viernes, 11 de diciembre de 2015

Y vas y te encuentras de pintas con un jugador del Liverpool, la historia de Mad Erik


Mad Erik, un cult-hero para los supporters Reds.



No, no se asusten, no es que hayamos pillado en un renuncio a un jugador del Liverpool, está historia sucedió en una final de competición europea, en 2001, a las orillas del rio Ruhr. Cuando te da un pellizco en el corazón el Liverpool, parece que el moratón no se quita para toda la vida, eso le debió pasar a Erik Meijer en aquella final de la Uefa del 2001.

Por George Olmos (@george _olmos)

Situemos al personaje en cuestión, Erik Meijer, delantero tanque, que no por ello goleador, trabajador incasable y sin dejarse nada dentro en cada partido, con esta carta de presentación llegaba el holandés al Liverpool, tras un periplo por el fútbol de su país y con desembarco en el fútbol alemán, en dicho campeonato con no grandes números, hizo que en 1999 el Liverpool le interesara sus características y llamara a su puerta, llegaba como segundo plato, ya que en aquel equipo Red, Michael Owen, Robbie Fowler o Emile Heskey eran los que ponían música a los goles a la grada de The Kop, pero con su trabajo, lucha y no con sus goles (2 goles tan sólo), se convirtió en un jugador adorado por Anfield, su camiseta partido tras partido que el holandés salía debía ser para la lavadora, lo dejaba todo en el campo.



Años después se le preguntó por qué de esa popularidad entre los aficionados Reds, a lo que Erik contestó “Espero que sea porque yo trabaje duro todo lo que fue posible por la camiseta red. Estaba orgulloso de jugar para el Liverpool. Tuve que competir con otros tres delanteros Owen, Heskey y Fowler. Todos estaban mejor que yo, así que tuve que tomar la decisión de sentarme y ver el fútbol o ir a otro lugar a jugar”.

Pero Erik pasó al corazón de los aficionados Reds, ya que daba el 110% en cada partido que jugaba, animaba a sus compañeros cuando estaba en el campo y su sola presencia hacía que sus compañeros dieran un poco más en cada jugada. La llegada de Heskey fue el momento en el que el holandés decidió volver a la Bundesliga, quería aún demostrarse que era valido.

Pero vamos al momento, Dortmund, final de la Copa de la UEFA del 2001 contra el matagigantes, el Alavés, recordaros la historia que nos contó Aritz de aquel día,  un equipo con coraza, escudo y espada, allí en 2001 Erik con unos cuantos amigos, se dirigió a la ciudad alemana, como un aficionado más, el que fuera delantero del Liverpool se volvía a poner la camiseta Red y  ataviado con dicho distintivo y pensando en pasar una tarde de buen animo , se dirigió con sus amigos a la plaza donde se concentraba la marea Red,  con ganas de cantar, fue cuando sus amigos, todos ellos con la zamarra del Liverpool y con un nombre en la espalda “Erik Meijer”, allí algunos supporters se dirigieron al grupo de amigos de Erik y preguntaron qué donde habían sacado dicha indumentaria, a lo que ellos contestaron “Bueno, porque Erik está aquí”, en ese momento todo el pub donde estaban, se dieron la vuelta y vieron al que había sido su héroe, en ese momento ríos de cerveza y cánticos sonaron en las gargantas de los supporters Reds, y como no, de Erik también, que recuerda aquel día de tal manera “Tuve que cantar algunas canciones con los chicos. Fue una gran tarde. Uno de mis mejores momentos como supporter, cantando canciones en un gran plaza”.


Erik con los supporters en Dortmund.

Erik tan sólo perforó la portería en dos ocasiones, fue ante el Hull City, “El partido ante Hull fue mi primer partido, anoté dos goles y el Liverpool ganó. Fue un buen comienzo, pero fue sólo el comienzo”.



Hoy en día Erik es analista para la Fox, Sky para Holanda y Alemania, pero sobretodo sigue siendo un aficionado Red.



Ya lo dijo Jamie Carragher:
“Mad Erik, Creo que él definitivamente fue un héroe”.

No hay comentarios: