martes, 4 de octubre de 2016

Las 10 reglas personales de Klopp para el éxito. (Parte I)


Klopp hace campeones.



Por Jorge De Castro (@jorge_decastro)

Klopp tiene unas reglas que suelen funcionar, si sus jugadores las siguen podrán triunfar, sino lo hacen se quedarán en el camino. El técnico alemán hace campeones, estas son sus diez reglas para lograr el éxito del técnico nacido en Stuttgart. Las dividiremos en dos posts. 

1. Recuerda que el éxito viene desde dentro.

Más te vale mantenerte fuera del camino de Jürgen Klopp si su equipo acaba de perder. Jueces de línea, periodistas, incluso los propios jefes de prensa del club… nadie está a salvo de las explosiones de molestia del alemán tras una derrota. Este volcán de entrenador vive para ganar.

Hay una cosa que impulsa a Klopp: el éxito máximo. Este ha sido el caso desde que era niño. Norbert, su padre aficionado al deporte, lo encarriló bien fuese en ski, tenis o fútbol. “Me amaba”, recordaba Klopp en una entrevista en 2009 con Die Zeit, pero nunca me daba la más mínima ventaja, nunca me dejaba ganar.”

Una mañana de sábado, luego de que su padre lo venciera 6-0, 6-0 en tenis nuevamente, Klopp le gritó “¿Crees que estoy disfrutando esto?” A lo que su padre le gritó de vuelta, “¿Crees que yo lo estoy haciendo?”.



Norbert Klopp, exigía mucho y elogiaba poco. Poco antes de su muerte debido a un cáncer a la edad de 68,  ya bastante grave, representó a su equipo de dobles una última vez. Esta dedicación obsesiva está en la sangre de Jurgen Klopp también.

Esta motivación especial deja su marca en los jugadores de Klopp también. En cada sesión de entrenamiento, les inculca la idea de que el éxito viene puramente desde dentro, de tus propios esfuerzos. Cada jugador debe tener responsabilidad por sus propias acciones y comprometerse a una meta común.

“Si estás lleno de motivación como jugador, si estás lleno de concentración… Entonces tengo los brazos abiertos”, explicaba el alemán de 48 años cuando llegó a Liverpool en octubre pasado. “Si no lo estás, desde luego soy duro, pero solo porque el trabajar con jugadores que no entienden la parte profesional de esta vida es una pérdida de tiempo.”

2. Es en tus días malos en los que demuestras cuanto vales.

Pasión, hambre y voluntad son fundamentales para Jürgen Klopp. Quiere gigantes mentales en su equipo, gigantes motivados por una “obsesión apasionada”. Puede sonar directo, pero tiene su lógica.

“Cualquiera puede tener un buen día. Pero tienes que ser capaz de demostrar lo que tienes en un día malo. Por eso vives como deportista. Debes dar la pelea” dice Klopp.

El ídolo de Klopp cuando era niño era Karlheinz Förster, un defensor de la selección alemana y del VfB Stuttgart, quién quizás no era un superdotado con talento natural pero siempre tenía la actitud correcta.

Hacerle frente a un oponente que es objetivamente mejor que tú, mostrando un gran esfuerzo y pasión es “una experiencia importante para la mente y el corazón”, dice Klopp. “Porque es en momentos como esos que entiendes que tienes un poco más dentro de ti”.

Klopp tiene una habilidad excepcional, un sexto sentido para sacar ese “poco más” de sus jugadores. Es precisamente esta habilidad la que le llevó a transformar jugadores promedio de la Bundesliga como Kevin Großkreutz y Erik Durm en estrellas e incluso campeones del mundo.


3. Siempre se tu mismo, sin importar lo que hagas

Jürgen Klopp es Jürgen Klopp. Siempre lo ha sido, bien fuese como jugador amateur en Pforzheim, Sindlingen y Frankfurt, como profesional en Mainz, o como entrenador en Mainz, Borussia Dortmund y ahora en Liverpool.

Si pides a Klopp, obtienes a Klopp, 100 por ciento. El alemán era auténtico bastante antes de que se pusiese de moda.

La personalidad abierta y amigable de Klopp tiene su motivo. Él opina que los jugadores verían inmediatamente a través de algo tan falso. Por lo que Klopp cree que no es un problema mostrar debilidades en ocasiones. Quiere trabajar en un ambiente placentero.



Para Klopp, es un estereotipo errado el que no puedas ser amigable como entrenador. Al contrario, debes “dar un buen trato siempre que sea posible”, ya que este método propicia el buen ambiente.

Al mismo tiempo, todos saben que el volcán activo dentro de Klopp puede hacer erupción en segundos si lo tomas en su lado malo. Quién no lo obedezca será apartado, sin piedad.

Esto le sale natural a Klopp. Él no es solamente inteligente, simpático y habilidoso en lo que hace; es 100 por ciento profesional en sus ambiciones.

4.Usa el humor para darle la vuelta a los problemas

Jürgen Klopp es un maestro de la motivación. Su manera de expresarse es quizás su mejor don, y no solo cuando se trata de lidiar con la prensa. “Es perfecto expresando su punto de vista” dice el presidente del Borussia Dortmund Hans-Joachim Watzke.

Eso te hace acomodarte y prestar más atención. Jürgen nunca es aburrido”. Klopp nunca ensaya lo que va a decir. Es importante para él ser espontaneo, y el humor es una de sus armas más vitales.

Él sabe que pocas palabras bien dichas pueden aliviar la presión y hacer que la gente encuentre aspectos positivos en cosas que previamente veían con negatividad. Los psicólogos llaman esto “reencuadre”. Klopp  insiste en que no lo hace deliberadamente, pero ese no es el punto; el efecto final es el mismo. Tiene la habilidad de convertir problemas en oportunidades.



A veces, Klopp lo hace simplemente quedándose en silencio. Durante la Copa de Alemania en 2012, le mostraba fotos de finales de copa previas a los jugadores en el vestuario sin decir una palabra. El resultado fue un equipo arrasando a través de las rondas de la competición hasta humillar al Bayern Munich 5-2 en la final.
5. Comprometete a un conjunto común de valores.

Jürgen Klopp no es amigo de sus jugadores, es un compañero. Tiene el máximo respeto por sus jugadores y exige el máximo respeto de ellos a cambio: respeto hacia él personalmente y también hacia el equipo y hacia lo que está tratando de conseguir. “Nunca firmaría a un imbécil solo porque juega bien al fútbol”, dice Klopp.

El juramento que cada jugador del Borussia Dortmund debía firmar en 2011 es ahora algo de leyenda. Tenía 7 puntos; compromiso incondicional; obsesión apasionada; determinación, sin importar de que como estuviese el encuentro; estar listo para apoyar a todo el mundo; la voluntad de buscar ayuda; el compromiso para contribuir el 100 por ciento para el bien del equipo, y asunción de responsabilidad personal. El juramento de Klopp ahora es citado en textos para entrenadores.

Ilustraciones: RedBulletin
Fuentes: RedBulletin.

No hay comentarios: