lunes, 26 de octubre de 2015

Liverpool 1-1 Southampton, Klopp busca lo que Panenka.


“Que te aplaudan al irte y no al llegar.”



Por George Olmos (@george_olmos)

Esto pensó Antonín Panenka cuando era jugador de la mítica República Checa que dio la sorpresa al mundo en aquella Eurocopa. Seguro que Klopp está muy agradecido a este recibimiento, que la gente esté de tu parte es bueno, pero seguro que también el técnico alemán querrá lo que aquel icono: Que me aplaudan al irme y no al llegar.

El Liverpool llegaba con la ilusión de un niño a su partido contra los 'saints', Anfield empezaba a ser lo que antes fue:  Ruido, lucha, voces desgarradas, empujar... Pero los de Koeman no son un rival fácil. Temporada tras temporada los 'saínts' ven debilitada su plantilla, pero no así sus arcas.

El técnico holandés va haciendo remiendos curiosos al equipo 'saint', una plantilla que compite muy bien y que lo demostró en muchas fases del encuentro de ayer. Por su parte, el Liverpool estaba expectante ante la posibilidad de ganar el primer partido de la era Klopp, que tendrá que esperar unos días más.

Klopp pide tiempo y por momentos todo parece un cuento de Lewis Carroll, en el que el tiempo era muy importante para aquel conejo que rondaba un mundo difícil de encontrar. Pero, sí, se necesita para que estos engranajes empiecen a funcionar. El técnico alemán no quiso tocar mucho con respecto al equipo que jugó ante el Rubin Kazán entre semana, tan sólo la entrada en el equipo titular de Lucas Leiva por Joe Allen. El brasileño, que comenzó la temporada pendiendo de un hilo su continuidad, está dando razones para que esas dudas que tuvo el anterior técnico se vean día a día disipadas. Fue de los mejores del encuentro, el extintor que cuando había un pequeño fuego, allí estaba para apagarlo. Gran partido el suyo.


Gran partido de Lucas Leiva en la medular Red.

El poderío aéreo del equipo de Koeman

El Southampton tiene mucho poderío físico y así lo demostró: Fonté y Van Dijk ganaron casi todos los duelos aéreos a la zaga red. En la primera parte basaron parte de sus oportunidades ante la portería de Mignolet en el balón parado, siendo muchas veces un dolor de cabeza para la zaga red en centros y córneres. Sabían que su poder estaba en el juego aéreo y así lo hicieron. Y  a esto hay que sumarle al delantero italiano Pellé, que hizo lo que mejor sabe, bajar balones para una segunda jugada.

Alberto Moreno, un puñal por su banda.

El lateral español desde hace unos meses se ha convertido en la primera baza para entrar como cuchillo en mantequilla por su banda. Sube y baja con un poderío físico que le hace ser muy importante para el organigrama de Klopp. En los primeros instantes su banda fue el motor del ataque del Liverpool,  también contó con un Tadic que le dio muchas facilidades ya que no ayudó mucho en su banda a Soares (el jugador balcánico es demasiado intermitente) y esto lo aprovechó Alberto Moreno cuando conectó en los primeros compases con Lallana y Coutinho, que vieron entrar al lateral español muchas veces por el flanco izquierdo.



Imperial Alberto Moreno en todo el encuentro.

La intermitencia de Lallana y Coutinho.

El jugador inglés es demasiado intermitente, intenta ayuda a crear, pero muchas veces no consigue conectar bien sus cables para que esto funcione. Por su parte, el brasileño tiene un problema, conduce demasiado, a veces un pase a tiempo es una ganancia, todos sabemos de su calidad, pero cuando lleva más de cinco metros el balón, se hace previsible, sus mejores jugadas llegaron cuando se desmarcó de su banda y actuó rápido.



Todo lo contrario que Emre Can que desde la llegada de Klopp ha actuado en su posición, en el medio, donde puede mostrar todo su esplendor. El medio alemán con Lucas a su lado se puede desmarcarse más y llegar al área rival para ser esa segunda jugada necesaria, lo que le hace por momentos ser un arma de confusión para el contrario.

En la segunda mitad las cosas siguieron por los mismo derroteros, los reds buscaban la portería de Stekelenburg y siempre actuando por la banda de Alberto Moreno, donde el español se convertía en el mejor compañero. Fue un dolor de cabeza para el 'saint' que quiso pararle en esa banda. En los primeros instantes de la segunda parte una conexión entre Coutinho, Lallana y el lateral hizo que este último se adentrará en el interior del área y su pase atrás no pudo ser rematado por Milner para conseguir el primer gol. Lo siguió intentando el lateral en siguientes jugadas, pero no encontraba rematador. Una pena.

Benteke is back.

Tras una lesión que le ha tenido fuera de los terrenos de juego durante un tiempo, ayer salió en la segunda parte, como en el encuentro europeo. Esta vez fue por un gris Origi  que necesita correr y ayer el ataque estuvo muy estático. Esta es una de las cosas que aún no hemos visto de Klopp, sus equipos son el contraataque por excelencia, pero ayer con un equipo como el 'saint', que se resguardó en su guarida (a la espera de que apareciese Mané, que fue otra vez el mejor en el equipo de Koeman) para robar y salir a la carrera.



Desconexión en la zaga Red.

Una de las cosas que no cambian es la desconexión que sufre el Liverpool algunas veces en el centro de la zaga.  Skrtel y Sakho se desconectan por momentos y Mané ya avisó en un córner lo de que haría minutos más tarde: Toque al primer palo a la salida de un córner y en el segundo estaba la bala de Mané preparada, aunque está vez falló.

Un cambio que sí se ha visto en estos pocos días de Klopp al mando, es como se defiende en los saques de esquina. Es un marcaje mixto, en el que hay marcas individuales con marcajes zonales. De momento hay que engrasar las piezas,  poco a poco. Tiempo es lo que se necesita.

Benteke la segunda que tuvo no falló. El delantero marcó un gol glorioso. 'Big Ben' se alzó al cielo y realizó un remate de cabeza prodigioso tras un gran centro de Milner que se coló en la escuadra de la portería de Stekelenburg que, pesé a su estirada, nunca pudo llegar a donde la había colocado el nuevo delantero red. Pocas oportunidades necesita el belga para marcar, lastima esa lesión que le ha tenido apartado.




El momento de Mané

Tras el gol Red empezó el momento de la bala de los 'saints', que ya avisó en una jugada en la que Alberto Moreno estuvo esplendido. Tras un córner, se vio una carrera digna de los 100 metros lisos y ahí el defensor español sacó maravillosamente el balón. Pero, como hemos dicho, Mané rondaba el gol. Además, la zona derecha del área del Liverpool estaba siendo el punto ciego de los reds, así  que tras un saque de falta, el balón fue al segundo palo, hubo un toque de cabeza y Mané apareció sólo para . Con lo que a falta de pocos minutos para el final ya se daba por difícil que Klopp consiguiera su primera victoria.


Mané marcó el gol de los "saints", minutos después era expulsado por una dura entrada a Alberto Moreno, segunda amarilla, como siempre llevó el peligro a la zaga Red.

Klopp necesita tiempo.

Así lo pidió al ser presentado y hay que intentar dárselo. De momento no se van a ver muchas cosas, por eso hay que darle tiempo. Al finalizar el partido el alemán  comentó que "el fútbol no es un cuento de hadas. A veces queremos escribir buenas historias pero hoy no fue así. Podemos cambiar muchas cosas si fuera necesario, pero no todas las cosas se van a ver desde el principio. Si trabajas en algo  y no lo haces al 100%, mejor intentarlo al día siguiente". Y es que ya lo dijo Panenka: “Que te aplaudan al irte y no al llegar"


Primera celebración de esperemos muchas de Klopp.

1 comentario:

Jesús Bórnez dijo...

Buen texto, Jorge.

No olvidemos cuando Jürgen Klopp exigió PACIENCIA en su presentación como nuevo entrenador del Liverpool. Estos no son sus jugadores, necesita al menos un año para acercarse realmente a lo que él quiere. Temporada de transición. "He wants heavy metal football, but Liverpool are like a church choir", como decía Jamie Carragher el otro día en Sky Sports. Creo que en el próximo mercado de invierno llegarán algunos fichajes, sobre todo jugadores de banda en ataque y si al final Lazar Markovic no vuelve en invierno, seguro que el jugador serbio volverá a ser un jugador muy válido la próxima temporada. Hasta que eso suceda, y desde la llegada del técnico alemán al banquillo de Anfield, mi XI favorito ahora es el siguiente (4-3-2-1): Mignolet; Clyne, Lovren, Sakho, Moreno; Lucas, Can, Henderson, Lallana, Firmino; Benteke. Cuando haya más jugadores de banda en ataque y menos "enganches" veremos de verdad ese 4-2-3-1 que tanto le gusta y utilizaba en el Borussia Dortmund.

En fin, a seis puntos de entrar en el TOP-4. Poco a poco. Se puede conseguir. Nunca caminarán solos. We believe!