miércoles, 14 de septiembre de 2016

@montse_garcia nos analiza a @GWijnaldum


Wijnaldum del puerto de Rotterdam a Anfield



El holandés ha sido uno de los grandes fichajes del equipo de Klopp esta temporada. El entrenador alemán ha contado con él todos los partidos, dando dos asistencias. Le hemos pedido a Montse García, que sigue al conjunto magpie nos analice al nuevo medio Red, algo de luz sobre un buen fichaje, nadie mejor que ella para hacerlo.

Montse García (@montse_garcia)

Las últimas temporadas del Newcastle United han estado protagonizadas por la mala gestión de la plantilla por parte de Mike Ashley. Las ventas no fueron compensadas con la llegada de jugadores de un perfil similar para evitar vacíos y, en consecuencia, fue mermando la calidad, versatilidad, talento y proyección. Sin embargo, continuaba poseyendo un plantel que, dirigido por la persona idónea, habría sido capaz de pelear por una plaza europea. Por el contrario, la identidad fue desapareciendo y con ella la ambición hasta consumarse el descenso, a pesar confiar en Rafa Benítez para las jornadas finales. 

Poco puede salvarse de la temporada 2015/16 pero Georginio Wijnaldum merece una mención especial. Hace un año, en julio, el Newcastle United anunciaba su fichaje por 20 millones de euros procedente del PSV Eindhoven. Sus primeros años estuvieron asociados al Sparta de Rotterdam, donde despertó el interés de los principales clubes holandeses como PSV, Feyenoord o Ajax. Más allá de lo deportivo, guarda un gran recuerdo de su paso por el club y por el trato recibido. Tal y como él mismo asegura en una entrevista para la UEFA en 2013, se preocuparon por su integración y no dudaron en facilitarle una persona que le pudiera llevar a los entrenamientos y la escuela mientras no tuvo coche.Tras varias campañas compaginando su buen hacer en el Sparta y en las categorías inferiores de la selección holandesa, decidió escuchar nuevas ofertas para continuar con su crecimiento. Así llegó al Feyenoord donde su precocidad no le impidió debutar en partido oficial con apenas 16 años y hacerlo en Europa al rondar la mayoría de edad. El club comprendió el grado de importancia que era para Wijnaldum que su madre viviese cerca de él, así que la directiva puso a disposición de ella una casa para que pudiera vivir en Rotterdam. Tras cuatro temporadas, y donando una cantidad de dinero al que había sido su equipo como agradecimiento por el trato recibido, sería el PSV quien le abriría las puertas repitiendo el modus operandi habitual: no necesitaba de excesiva adaptación para debutar y ser uno de los jugadores a destacar de cada plantilla por sus goles y asistencias. Tan solo una lesión de espalda en la temporada 2013/14 le apartaría de su mejor rendimiento ya que no llegó a disputar una docena de partidos. 


Sus buenos números en el Feyenoord le dieron la puerta para ir al PSV 

Con 24 años aterrizó en la Premier gracias al Newcastle United. Abandonaba de esta forma el centro del campo del PSV y su capitanía para convertirse en un jugador capaz de marcar las diferencias y ser la única nota positiva en una temporada para el olvido. En su carta de presentación figuraban importantes goles no solo con sus equipos sino con Holanda. Fue el autor de uno de los tres tantos que su selección marcó a la anfitriona Brasil para hacerse con el tercer puesto en la Copa del Mundo. Fiel a su estilo, su calma en el centro del campo permitió a los jugadores de ataque como Robin van Persie o Arjen Robben desempeñar su mejor versión con libertad para brillar. Desde las categorías inferiores se había mimetizado en el 4-3-3 habitual desempeñando el papel de extremo con absoluta libertad para moverse por el área y desmarcarse para poder finalizar la jugada. Entre sus hazañas como urraca destacan los cuatro de los seis tantos anotados en la goleada al Norwich. De esta forma, se convertía en el segundo jugador holandés en marcar un póker goles en la Premier. El primero había sido Hasselbaink en el año 2000 en un partido entre el Chelsea y el Coventry. La dupla de ataque compuesta por Wijnaldum y Sissoko proporcionó los momentos de mayor alegría para los seguidores del Newcastle. Ellos aportaban el factor diferencial y el punto de inflexión. 


Es versátil y sabe adaptarse a las exigencias del guión. Si pudo hacerlo en St. James's Park, lo hará a las órdenes de Jurgen Klopp para un proyecto consistente. En el Liverpool encontrará la estabilidad necesaria para dar el salto definitivo en su carrera y sabrán cómo aprovechar al máximo todas sus virtudes. Es un jugador hábil, con facilidad para el regate, la verticalidad en el juego y profundizar. Todo ello unido a un buen golpeo de balón y visión de juego que le permite hacer dianas y regalarlas a los compañeros. Sin duda, viéndole jugar queda claro que tomó la mejor decisión cuando decidió ser futbolista. A diferencia de otros niños, su sueño no era dedicar su vida al balón. Prefería ser gimnasta o acróbata. Tras disfrutar de una jornada de puertas abiertas junto a un familiar en la cantera del Sparta sintió el mismo cosquilleo que recorre a los aficionados al fútbol cada vez que le ven jugar.