viernes, 16 de mayo de 2014

La firma invitada: Recuerdos de aquella noche en el Westfalenstadion.


"Ese "You'll Never Walk Alone" no se me podrá olvidar nunca."


Estos días se cumplen 13 años de la que es considerada por muchos como una de las mejores finales de Copa de la UEFA vividas, en ella se enfrentaba un gigante europeo que intentaba hacer una de las temporadas de su historia, el Liverpool, por el otro lado la ilusión de una pequeña ciudad del norte del País Vasco, el Alavés, como los galos de Asterix, los alavesistas fueron derrotando uno por uno a los equipos que se enfrentaban, los periplos de los dos conjuntos en esa temporada fueron desembocando en la ciudad del Río Ruhr, Dortmund. Allí estuvo uno de nuestros lectores y podemos decir muchos de nosotros, amigo, nos la debía dicha historia, gracias Aritz por compartirla con todos nosotros. 

Por Aritz Moreno Armentia (@EuskalentAritz)

Comenzaba la temporada 00/01, y tras acabar la liga anterior en sexta posición el Deportivo Alavés se clasificaba por primera vez en su historia para una competición europea. El Alavés, un equipo humilde de Vitoria-Gasteiz, ciudad de 240.000 habitantes que en cinco años  consiguió llegar de la segunda división "B" a competir con los grandes equipos de primera división.

El Alavés se iniciaba en Europa ante el Gaziantepspor de la liga turca, y estrenábamos la famosa equipación rosa que dio nombre a aquél Alavés, el "Pink team", con los nombres de los socios en las camisetas.

Después  vendrían Lillestrøm, Rosenborg (que venia de la liga de Campeones), el Inter de Milán del Chino Recoba. Al que cuando vinieron a Mendizorroza yo pensé que hasta aquí había llegado el sueño, y más después de ponerse 0-2 el Inter en Vitoria, pero se consiguió igualar el partido con un 3-3. Llegando a la vuelta a un Giuseppe Meazza en plena crisis he imponiéndonos en el coliseo italiano con un 0-2. Siendo el primer equipo de la liga en ganar al Inter en su feudo. Recuerdo que los tifossi lanzaron una moto en el estadio!



Y llegamos a los cuartos de final, contra el Rayo Vallecano. Y después en semifinales el bonito global de 9-2 a los Diablos rojos del Kaiserslautern. Y así nos presentamos en Dortmund. En la gran final de la copa de la UEFA. Allí nos esperaba el Liverpool, un grande de Europa con sus cuatro copas de Europa y dos copas de la UEFA. Que llegaba por primera vez a una final europea después de que los acontecimientos de Heysel dejasen al fútbol inglés durante cinco años sin competir en Europa.

Recuerdo que le dije a mi padre: "Aita, tenemos que ir a Alemania a ver la final. Que esto va a ser único." El me contesto que era bastante caro. Recuerdo que el viaje en tren más la entrada nos costó 80.000 ptas. a cada uno. Mi billete a la final me lo pagó mi abuelo de regalo de cumpleaños, regalazo. Y así llevé el parte de que faltaría tres días a clase a la profesora con una sonrisa en la cara: "¡Me voy a Dortmund!"

Para la final al coincidir colores se tenía que cambiar. Y al final se eligió la camiseta azul con banda dorada en el pecho, para disgusto de la gran mayoría de la afición albiazul y del jugador alavesista Hermes Aldo Desio, cuyo padre jugó en el River Plate.

Y así el 15 de mayo por la mañana nos dirigimos mi Aita, tres compañeros suyos de trabajo y yo hacia Mendizorroza, desde donde nos dirigimos en autobús a Irún para allí subir al tren-litera que nos llevaría a Alemania. Saldríamos un total de tres trenes y varios vuelos  chárter, unos 10.000 alavesistas en total. Y así cruzamos Francia, Bélgica y Alemania hasta llegar a Dortmund. El tren era una autentica fiesta, era un tren muy antiguo, que no tenia nada que ver con los TGV que veíamos en las estaciones. En las cuales cada vez que pasábamos por una nos hacíamos notar. Y las gentes muy simpáticas nos animaban también.

Y así desembarcamos en la estación alemana de ferrocarril, ya nada mas salir de la estación me percaté de que había mucha seguridad. Pero al final se podría decir que ellos se unieron a la fiesta pues no hubo ningún incidente.


Lo primero que vimos al acercarnos a la zona peatonal fue que ya estaba tomada por los reds. Que ya estaban "calentando" en las terrazas de las tabernas alemanas y lo que mas me impresionó fueron la cantidad de banners que tenían. Y que no paraban de cantar su gran repertorio de canciones. La mezcla de aficiones comenzó.

Nosotros marchamos a la carpa que había montado el Alavés en una céntrica plaza, donde llevaron por ejemplo a los cuatro gigantes de los reyes de la baraja de Fournier. También nos acercamos por la plaza de los supporters del Liverpool. Donde nos pedían que nos sacásemos fotos con ellos.


Y así el día pasó como un gran día de fiesta, ni siquiera la lluvia que cayó durante el mediodía arruinó la alegría. Y así nos fuimos al Westfalenstadion, el impresionante campo del Borussia. A la afición del Glorioso nos colocaron en la famosa grada sur amarilla, que ese día fue albiazul.


Llegamos pronto al campo y poco a poco  se fue llenando, y veíamos como se iba tiñendo de rojo el resto del estadio, unos 40000 reds... Salieron los jugadores al campo y al poco fue el impresionante momento de los himnos. Ese "you'll never walk alone" no se me podrá olvidar nunca.  Y así comenzó el partido, a los 15 minutos ya perdíamos 2-0. El segundo gol obra de un joven jugador que ya a mi me estaba encantando por como jugaba, que portaba el dorsal 17, Steven Gerrard. El Alavés pagaba cara su inexperiencia. Al Liverpool se le veía mas cómodo, también acababa de ganar las copas en Inglaterra...



Mané al ver como Houllier le estaba ganando la partida sacó un defensa, Eggen y metió a Iván Alonso. Y así al poco, jugada de Cosmin Contra que la cuelga y marca Alonso. Pero antes de la primera parte contra de Owen y Herrera el portero del Alavés comete un fallo clamoroso y comete penalti, que lo marca el bota de oro 2001, Owen. Al descanso 3-1.

Comenzó la segunda parte con toda la afición scouser animando, a los del alavés se nos oía poco. Pero llegó la pareja Contra-Moreno para igualar el marcador 3-3. En esos minutos se nos oía más a los de Vitoria. No nos lo podíamos creer, pero cuando mejor estaba el partido  salió Robbie Fowler y marco el 4-3. Pero el Alavés no bajo los brazos y en los últimos minutos aun con alguna decisión dudosa del colegiado, en un córner Jordi Cruyff  cabeceó un balón que daba para alargar más aquella noche mágica.

Aquel gol que nos dio la tercera Copa de la Uefa en nuestro palmares. 

Ya en la primera parte de la prorroga el Alavés se queda con diez por la doble amarilla de Magno. Y cuando ya todos veíamos el punto de penal para decidir el partido, Karmona comente una falta cerca del área por la que le muestran la segunda amarilla y McAllister manda el balón al área donde Delfí Geli golpeó el balón hacia dentro de la portería. Yo en ese momento pensé, bueno podemos empatar otra vez... pero no, sería gol de oro. Momento duro de lágrimas, desolación y tristeza. Que poco a poco se fue convirtiendo en orgullo. Momentazo también cuando el Alavés subió a por las medallas cuando toda la afición del Liverpool cantó: Alavés, Alavés, Alavés. Y cuando los jugadores del Liverpool nos aplaudieron cuando pasaron enfrente de nosotros.


Al final, no pudimos ganar los dos la copa. Lo que si que ganamos juntos Alavés y Liverpool fue el premio a la mejor afición de Europa. Y como no, desde aquel día el Liverpool ganó muchos simpatizantes reds en Vitoria y en mi un supporter más. Respect and YNWA.



FICHA DEL PARTIDO.

16 de Mayo del 2001.

Liverpool 5-4 Alavés.

LIVERPOOL: Westerveld, Babbel, Hyypiä ©, Henchoz (Šmicer 55’), Carragher, McAllister, Hamann, Gerrard, Murphy, Heskey (Fowler, 64’), Owen (Berger,78’).

Entrenador: Gérard Houllier.

ALAVÉS: Martin Herrera, Karmona ©, Téllez, Eggen (Iván Alonso, 22’), Contra, Delfí Geli, Jordi Cruyff, Tomic, Desio, Astudillo (Magno,46’), Javi Moreno (Pablo, 64’).

Entrenador: Mané



GOLES:

1-0 Markus Babbel min.3
2-0 Steven Gerrard min.16
2-1 Iván Alonso min.26
3-1 McAllister (p) min.40
3-2 Javi Moreno min.47
3-3 Javi Moreno min.49
4-3 Robbie Fowler min.72
4-4 Jordi Cruyff min.88
5-4 Delfí Geli (o.g) min.116.

ARBITRO: Gilles Veissière amonestó por parte del Liverpool con amarilla a Babbel y McAllister, por parte del Alavés con amarilla Martin Herrera, Téllez, Contra, Astudillo y con roja a Magno (doble amarilla) y Karmona (doble amarilla).

ESTADIO: Westfalenstadion, 48,050 espectadores.


10 comentarios:

R. Pilev dijo...

Muy buen post. El drama siempre esta presente en las finales que juega el LFC. Ojalá veamos pronto al Alavés en Primera de nuevo.

Leonardo Saa dijo...

Sin dudas esta final y la del 2005 han quedado en la historia por su emotividad por esto el Pool es un cuadro grande de verdad, esperemos volver en la próxima Champions a sentir este tipo de partidos.

Maik Gerrard dijo...

Es realmente increíble que te hayas enamorado de ese YNWA del que todos desearíamos escuchar en el estadio. Y otra final dramática, de esas que le gusta al Liverpool.

Gran relato nos has compartido Aritz, espero que sea el principio de una gran cantidad de aportes que hagas en Esto Es Anfield. #YNWA

Leonardo Saa dijo...

No todos los dias se logra ser bota de oro así que felicitaciones Luis y al Pool que te ayudo a ser goleador de Europa.

RAUL LOPEZ PARR dijo...

Que pesados los merengues!! Suarez bota de oro se queda en Liverpool!!

RAUL LOPEZ PARR dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
RAUL LOPEZ PARR dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
RAUL LOPEZ PARR dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
every day is like sunday! dijo...

Una vivencia muy linda y el momento perfecto en el que comulgaste con la doctrina "Red". Más de estos relatos por favor.

Alexis Mendoza dijo...

Hermoso post.

De lo mejor en relatos futbolisticos y que detallazo en fotografias. Un verdadero recuerdo.

Y más quizas por la vinculacion que hay para con este partido. Lo vi en casa con mi viejo, ya Liverpool hacia en mi corazón y que partidazo dieron, el 4-5 no es de todos los dias...mucho menos en finales.

Buenisimo post. Saludos Aritz !
Por cierto com va el Alavés hoy en dia.

Suerte.

#YNWA
Suerte