domingo, 23 de agosto de 2015

La firma invitada: @lordnapoli nos analiza al Arsenal.


Arsène ante sus miedos





Iñaki Lorda (@lordnapoli)

El próximo rival del Liverpool será el Arsenal, los de Rodgers viajan este lunes al Emirates para enfrentarse a un Arsenal que ha empezado titubeante, no es feudo en el que los de Rodgers saquen grandes réditos. Hemos pedido a Iñaki Lorda que nos analice al conjunto gunner ante esta cita tan importante, que llega pronto para ambos contendientes.

“El Arsenal tiene buen equipo juegan bien pero...”. Este es el razonamiento habitual del aficionado medio en el mes de agosto. Arsène Wenger es quien en esta últimas temporadas está tratando de corregir ese pero y convertir las sensaciones en hechos. Primero necesitó potenciar la plantilla con jugadores consagrados, entonces llamó primero a Özil y después a Alexis Sánchez. Empezó a conquistar títulos, algo que necesitaba la entidad tras una larga sequía. Pero esto no era suficiente. ¿Dónde ha fallado el Arsenal en los últimas años? En la portería. Arsène llamó a Cech. De esta forma mediante el portero checo solventó dos pájaros de un tiro: un portero acorde a la plantilla y un ganador nato, algo que necesitaba el grupo gunner.



Pero Arséne ha sufrido un cambio sustancial respecto a temporadas atrás: se ha vuelto pragmático. “Nada de teorías, nada especulaciones. Si el resultado es favorable bajamos las persianas y a otra cosa”. No creo que estas sean las palabras que el técnico alsaciano emplee con sus jugadores pero tampoco creo que estén muy lejanas a la realidad. El Arsenal actual no especula. Si puede hacer más goles, los hace. Pero si puede mantener el balón y realizar cambios defensivos sobre la marcha para así lograr los tres puntos, lo hace. En este Arsenal más pragmático hay un jugador clave: Coquelin. Este no fue llamado por Arsène, más bien fue él quien acudió para solventar un problema en el centro del campo. Pero hay un jugador que se está beneficiando de todos estos cambios y ese es Özil. Ha abandonado la banda aunque de vez en cuando le gusta dejarse caer en ella, juega detrás del punta, de 10. Últimamente es Giroud quien actúa de nueve ya que Alexis pasa a la banda y Walcott todavía no tiene ritmo competitivo. El alemán se siente cómodo, se asocia con Cazorla y Ramsey tantas veces como puede e incluso con un Alexis que no para de tirar desmarques. Además, a diferencia de la temporada pasada, tiene desde el primer día una bala en la banda derecha: Bellerín.



Por lo tanto, estamos ante un Arsenal que pese a mantener prácticamente la misma plantilla que la temporada pasada, muestra registros diferentes como vimos ante el Chelsea o Crystal Palace. Que se haya vuelto pragmático no significa que desprecie el balón, tan solo sabe guardarse cuando resulta necesario. No es un Arsenal peor, es un Arsenal diferente, más útil.



No hay comentarios: