martes, 11 de diciembre de 2012

The Lads: Dani Pacheco




Dani Pacheco, Cinderella Man



Dani Pacheco (5 de Enero de 1991, Pizarra, Málaga) atraviesa a sus 21 años un momento complicado en el Liverpool. Tras salir de su tierra para viajar a Barcelona y convertirse en pocos años, gracias a su talento, en uno de los futbolistas más prometedores de su quinta, aterrizó en Liverpool para triunfar en The Academy. Pronto caló en el aficionado red y todo el mundo ha esperado, por sus cualidades, verle triunfar en Anfield. No ha podido ser, teniendo que pelear en dos cesiones. En la actual temporada, Brendan Rodgers prácticamente tampoco le ha brindado oportunidades. Pese a ello y pese a que puede abandonar Liverpool, Pacheco no ha dejado de luchar y su habilidad como centrocampista de calidad sigue intacta.

Redacción Esto es Anfield

La carrera de Dani Pacheco comenzó en su ‘casa’. Pizarra vio nacer al que hoy es un jugador con mucho futuro por delante. En la localidad malagueña Dani se hizo jugador de fútbol y persona, algo en lo que mucho tuvieron que ver sus entrenadores en la “Peña los Cafeteras”, con Antonio Vázquez y, sobretodo, en la Peña La Vega de Pizarra. Allí captó la atención de los ojeadores andaluces y el club que más atento estuvo fue el Málaga, que se hizo con sus servicios. Dos años estuvo cerca de su casa, pero tras brillar en el Mundialito alevín con la selección española, el Barcelona se lo quitaba a los boquerones y lo llevaba a la Masía. Este gran salto no fue muy bien visto por Manolo Hierro, por aquel entonces el secretario técnico del Málaga, quien pensó que este cambio para lo único que serviría sería para hacerle volver otra vez a casa en menos que cantase un gallo. Pero el hermano de Fernando Hierro se confundió.





Con 12 años, en el F.C. Barcelona subió tres escalones de golpe y ya con edad cadete empezaba a jugar con el Juvenil del club catalán. Allí coincidió con una gran generación, con los que aún considera sus amigos como Thiago Alcántara, Bojan, Cristian Tello o Rochina. Dani, con el nueve a la espalda, no paraba de marcar goles y destrozaba las cinturas de los defensas rivales que se interponían en su camino. 




Con 15 años, el de Pizarra se puso en el punto de mira de los scouts ingleses, que en esa época se fijaban en los jóvenes valores que emergían en España. El día en el que dejó prendados a los ojeadores del Liverpool fue en un encuentro de Copa del Rey de juveniles y el rival era el Albacete. Allí Eduard Maciá uno de lo responsables de la captación para el Liverpool en aquellos años, se fijó en el malagueño. No era la primera vez que lo habían visto y se lo comentó a Rafa Benítez. Tras este episodio, los reds se harían con sus servicios y con 16 años desembarcaba en el Liverpool.




Dejar el Barcelona no fue tarea fácil, atrás dejaba su país, su idioma y los amigos. Cómo han cambiado las cosas, en aquellos años la cantera del Barça lo tenía difícil. José Ramón Alexanco intentó retener su marcha pero fue imposible, Acompañado de su padre, Salvador, llegaba a la ciudad de los Beatles. Allí Rafa Benítez, que ya había llevado a varios jóvenes (Mikel San José, Dani Ayala, Gerardo Bruna, Francis), fue quien confió en él. Dani se encontró con un gran equipo. Su sueño continuaba.




Allí también se encontró con Pep Segura y Rodolfo Borrell pero, sobre todo, con el entrenador que le iba a dar confianza, Rafa Benítez. El técnico madrileño siempre tuvo buenas palabras para el malagueño "Creo que Pacheco ha hecho hoy un partido realmente brillante. Ha sido un peligro constante en ataque. Nosotros le vimos la pasada campaña en el equipo de reservas y hoy se ha comenzado a ver su talento y calidad", dijo Rafa, que fue su gran valedor y confió siempre en él.




Con Xabi Alonso, Pepe Reina y Torres en el equipo, no tardó en adaptarse y poco más podía pedir, bueno sí, deseaba tener una oportunidad. Sus buenos números con las categorías inferiores (ganó la liga de reservas en la temporada 2007/2008) hicieron que el técnico madrileño contara con él y que se lo llevara a las giras de 'pre-season' del equipo red. Pero Dani ansiaba que le llegara el momento de poder escuchar en Anfield el You´ll Never Walk Alone. Sentirlo en el campo. Y ese sueño (dicen de él que es un soñador) que tanto había buscado, se hizo realidad un 9 de diciembre en el que le incluyeron en la convocatoria del partido de Champions League contra la Fiorentina. A 14 minutos del final, Benítez le llamó. Aquilani dejaba su puesto al malagueño y saltaba a Anfield.




Nunca perdió ni un ápice de la humildad que le han enseñado desde pequeño. Semanas más tarde jugaba en el Boxing Day contra el Wolverhampton y, esta vez con victoria, debutaba en Premier League. Esa temporada 2009-2010 jugó un total de siete partidos con el primer equipo (4 Premier y 3 en Europa).

Dani estaba en un buen momento, que se vio refrendado por la convocatoria para el Europeo Sub-19 que se jugaba en Francia. España llegó hasta la final pero perdió contra el país anfitrión. El malagueño sería máximo goleador del torneo con 4 tantos. Este gran papel hizo que varios equipos se interesaran por él y se llegó a pensar que, ya sin Rafa Benítez en el banquillo, la salida de una de las perlas de la cantera red se podría dar. Pero Roy Hodgson no quiso que uno de los jóvenes que despuntaban se fuera en esos momentos y Dani, por fin, tuvo dorsal con el primer equipo. El numero 12.



Pese a ello, el inicio de temporada fue terriblemente malo para el Liverpool. Dani no contó prácticamente con oportunidades (minutos sobre todo en Europa League y en Carling Cup) y Hodgson acabó abandonando a mitad de temporada Anfield dejando su sitio en el banquillo a la leyenda red Kenny Dalglish.

Con ‘King Kenny’, Dani empezó a entrar en las convocatorias pero tras meses sin disputar partidos, únicamente con el equipo reserva, cogió las maletas en forma de cesión rumbo a Norwich. Con los canarios revivió futbolísticamente convirtiéndose en figura importante para el técnico Paul Lambert en las últimas jornadas de Championship en las que el equipo consiguió ascender directamente, como segundo clasificado, a Premier League. Aunque sólo disputase seis partidos (3 como titular y 3 como suplente) acabó acumulando 251 minutos, dos goles y, sobre todo, el cariño de la grada de Carrow Road que aún sigue agradeciendo a Pacheco los buenos minutos dejados en Norwich.




La admiración que sus pases, carreras y talentosos gestos técnicos provocaron en los encuentros disputados en el tramo final de la segunda división inglesa, le valieron para volver a ir convocado con la Selección española. El Mundial sub-20 de Colombia fue la cita y los españoles llegaron hasta cuartos de final donde caerían ante Brasil, que acabaría siendo la campeona del torneo. Dani tuvo minutos en los seis partidos disputados.

Su regreso a Liverpool trajo el inconveniente de haberse perdido gran parte de la pretemporada por el compromiso internacional. De nuevo, la britanización de la plantilla, esta vez de mano de la continuidad en el banquillo de Dalglish, dejó sin sitio al malagueño que decidió seguir disfrutando del fútbol como lo había hecho en el final de temporada. Aunque muchas voces en Anfield pedían una oportunidad para la magia del andaluz, Pacheco regresó a España.

El Rayo Vallecano fue su destino para la temporada 2011/2012 tras una cesión del jugador del Liverpool al Atlético de Madrid y este llevándole finalmente a Vallecas. Allí, con el equipo madrileño recién ascendido a Primera por José Ramón Sandoval,  parecía que se daban las condiciones perfectas para que Pacheco tuviese un gran año. Por ello el Atlético dejó en el acuerdo una opción de compra al final de temporada.




Comenzó teniendo minutos, además, el equipo vallecano necesitaba a jugadores de su calidad y pese a participar en victorias importantes, su papel se fue reduciendo poco a poco hasta tener sólo la titularidad en una eliminatoria de Copa del Rey, o con media hora de juego en la goleada del Rayo ante el Osasuna por 6-0.

El entrenador dejó de darle oportunidades y en el tramo final de Liga se convirtió en un infierno para Dani ya que, pese asegurarle al malagueño que tendría minutos en partidos en los que los vallecanos se jugaban no descender, como el disputado ante el Sevilla en el Sánchez Pizjuán, terminaría inexplicablemente su etapa en la Primera División española con sólo 11 partidos jugados (ninguno como titular) y 266 minutos acumulados.

Cerrada la mala puerta del Rayo pareció abrirse en el verano de 2012 una muy buena en su regreso a Liverpool. El nuevo técnico Brendan Rodgers conocía a Pacheco tanto de su exitoso paso tanto por la Liga de Reservas (donde el entrenador estuvo al mando del Chelsea) como de su buena cesión al Norwich (donde Rodgers le vio como rival al ser éste el técnico del Swansea).

La pretemporada en Estados Unidos volvió a mostrar a los seguidores reds la mejor versión de un Pacheco que, además, se movía como pez en el agua en el ofensivo y dominante estilo de juego propuesto por el técnico del Liverpool. Nadie dudaba y menos aún al ver la confianza que el entrenador le daba, que, esta vez sí Dani tendría su oportunidad merecida en Anfield. Pero el final de pretemporada fue convulso en Liverpool y, como admitieron los propios gestores del club, se cometieron muchos errores a la hora del cierre del mercado de fichajes y la confección final de la plantilla.




Pacheco en teoría iba a formar parte, como jugador más que aprovechable, del primer equipo, pero, una vez más, ha comenzó la temporada volviendo a disputar minutos (y de nuevo destacando por encima de todos) en los reservas reds. Esta situación ha sido seguramente el golpe más duro para la moral del joven futbolista que, pese a ello, no se rindió y en las pocas opciones que tuvo (ante el Young Boys y el Anzhi en Europa League y el West Bromwich en Capital One) volvió a ser de lo mejor del Liverpool sobre el terreno de juego.

El jugador que cumplirá 22 años el próximo 5 de Enero, en un momento complicado de su carrera deportiva, sigue esperando la oportunidad que, por esfuerzo y sacrificio, claramente se ha ganado. A la afición del Liverpool le gustaría que fuese con la camiseta roja, al igual que a Pacheco, pero el tiempo pasa para una de las perlas del fútbol español que, muy posiblemente, volverá a buscar una oportunidad en otro lugar. Sea donde sea… YOU´LL NEVER WALK ALONE, DANI!!!!




2 comentarios:

leonardo saavedra dijo...

Gran jugador al que le dan pocos minutos en primera en detrimento de otros jugadores (borini) que dan menos de lo que se espera, espero que rogers no lo sigua relegando y lo deje jugar junto a suarez.

Till Lindemann dijo...

Dios te oiga leonardo