo de Otto Rehagel se alzaba con el titulo contra todo pronóstico.




2 comentarios:

Anónimo dijo...

Sigurdsson ha llegado a un acuerdo con el Totenham

Anónimo dijo...

Sigurdsson vos te perdes jugar en el club mas grande de inglaterra.