lunes, 23 de febrero de 2015

El día que el Rey dijo adiós.


King Kenny anunciaba su marcha.



Tras un partido de ensueño, un cuatro a cuatro en el Merseyside Derby, la leyenda decía basta, pero era una noticia que con el paso del tiempo se veía venir, demasiada presión sobre sus hombros y es que a veces ser héroe lleva una gran responsabilidad, pero era una noticia que ni jugadores, ni aficionados tenían en su mentalidad. Aquel partido de Heysel y el posterior de Hillsborough fue demasiada presión.

Por George Olmos (@george_olmos)

Dalglish ante de partir con el equipo hacía Luton hacía a sus pupilos una reflexión, no seguiría, las presiones al puesto le habían dejado sin fuerzas, el sueco Glen Hysen decía lo siguiente cuando el técnico y leyenda del Liverpool les dio la noticia "Hubo un silencio increíble. Si hubiese caído un alfiler al suelo, el ruido habría parecido tremendo. Nos dejó boquiabiertos. Nadie lo esperaba".

Tras llegar al banquillo un día después de la tragedia de Heysel, la noticia era tan asombrosa que en muchos lugares aún no creían tal magnitud de la misma. El Liverpool era líder en la Liga y en la Copa estaba en quinta ronda para enfrentarse al Everton de Howard Kendall, faltaba el desempate ya que en el partido en Goodison Park termino con borrachera de goles, 4-4.



Nadie se lo podía creer, ni esos jugadores más allegados al escoces, “No tenia ni la menor idea de lo que estaba por llegar y tampoco nadie más, ni si quiera aquellos que conocía mejor a Kenny” decía el medio irlandés Ray Houghton, “Pregunta a Alan Hansen, que era su amigo y que no tenía ni idea de la renuncia de Kenny. Podías ver como golpeo a cada uno de los jugadores aquella noticia. En el vestuario tras aquel 4-4 ante el Everton nadie tenía ni idea de lo que iba a suceder, Kenny estaba tranquilo, como siempre. Y a pesar de que habíamos jugado muy bien, tuvimos algunos errores defensivos terribles”.


Aquel resultado no fue la gota que colmó el vaso, Dalglish lo sufría en silencio aquella presión.

La presión que tenía era tal que Houghton sabía que Dalglish en demasía se ponía demasiada presión sobre él mismo “Kenny asume la responsabilidad de la gente. Él siempre se preocupa hasta por los limpiadoras y señoras del té en el Liverpool”.

Su lealtad hacía los suyos le hacía hasta estar donde no podía, como recordaba Houghton sobre un percance de su hijo Paul que vivía en Estados Unidos en aquella época: “Si él le llamaba por teléfono y le decía ”he roto mí coche” Kenny llamaba a los servicios de asistencia de Arizona para ayudarle”, por eso la presión que llevaba encima que “Pero no sólo con su familia, sino que tanto con los familiares de las victimas de Hillsborough y finalmente, todo tuvo su peaje. Tal vez porque los jugadores éramos jóvenes cuando nos pasó lo de Hillsborough y estábamos absortos en otras cosas, pero Kenny a adquirido demasiado en sus hombres y se vio afectado. Aunque él parecía estar bien por fuera”.

Hasta desde el lado toffee fue sorprendente dicha cuestión como recordaba el mítico portero del cuadro de Goodison Park, Southall. “Cuando salió la noticia todo el mundo en el Everton nos sorprendimos enormemente”.

Los periódicos se hicieron eco de tan magnitud de la noticia. 

Según informaciones tal despedida del escoces ya sucedió después de tan épico partido. King Kenny en rueda de prensa no podría esconder la emoción y decía que no podía soportar las presiones del puesto pero con una aclaración O, mejor dicho, "no puedo soportar las presiones que yo mismo me provoco en el intento de hacerlo bien. Es la primera decisión de las que he tomado que beneficia más a Kenny Dalglish que a los intereses del club. Tengo que irme enseguida. Si aplazara mi marcha sería perjudicial para mí y para el club".

Su hija Kelly, entonces un adolescente y ahora un periodista de televisión, dijo más tarde: "Él sólo dijo a mi madre la noche anterior,  que simplemente no podía seguir haciendo ese trabajo.  La muestra de como Dalglish anunciaba su dimisión como entrenador del Liverpool en 1991. Toda la emoción y el estrés de Hillsborough, todo el peso de la responsabilidad que sentía, había cobrado su precio. Hillsborough fue devastador para papá”


Dalglish y su familia no faltaron a casi ningún funeral de Hillsborough 

Ian Rush comentó como fue aquel día de febrero en el vestuario red "Teníamos llegando del entrenamiento y nos dijo que reuniéramos en el vestuario. Kenny entró y dijo que se iba. Estábamos en completo shock y sorprendidos. No pudimos decir demasiado, pero había lágrimas en sus ojos mientras hablaba. Era un gran hombre-manager. Él solía ​​tomar toda la presión de los jugadores y llevárselo sobre sí mismo. Mirando hacia atrás, se puede ver cómo todo se construyo dentro de él y no se lo dijo a nadie. Sin embargo, tomo un peaje al administrar un club grande, y tuvo que hacer frente a cosas a las que nadie más había experimentado. Creo que fue a virtualmente cada funeral después de Hillsborough. Pero él siempre ha sido un hombre muy reservado y nunca le pregunte por qué lo hizo."


Souness cogeria las riendas de aquel Liverpool, acompañado por el gran Ronnie Moran.

Los desencuentros con la prensa fueron otro gran hándicap para el escoces, Ronnie Moran sería el técnico hasta que tras tentar a Toshack que en ese momento era entrenador en España, con una proposición de 60 millones de pesetas por temporada, aproximadamente un 50% más de la cifra pagada a Dalglish, lo que sucedería es que al final cogería las riendas del club Graeme Souness que cobraría más que el galés, 90 millones, el escoces dejaba el Glasgow Rangers en una pelea entre el equipo protestante y el club de Anfield al que exigiría una compensación y es que claro el jugador pegado a su bigote dejaba los 35 millones por los 90 que cobraría, pero con una persona que parecía un predicador “Souness ha cometido el mayor error de su vida y el tiempo lo demostrará", comentó David Murray presidente del Glasgow Rangers.


David Murray no se tomó muy bien la salida de su técnico.

20 años después el Rey volvió para rescatar a sus subdititos de aquel desbarajuste llamado Hodgson, pero esa es otra historia que ya os contaremos.


1 comentario:

luigui valera dijo...

Excelente no sabía cómo había sido el primer paso de daglish como entrenador del club .. buen post