jueves, 6 de octubre de 2016

Las 10 reglas personales de Klopp para el éxito. (Parte II)


Klopp: "Dice que si no te planteas grandes metas no eres ambicioso, Esa gente no tiene idea"




Por Jorge De Castro (@jorge_decastro)

Veníamos de las primeras cinco reglas del entrenador alemán de cómo conseguir el éxito, el técnico de 48 años tiene el deber de convertir a sus jugadores en campeones. Estás son sus diez reglas, la segunda parte.

6. Trata a cada individuo como un individuo.

Incluso si, como Jürgen Klopp admite libremente, sus primeros meses en el Liverpool no fueron "días soleados", ahora parece obvio que se ha ganado completamente al equipo. Para llegar a este punto han habido largas conversaciones donde ha tratado de descubrir todo lo que puede de sus jugadores, sus esperanzas y miedos.

Armado con este conocimiento, puede presionar todos los botones como psicólogo del vestuario, ajustando su acercamiento a cada jugador de forma individual. Quizás le dé un abrazo a un jugador mientras ignora completamente a otro.

Luego de una gran actuación, un jugador joven puede recibir una palmada amigable para ayudarlo a mantener sus pies sobre la tierra. Si alguien dice algo negativo sobre el equipo en entrevistas, será llamado para repetirlo frente a toda la plantilla.

En Dortmund Klopp literalmente sostenía un espejo frente a los rostros de jugadores con cortes de cabello llamativos y les preguntaba con una sonrisa que si no sería mejor destacar por sus actuaciones en el campo.

7. Siempre lidera a tu equipo dando el ejemplo.

El fútbol de heavy metal de Jürgen Klopp en el Dortmund cambió el juego en Europa. El 'Pressing' - aplicar una constante presión en los rivales para recuperar el balón, pero casi ningún otro equipo lo hacía de la forma que lo aplicaba el Borussia Dortmund.

Durante sus primeros años en el club, con el equipo aún joven y sin pulir, todos los jugadores corrían por todo el campo como conejos, presionando con seis, siete u ocho jugadores al mismo tiempo.



El sistema de presión de Klopp se convirtió parte de su ADN. Era algo para admirar, y era solo posible porque sus jugadores habían desarrollado un deseo genuino por esa clase de fútbol.

No hace falta decir que este sistema complejo, completamente agotador, requirió gran compromiso, pero el credo de Klopp consistía en sacar hasta la última gota de esfuerzo de sus jugadores.

Klopp quizás podrá desgastarse en la banda, y no espera menos de su equipo, como principio sin importar cómo va el partido. Cuando Pierre-Emerick Aubameyang estaba en período de prueba durante su primer mes en Borussia Dortmund, corría más de 60 metros para defender, barrerse por un balón en su propia bandera de córner Klopp se volvía loco de una forma buena.

8. Plantéate metas realistas.

Cuando Klopp inició en Borussia Dortmund, el club estaba en el fondo. Nadie pensaba en ganar el título. Klopp entendió el ambiente y al inicio se planteó solo metas modestas.

El Borussia Dortmund debía jugar un fútbol divertido de nuevo - "Me gusta cuando es rápido y duro, cuando es una batalla, cuando hay oportunidades, cuando la gente se levanta de su asiento" - y apelar al espíritu de la gente trabajadora del Rühr.

El famoso estilo al contraataque  había nacido. Pensando de cara al próximo partido también es típico de Klopp. "Un esquiador no levanta las manos tras pasar la primera marca".

Klopp siempre está concentrado en lo que se viene. El próximo gol, la próxima descarga de energía, el próximo movimiento, el próximo partido. En sus primeros años, el equipo se basó en este principio y de repente salieron campeones, ganaron el doblete y llegaron a la final de la Champions League.

"Hay mucha gente que dice que si no te planteas grandes metas no eres ambicioso, Esa gente no tiene idea de cómo alcanzar metas".


9. Promueve la crítica de fortalezas, no debilidades

Klopp solo criticará debilidades cuando un periodista le hace una pregunta que no le gusta. "¿En qué sección trabajos? ¿Películas de animales?" le dijo a un periodista alemán una vez. Pero nunca ha tenido algo malo que decir de sus jugadores en público.

El análisis de errores en jugadas juega un rol menor dentro del equipo. En su lugar, él prefiere enseñar a sus jugadores como sacar el máximo de su potencial y a ir más allá de sus limitaciones.

El credo de Klopp es ese en el que no puedes ir hacia los jugadores señalando todas las cosas que no pueden hacer. En su lugar, debes pensar que son capaces de mejorar y desarrollarse. "De esa manera, el jugador tendrá fe - primero en mí y luego en sí mismo."



Klopp opina que cuando está armando un equipo, no es necesariamente un caso de encontrar los 11 mejores jugadores, "más bien se trata de encontrar los 11 con más probabilidades de ganar". Cuando jugaba con el Mainz en la segunda división alemana aprendió que las tácticas correctas pueden enfatizar sus fortalezas y esconder sus debilidades.

Estrategias como cuatro en el fondo y marcación en zona - traídas por su entrenador de entonces y mentor Wolfgang Frank, ayudaron al Mainz por ejemplo a salir exitosos "independientemente de nuestra habilidad o carencia de ésta".

"Hasta ese punto habíamos pensado que como éramos un equipo con jugadores mucho peores individuales que el resto de nuestros oponentes, perderíamos muchos partidos".

10. Siempre mantén la calma ante una crisis.

Klopp recuerda una conversación que tuvo con un bosleigher. El hombre le había dicho que no debías tratar de maniobrar más de la cuenta cuando tratas de encontrar la línea perfecta en el camino. No te involucres demasiado siempre. A veces, cuando el tiempo es el adecuado, deja que las cosas tomen su propio curso.

Cuando en una noche de año nuevo Klopp pilló a uno de sus jugadores con una gran botella de vodka en la mesa, simplemente le sonrió y le dijo que disfrutara de su noche y siguió adelante como si no hubiese visto nada. De esta forma, crea un vínculo con sus jugadores y fortalece su sentido de lealtad.

La mayoría de los entrenadores toman una acción radical si los resultados no llegan. Klopp hace exactamente lo opuesto. A mediados de la temporada 2014-15, el Borussia Dortmund estaba en su peor posición desde su llegada como entrenador; un equipo que debía ser potencial campeón de liga estaba en peligro de descender.


Para FourFourTwo, Klopp es el séptimo entrenador en su lista de 50.

Sin embargo, cualquiera que asistiera al entrenamiento de invierno del equipo en España esperando ver a un equipo derrotado y un entrenador nervioso estarían decepcionados- Klopp estaba relajado y con buenos ánimos.

Su compostura y confianza fueron adoptadas por el equipo y para el final de temporada, alcanzaron la Europa League - un logro que nadie había pensado posible - y llegaron a la final de la Copa DFB y la era de 7 años de Klopp en el Borussia Dortmund llegó a un pacífico cierre.

"Las crisis son parte del fútbol. Es cuando aprendes a validar tus éxitos. Puedes perder. Puedes perder de nuevo. Y de nuevo. Pero siempre puedes ganar el partido después de ese. Y eso es lo fantástico del fútbol."

Ilustraciones: RedBulletin
Fuentes: RedBulletin.


No hay comentarios: