jueves, 7 de mayo de 2015

¿Brendan Rodgers o apostamos por el cambio?


¿Una pinta en el Pub?



Estas ultimas semanas con tantos acontecimientos fallidos por parte del Liverpool, la parroquia red se hacen una pregunta, si seguir con el proyecto de Rodgers o cambiar de plan y pensar en nuevos aires, pasar a nuestro pub, poneros cómodos, la primera invitamos nosotros, Bob, Bill, que no les falte a los supporters de nada.

"Cambio de rumbo”

Por Javier Cordero (@Javi15195).

El equipo dirigido por Brendan Rodgers se ha visto obligado a una transición dolorosa tras los acontecimientos ocurridos el pasado verano. Por una parte, la marcha de Luis Suárez, uno de los mejores delanteros del planeta, ha supuesto un bajón futbolístico para los inquilinos de Anfield. Más allá de su tremenda capacidad goleadora, sus recursos fuera del área eran clave para que su equipo alcanzara su cénit de fútbol: juego de espaldas, asociaciones, apoyos, desmarques de ruptura, asistencias... La secretaría técnica del Liverpool invirtió los 80 millones que el Barça dejó en las arcas por la compra del uruguayo para reforzar numerosas posiciones de cara a la presente temporada. Lovren, Lallana, Emre Can, Balotelli o Markovic fueron algunos de los refuerzos adquiridos por los reds para ganar fondo de armario o comandar al equipo en la temporada que se avecinaba. 

A pesar del frenético cambio que supuso para la plantilla todos estos movimientos, se esperaba que el entrenador irlandés supiera reconstruir el equipo a partir de los cimientos que asentó a comienzos de la pasada campaña, adaptando las nuevas piezas que había adquirido. Un fútbol que mezclaba lo asociativo con las salidas con espacios gracias a la explosividad y rapidez de jugadores como Sterling, Coutinho o Daniel Sturridge. Sin embargo, el fútbol del Liverpool ha carecido, durante toda la temporada, de una sinfonía que pudiera ser interpretada por los jugadores que componían la plantilla. Rodgers ha aceptado el cambio. Tras la marcha de Suárez, podemos añadir a la lista de inconvenientes el estado físico de Steven Gerrard. El capitán dominó la pasada Premier League haciendo las veces de mediocentro y siendo el eje sobre el cual giraba el fútbol asociativo de los nuestros. Las lesiones y su bajón físico han hecho que el entrenador norirlandés haya prescindido de Gerrard durante la temporada. Su antigua posición requería abarcar mucho espacio tanto en fase ofensiva como defensiva, y dibujar un estilo acorde a un futbolista de 33 años cuyas piernas no son tan frescas como antaño se antoja complicado. Y, para agrandar la lista de problemas, el sistema defensivo del equipo ha sido deficiente desde que Brendan ocupa el banquillo de Anfield. El equipo recibió una cifra cercana a los 50 goles en la pasada competición liguera, un número que podía sobrellevarse si tenemos en cuenta el poder ofensivo que tenía el equipo con Suárez y Sturridge en punta de lanza. Ante la pérdida del primero y las continuas lesiones del segundo, Rodgers podía suponer que fortalecer la parcela defensiva sería éxito de puntos este año.



Rodgers sacrificó su gran estilo ofensivo para reforzar su propia área

Tras una primera vuelta desastrosa, tratando de sacar rédito de los partidos a través de numerosos esquemas distintos que no dieron frutos, Brendan Rodgers apostaba por un 3-4-3 (transformado a 5-4-1 sin balón) para tratar de blindar su último tercio de campo. Tres centrales y dos mediocentros bastante juntos para cerrar cualquier posibilidad de contraataque rival y 9 futbolistas metidos atrás para cerrar espacios.  El equipo dio muestras de mejoría y Mignolet dejó su portería a cero en varios encuentros. No obstante, lejos de defender mediante un plan organizado, la acumulación de futbolistas 'rojos' en los últimos metros era el único argumento de peso para que el rival no hiciese gol. Los problemas radican tanto en términos colectivos (muchos desajustes) como en términos individuales (falta de verdaderos especialistas defensivos). El plan del míster por fin tenía cierta lógica, aunque jamás ha logrado un equilibrio constante: subvirtió las características futbolísticas de su equipo y ahora es la defensa la que adquiere mayor importancia en los partidos del equipo. Esto ha supuesto una disminución en los ataques, puesto que defender tan atrás con tantos futbolistas supone menos probabilidad de hacer daño en los contragolpes. Además, la circulación de pelota es lenta y demasiado horizontal. Eso provoca que el rival apenas se descoloque y sea más difícil hacerle daño. Tan solo las maravillas técnicas de Coutinho (el mayor acierto de Rodgers ha sido darle la posición de mediapunta) y los aciertos puntuales de Sterling de cara a puerta han permitido sacar adelante muchos encuentros. A ello se une el pobre rendimiento de los hombres gol: ni Lambert ni Borini ni Balotelli han rendido como se esperaba. En los últimos encuentros, el equipo no ha podido continuar con su esquema debido a la lesión de Sakho, por lo que ha pasado a jugar con cuatro defensas. Sin embargo, el equipo sigue con los mismos déficits en su juego y esto podría costarle la plaza que da acceso a la Europa League.

Los errores que Rodgers ha cometido esta temporada son inentendibles en ciertos aspectos, como los planteamientos tácticos que supusieron las decepcionantes derrotas que el equipo ha sufrido por Europa. La transición sufrida ha sido dura, y son varios los problemas que ha tenido el míster para formar una plantilla competitiva: malos fichajes, lesiones... No obstante, el míster debe seguir al frente del equipo, y deberá, en su cuarta temporada, dar razones de peso para seguir confiando en este proyecto. Necesita más tiempo, y solo podemos dárselo si echamos la vista atrás y recordamos a los Gerrard, Coutinho, Sterling o Sturridge dibujando poesía sobre el verde césped de Anfield. In Brendan we trust... pero solo de momento."

A tiempo de reescribir el guión.

Por Jorge De Castro (@jorge_decastro)

Hay que decirlo, ha sido una de las temporadas más decepcionantes en tiempos recientes, particularmente considerando lo vivido la pasada campaña. Casualmente (o no) las similitudes con la última temporada posterior a una carga por el título (2009/10) son espeluznantes.

De terminar segundos (ante Utd/City), a perder una pieza clave (Xabi Alonso/Suárez) sin sustituirla de la mejor forma (Aquilani, Glen Johnson, Kyrgiacos, Maxi / Lambert, Lallana, Lovren, Markovic, Moreno, Balotelli), eliminados en fase de grupos de Champions League (Lyon, Fiorentina, Debreceni / Real Madrid, Basel, Ludogorets), eliminados en semifinales de otras copas (Europa League / Capital One y FA), con un pobre inicio de campaña y un intento de resurgir poco antes del final que la primera vez se quedó corto (7mos,a 7 del Tottenham que fue 4to), y que en la secuela parece que será igual (5tos a 4to del United). Todo esto llevo a una marcada división en la afición que en la primera parte de este drama, unos pedían la salida de Benítez, otros la de Hicks y Gilette, y otro grupo la de ambos; en la segunda parte no ha cambiado el guión pero si los protagonistas con Brendan y FSG en primer plano. El final de esa primera entrega culminó en la salida de Rafa y la esperanza de la llegada de un entrenador con ideas frescas y fútbol atractivo como Pellegrini, pero quedó ahí, en esperanza y poco más ante la llegada de Hodgson. Hoy la esperanza va más allá de España, pero que de igual forma maravilló con una maquinaria amarilla y más allá de lo que periodistas y agentes alemanes puedan decir, no hay garantías de que no vaya a quedarse en esperanza como años atrás.


Klopp y benítez han sonado en los mentideros reds.

Rodgers ha cometido horrores esta campaña. Su terquedad en el arranque probablemente sea lo que hoy le cueste entrar en puestos de Champions League. Aunque tardó, logró darle la vuelta y encontrar un esquema que sacrificaba el juego maravilloso de la temporada pasada, con el fin de tener más seguridad en el fondo. Si bien la temporada pasada se sabía que con una dupla mortal en ataque no importaba recibir 3 cuando marcabas 5, Brendan se dio cuenta de que este año las piezas no eran las mismas y tuvo que buscar alternativas al fallido plan de verano. Y aunque parecía que el empuje final sería de ensueño, el ego ante la prensa en la buena racha y la presión terminaron por meterle una zancadilla al equipo como también le pasase a Rafa en el pasado.

Más allá de eso, y por más cizaña que se trate de meter en el asunto, los jugadores no le han hecho la cama. Aún en la decepcionante racha ante el Villa, WBA y Hull, los jugadores no dejaron de correr nunca (bueno, quizás algún delantero si…), simplemente lucían noqueados mental y anímicamente tras la derrota en Anfield ante el United. Y bien cuando corresponde al entrenador proveer y trabajar en esa fortaleza mental, hay cosas que escapan de sus manos como la inhabilidad a lo largo de la campaña de saber definir de cara al arco por parte de todos los jugadores de la plantilla.

El hecho de salir de Rodgers no es algo tan simple como cambiarse una camiseta, como parece verlo la mayoría que pide su cabeza. Un costo alrededor de los 10 millones de libras no es un lujo que un equipo que desesperadamente busca un delantero de calidad pueda darse, y a eso habría que sumarle el costo de un prospecto como Klopp o el mismo Benítez. Además, Rodgers no ha perdido el rumbo del todo, la idea sigue allí, y puede verse. El problema y la situación que atraviesa el club van más allá del entrenador. Tiene que ver con la plantilla, con los dueños, y las ambiciones de todos los involucrados. Debe haber claridad y una redefinición de la estrategia y asegurarse que haya sintonía desde las oficinas del club hasta el banquillo de Rodgers.

Nada garantiza que seguir con las similitudes de hace 6 años terminará tristemente igual, como tampoco hay garantías de que el panorama será otro. Lo cierto es que probablemente las similitudes terminen allí, al filo del abismo para el Boss, y me parece lo correcto. Quiero creer que la escena post créditos de esta película, será un paso en la dirección correcta.

Inestabilidad. 

Por Javier Martínez (@JaviMartinez82)

Si existe algún concepto que pueda definir al Liverpool esta temporada es ese. Y es que, no nos equivoquemos, el equipo de Rodgers este año, no ha brillado justamente por su jogo bonito, aunque mantenga un alto ratio de posesión. Si bien hemos encontrado un Coutinho, Henderson o Sterling en su máxima expresión, estamos ante una pregunta clave: ¿Es Brendan Rodgers el enemigo número 1 de Brendan Rodgers? Esa sería una de las pocas explicaciones que justifiquen los fichajes de jugadores como Lovren, Lambert o Balotelli. Y ahora nos preguntamos:”¿Y la temporada pasada qué?”. Easy, juntó al mejor Suárez con la velocidad de Sterling y la explosión (actualmente implosión) de Sturridge. Nada más. Yo no me he esmerado en encontrar más explicaciones. Y realmente si pensamos en frío no las hay. Con Suárez en Barcelona y Sturridge lesionado, el bombón se derritió. En realidad, no había proyecto, sino más bien un tridente en un estado de forma inmejorable. 


¿Pasandole los trastos? 

Eso sí, no quitemos mérito a Rodgers de lo logrado. Al revés, devolvió la ilusión a una afición que desde 2005 pocas alegrías había tenido. La ventaja de conocer bien la plantilla, factor imprescindible, le puede asegurar su continuidad, aunque otro patinazo en el próximo mercado de verano le situaría en el disparadero de salida. Para un club como el Liverpool, dentro de este fútbol moderno y globalizado ya no existen los “a corto plazo”. La ingente recaudación anual que recibe el club de los sponsors no permite que un “proyecto" fluya por sí solo cuando se tambalea lo más mínimo. Pensemos mejor en la vida sin Brendan Rodgers, antes de que a mitad de la temporada que viene, cuando ocupemos la duodécima plaza y lejos de puestos europeos empecemos a hacer experimentos. Fue bonito mientras duró. 

Jurgen Klopp anunció que su etapa en el Borussia Dortmund “it’s over”, ¿Se lo imaginan con su carácter ocupando el trono en Anfield? Yo por si acaso, ya voy mirando residencia de vacaciones a las orillas del Mersey que esto no me lo pierdo.

¿Y tu opinión cual sería? Todo desde el respeto como santo y seña de lo que es ser supporter del Liverpool.



6 comentarios:

Jesús Bórnez dijo...

Yo, sinceramente, aún sigo confiando en Brendan Rodgers. Es cierto que su tercera temporada en el banquillo de Anfield está siendo un desastre, pero en mi opinión, él no tiene toda la culpa. FSG (John W. Henry) y los jugadores también tienen culpa. TODOS. Es muy fácil echar a un entrenador, pero no a 23 futbolistas. La solución para evitar otro desastre las próximas temporadas yo creo que sería, empezando por la confianza del entrenador, en acertar con los fichajes cuando llegue el próximo mercado de traspasos. Traer más jugadores de renombre, aunque haya que rascarse más el bolsillo y dejarse de fichar a tantos futbolistas jóvenes con etiquetas de futuras estrellas mundiales. Está bien tener en la plantilla a jugadores jóvenes y talentosos, pero también es muy importante tener a jugadores con mucha experiencia. Una mezcla de todo y formar un buen cóctel para cosechar buenos y mejores resultados siempre. FSG no desembolsa tantísimo dinero como otros clubes en Inglaterra (Manchester City, Manchester United y Chelsea entre otros), pero pensando bien y despacio se pueden llegar a hacer buenos fichajes y acertar como años atrás sin gastar muchos millones de euros, como por ejemplo: Mignolet, Coutinho, Emre Can y Sturridge entre otros. El tercer año de Brendan Rodgers en el equipo Red es un desastre debido principalmente por el mercado de traspasos, equivocándose en fichar a algunos futbolistas, en mi opinión, algunos como: Manquillo, Markovic, Balotelli y Lambert. También se equivocó, en mi opinión, en no decidir dejar salir a algunos futbolistas que seguían en la plantilla mostrando un pobre rendimiento en el terreno de juego como: Brad Jones, José Enrique, Glen Johnson y Borini. Estos ocho nombres deberían no seguir más tiempo en el equipo Red y quizás alguno más (Touré, por ejemplo), pero sobre todo esos ocho futbolistas que he mencionado antes. También hay otra razón, aparte del mercado de traspasos, sobre el desastre de temporada en el tercer año de Brendan Rodgers como entrenador y es la venta del jugador estrella del equipo y uno de los mejores futbolistas del mundo al FC Barcelona: Luis Suárez. Sin él, los goles han desaparecido y de momento no se encuentra a nadie que pueda reemplazarle. Además, con Sturridge casi siempre en enfermería y con Sterling haciendo de goleador (que en realidad no lo es, pese a que el propio jugador se considere y se crea ser una estrella mundial después de ganar el premio Golden Boy 2014), pues a ver quién mete los goles porque no hay nadie. Bueno, sí que los hay, pero ni Balotelli, ni Borini, ni Lambert no son lo que se esperaban de ellos y normal que ya se haya perdido la confianza y la esperanza en ellos después de tantas oportunidades. En fin, en el próximo mercado de traspasos, hay que hacer muchas ventas y traer muchas compras si el Liverpool Football Club quiere volver a ser un equipo competitivo. Para mí, serían mínimo 9 ventas (ya he dicho antes cuáles serían para mi gusto) y 4 compras obligatorias (un portero suplente, un defensa lateral derecho titular, un mediocentro titular y un delantero TOP titular también). Sin duda, Ayre y Rodgers tendrán mucho trabajo por hacer en verano. Y yo confío en ellos, sobre todo en éste último. Si acierta bien y mejor, el Liverpool Football Club volverá a competir de verdad y a pelear por ganar la Barclays Premier League como en la temporada 2013/2014.

Jesús Bórnez dijo...

Por cierto, El Liverpool Football Club todavía no ha ganado ningún trofeo con Brendan Rodgers como entrenador, pero sí ha "ganado" otras cosas e importantes como por ejemplo, crear una seña de identidad, volver a una vieja filosofía de juego que parecía perdida. En la era Benítez, aunque se ganaban trofeos y demás, no se veía al equipo Red jugar al famoso "passing game", pero ahora con Rodgers sí se está viendo al equipo jugar muy bien al fútbol (sobre todo la segunda temporada). Desde que Brendan Rodgers llegó al banquillo Red, no solo está tratando de hacer un buen fútbol para su equipo, sino también otras cosas y que yo personalmente valoro mucho. Sus ideas, sus decisiones. Es decir, me gustó mucho cuando en su segunda temporada, Rodgers apostó por Gerrard como mediocentro y jugar con dos interiores a su lado, alejar a Luis Suárez de la banda y juntarlo con Sturridge para formar una delantera goleadora y temible. Además, entre otras muchas cosas, ha apostado de verdad por alguien de la cantera como Flanagan, está puliendo a una futura estrella mundial como es Sterling, está haciendo de Coutinho que sea un gran mago que en Anfield tanto gusta ver y encima está "transformando" y haciendo buenos futbolistas a jugadores como Jordan Henderson, el próximo y nuevo capitán del Liverpool Football Club después de la marcha de "Stevie G". Dejémonos de pensar en otros entrenadores y sigamos confiando en Brendan Rodgers. Él es nuestro jefe.

Un placer tomar unas pintas en el Pub de Esto Es Anfield.

Un saludo. YNWA.

Anónimo dijo...

Los resultados hablan por si solos, si queremos un Liverpool de vuelta a lo mas alto del fútbol mundial necesitamos un DT a la altura de dichas exigencias, un DT ganador, que sepa lo que es levantar títulos, un DT con jerarquía, que imponga, que despierte en los jugadores esas ganas de formar parte de su equipo, un DT que levante pasiones, que conecte con la aficion, un DT de respeto.
El equipo requerie algo mas, BR no ha podido darlo, tres años muy irregulares, falta de convicción en los partidos grandes, mala administración de la escuadra, falta de identidad, por que por mas que se diga que de pronto nos enrachamos y jugamos una serie de partidos de forma extraordinaria después caemos en situaciones opuestas y por eso mismo perdimos la premier el año pasado y estamos por perder la oportunidad de jugar champions en año que viene.
Yo opto por el cambio por que el técnico que mas se adapta a lo que todos anhelamos es Klopp, sabe lo que es enfrentar los problemlas y salir adelante de la adversidad, contagia a sus jugadores de esa garra que se necesita para sacar esos partidos importantes, sabe lo que es ganar títulos, ha formado una identidad futbolística muy similar a la de nuestro equipo, además puede que sea un atractivo para traer jugadores importantes que a pesar de que contábamos con el plus de la champions este año no pudimos traer a esos cracks, y así se van a ir la temporadas, técnico regular = temporada regular, técnico ganador = temporada ganadora, las cosas como son, y en caso de que se vaya Rodgers con el se debe de ir el comité que encabeza Ayre, pésima gestión, mas 200 millones de libras gastadas, 23 jugadores contratafos en tres años y a lo mucho 5 han dado buen futbol, ahora despertamos con la mala noticia de que perdimos el fichaje de Depay, si otra vez nos han comido el mandado, ahora a esperar otro jugador "excepcional" como Balotelli, juro que si vuelvo a escuchar otra declaración de BR diciendo que "excepcional" esto, "excepcional" aquello no respondo.

Eleazar dijo...

Què creo? Tuve aquì, un dèficit existencial. A pesar de que Rodgers me demostrò en esta misma temporada que -sin estrellas- podìa hacer un buen juego, al final nos venimos a pique y justo ahì es lo que le falta: Consistencia.

Serà falta de experiencia o no se què, pero a mi no se me olvida la expresiòn en su rostro al iniciar contra el Madrid, sentia que era demasiado para èl y eso lo detestè...El resto fue apoyar hasta el final, y cantar el You'll Never Walk Alone con el ala y el corazòn herido.

Puse mi cuero en el azador apoyandole, y si sigue en el banquillo lo seguirè haciendo, pero ojalà venga Klopp(aunque cada lo miro cada vez màs lejos)que es un comandante de tropas nato, con la actitud -de esa que le falta a Rodegers- necesaria para dirigir a un Gran Liverpool, que merece estar y que nunca debiò salir del grupo de los temibles; ah! ser temido en donde quiera que aparecieramos. Klopp nos devolverìa a donde pertenecemos.


You'll never walk alone!!


Red desde Nicaragua!!




ANDRES LFC PEREZ dijo...

Saludos desde Ecuador.
La verdad aun tengo esperanza en Rodgers, pese a sus equivocaciones siento que todavía puede hacer algo más por el equipo. Concuerdo con uno de los comentarios que señalaba que Rodgers nos devolvió un estilo agresivo y ofensivo, algo que lo habíamos perdido, a eso debo añadir que nos ayudo a recuperar algo importante en el fútbol moderno que es la presión, además no ha traído la ya no tan novedad del tiki taka (estilo que ha sido eliminado con estilos defensivos como los del Chelsea o físicos como los del Atlético o Bayern de Heynckes). La desilusión y falta de resultados sin duda van más allá del entrenador, pero... es por allí mismo en donde empiezan! Brendan debe reaccionar más rápido a los sucesos, dejar de lado la necedad en la que se enfrasca, y los fichajes. Hasta ahora me pregunto quien tiene la responsabilidad en los fichajes de Balo, la triple L (Lovren, Lallana, Lambert), Borini, y otros más?. Algunos de nuestros jugadores y entrenador tienen una mentalidad muy débil, tanto así que algunos están más preocupados de contratos jugosos o cortes de cabello, shishas, etc que en demostrar su valía y coraje en el terreno del campo. Inestabilidad, falta de coraje y una mentalidad débil nos han llevado a este punto. La lógica de Klopp enamora, es un guerrero, la genialidad táctica y fortaleza de Benítez también enamora. Pero el Liverpool saldría mal parado de un nuevo año de transición y relevos, no sé que tan dispuestos estamos a un nuevo periodo de aquellos. Cuando Hodgson estaba al mando leía algunas opiniones que decían que el árbol rojo estaba pudriéndose y que lo mejor era arrancarlo de raíz e iniciar de cero, pero con Rodgers ya superamos todo aquello y no tiene sentido volver a reinventarnos. Si Brendan tuviese que salir lo cambiaría sólo por Rafa y Jurgen. Con triunfos y derrotas amo al equipo, quizá por eso mismo: porque nunca me deja indiferente sea cual sea el resultado.

YNWA desde Quito Ecuador!

siempre con el Liverpool, siempre con Gerrard!

Pol dijo...

Hay varios factores a analizar del porque el LFC esta en esta situación.

Sinceramente creo (equivocado o no), que esto viene de lejos, de los años 90 con Moores de presidente. Allí comenzó el declive de nuestra amada entidad.

Entonces el club se convirtió en un gigante atascado en la antigüedad, cuando todos los otros clubes importantes se modernizaron y supieron ver hacia donde se dirigía el fútbol moderno de hoy en día, el LFC no.

En estos años el club fue a rebufo de los otros grandes de la Premier y de Europa, quedándose cada vez más lejos de lo que un día fuimos, un equipo campeón.

Volviendo a los tiempos actuales hace no mucho tiempo la entidad estuvo a punto de desaparecer o bajar a las cloacas del fútbol británico, gracias a la nefasta gestión de Hicks y Gillett. Esta fue la última gran aportación de David Moores vendiendo el club a estos impresentables.

A partir de aquí bajo el dominio de FSG hemos mejorado en varios aspectos:

Uno en el aspecto económico, bajando cada año la deuda que había hipotecado el club con Hicks y Gillett.

Otro buen aspecto y creo que el mejor hasta ahora de FSG ha sido en el tema comercial. Ahí el club ha firmado y ha conseguido muy buenos contractos, ya sea con el patrocinio de la camiseta o con otros patrocinadores más.

El último punto bueno ha sido la ampliación del estadio. Al fin se terminaba el miedo de irnos de Anfield.

Pero hasta aquí, porque en la gestión deportiva y no olvidemos que el LFC es un club de fútbol ha sido nefasta, horrible bajo mi punto de vista.

El primer error fue poner a Ayre como responsable de los fichajes junto con Rodgers. Se ha demostrado que es muy bueno consiguiendo contractos comerciales, pero muy, muy malo en la parte deportiva.

Con esto y junto con Rodgers hemos conseguido una nefasta planificación de la plantilla, sobretodo este último verano.

Otro tema mal llevado, ha sido que no hemos conseguido mantener a los cracks que hemos tenido en estos últimos años.

Xabi alonso, Mascherano, Torres y el último Suárez. Se han ido porque han visto que el club no era ambicioso y que no podrían conseguir nunca los títulos importantes quedándose en el LFC. Nos guste o no con el tiempo se ha demostrado que es así.

De los últimos 9 años solamente hemos ganado un título, y es uno menor, la Carling.

Nunca he visto a lo largo de la historia que un equipo con el palmares que tiene el LFC estuviera 25 años sin ganar una liga, y con apenas títulos importantes durante estas dos décadas y medias.

Solamente el año 2001 y la Champions del 2005 hemos hecho algo realmente importante.

Otra cuestión más es que si el año anterior quedando segundos en la Premier, pudiéndola ganar hasta la última jornada, y clasificándonos directamente por la Champions no pudimos traer a ningún jugador bueno, ya no digo un crack, sino un buen jugador simplemente, dice mucho de como esta el club.

En otros clubes importantes esto no hubiera pasado, pero con nosotros sí, y es nuestro pan de cada día desde hace muchos, muchos años.

Y creo que también influye entre otras muchas cosas, tener un manager que no ilusiona a los buenos jugadores a fichar por el LFC.

Este verano veo que suena con fuerza Ings, del Burnley, no digo que no sea un mal jugador, pero si este va a ser nuestro fichaje estrella en la delantera, dice mucho del nivel en que nos encontramos actualmente.

Espero y deseo que algún día volvamos a ganar títulos, y no solo uno importante cada 25 años, sino continuados. Pero la realidad del club dista mucho de conseguir esto.

Creo que después de tantos años tenemos como siempre, que apoyar a nuestro club del alma, en las buenas y más en las malas, pero siendo críticos, porque algo mal o muy mal se está haciendo si vemos los últimos 25 años del club, y algo bueno han hecho los rivales que nosotros no.

En fin para terminar creo sinceramente que la temporada que viene aspiraremos a quedar del 5 al 7 puesto. Ojalá me equivoque pero antes era un soñador y después de tantos años me he vuelto más realista con el estado actual del LFC.

Aun así ¡YNWA!