martes, 25 de abril de 2017

El caso Mamadou Sakho por @jorge_decastro.


El hombre que tropieza siempre en la misma piedra.



Por Jorge De Castro (@jorge_decastro)

Durante  gran parte de la campaña  la afición Red ha estado debatiendo sobre la situación del defensor francés Mamadou Sakho. Un grupo considera que la postura de Klopp ha sido injusta y rigurosa, y que la calidad del francés ofrecería opciones a la defensa del equipo que como es costumbre se ha visto muy endeble a lo largo de la campaña. Otro grupo es de los que respaldan la decisión de Klopp; consideran que el francés ha faltado respeto al  club en varias ocasiones y algunos hasta ponen en duda que mejore a los otros centrales de la plantilla.

El saludo/celebración de Sakho con Benteke tras el primer tanto del belga en la victoria del Palace en Anfield, ha dado mucho de qué hablar. En las vísperas del partido, Sakho dio una entrevista a The Guardian donde repasaba lo vivido durante su sanción por supuesto dopaje, el perderse la final de la Europa League y la Eurocopa en su país natal, ante lo que decía “no podrán devolverme lo que me han quitado”. Y si, debe haber dolido mucho personalmente para el francés, e indudablemente la simpatía del público se ha desbordó después de que Mama se abriera de esa forma. Lo de la UEFA es una vergüenza, tacha en lo ridículo y Sakho debería tomar las acciones legales correspondientes y llevarlas lo más lejos que pueda, pero es importante recordar algo, la UEFA no es la culpable de haber tirado su carrera como jugador del Liverpool. Esa debacle tiene un único responsable y es Mamadou Sakho.

Mea culpa.

La situación del quemador de grasas que supuso el inicio del fin para Mama en el Liverpool fue penosa, pero que pudo haber sido evitada de la manera más sencilla: siguiendo el reglamento del club. Sakho dio muestras de su muy evidente falta de profesionalidad al consumir sustancias que afectan directamente a su físico sin consulta previa al equipo médico del club. Más allá de que la sustancia no haya resultado prohibida, existe un reglamento, y la ignorancia o desconocimiento no hace a nadie inocente ante el incumplimiento del mismo.

El discurso su discurso de mártir en la entrevista a The Guardian el francés no asume una pizca de responsabilidad por sus acciones. Nadie niega que la UEFA y Wada se equivocaron terriblemente, pero solo basta con volver sobre tus mismos pasos para darse de cuenta de cuan diferente pudieron haber sido las cosas sin aquel error inicial.

Tropezando por segunda vez con la misma piedra.

Inicio de pretemporada en Estados Unidos, los Reds en San Francisco, buen ambiente bajo el sol y un tour a Alcatraz. Mama con una cámara en mano nos muestra como todos se la pasan bien, e incluso bromea con Klopp, sin embargo, los más vivos notaron desde el primer momento que la famosa broma no había sentado nada bien al alemán. Al día siguiente era noticia el regreso de Sakho a Liverpool, apartado del resto de la plantilla por motivos de indisciplina. Tiempo después se supo que Mama había llegado tarde a varias sesiones y la actitud del defensor acabó por colmar la presencia de Klopp. Nuevamente, su incapacidad de adaptarse al reglamento le costaba muy caro, y ya surgían los reportes de acciones similares durante sus días en el PSG.



Snap 3, digo Strike 3 y fuera…

Ya iniciada la campaña el francés continuaba relegado al equipo sub-23. Klopp aún no había perdonado su indisciplina. La lógica dice, mantén la cabeza abajo y trabajo duro para ganarte tu puesto de nuevo. Pero evidentemente la lógica no es algo que le vaya muy bien a Mama, ya que decidió descargar todo su descontento al mundo entero a través de la red social Snapchat donde llamó mentiroso a la única persona capaz de devolverlo al equipo, Jurgen Klopp. En su descarga Sakho decía que estaba en forma para jugar, que el pretexto de que aún no había completado su rehabilitación era una mentira que no podía aceptar. Irónicamente también dijo “Aún no hablo porque quiero hablar en el campo”… Después de eso todo estuvo sellado, no llamas a tu jefe mentiroso ante todo el mundo y mágicamente obtienes un ascenso. Ya para este punto era evidente que la profesionalidad no es el fuerte de Mama.



La casa se respeta.

Finalmente llegamos a la celebración con Benteke, esa en la que Sakho dice solo haber sido su saludo usual con su amigo, ese saludo que no habíamos visto en partidos anteriores del Palace. Condenado a salir del equipo o no, Sakho es aún jugador del Liverpool por contrato y por ende debe saber mostrar respeto a la institución, especialmente frente a los aficionados que te adoraron y a los que decepcionaste, especialmente considerando todas las faltas cometidas anteriormente.

Aquellos que defienden a Sakho opinan que el francés no le debe nada al club por la forma en la que fue tratado. Vaya vergüenza por parte del club pagarle su sueldo completo a un jugador que por una irresponsabilidad se perdió un cierre crucial de campaña, una mala preparación de pretemporada y dio un mal ejemplo a sus compañeros al insultar públicamente a su entrenador.


Ya cometió un error cuando enfrentandose al Chelsea se cambio la camiseta del Liverpool en el descanso y ya hablamos de ello en 2013.

Otro argumento para la defensa del francés es aquel que si el Liverpool hubiese ganado, no se hablaría nada sobre ello. Que todo es una pantalla para desviar la atención de la pobre actuación ante el Crystal Palace. Lo cierto es que una cosa no quita la otra. El Liverpool es un club de tradición donde nunca nadie se ha tomado bien ni hasta la más mínima irresponsabilidad de sus jugadores, y es hipócrita decir que de haber ganado no se hubiese hecho un alboroto, cuando aún en victorias se ha buscado cualquier oportunidad para atizar a jugadores como Lucas, Lovren, Mignolet, por nombrar algunos.

Acabando con el mito.

El argumento favorito de los aficionados indignados ante el destierro de Sakho es aquel en el que aseguran que Mama es de lejos el mejor defensor en la plantilla Red cuando en realidad, es un defensor promedio, como esos que actualmente tiene a disposición Klopp y las cifras lo demuestran.



Estadísticas tomadas de http://www.lfchistory.net


En enero los únicos equipos interesados en su fichaje eran WBA, Southampton y Palace, lejos de la élite europea a la que aparentemente pertenece Sakho. Con su salida prácticamente como un hecho, el único equipo de renombre que ha sonado es la Roma, además de nuevamente el Southampton y el Crystal Palace que hará hasta lo imposible para retenerlo. 

Se ha querido vender una figura que no es tal. No es un mal jugador, pero tampoco una estrella. No es el mejor profesional, pero eso no significa que sea mala persona, todo lo contrario. Sus aportes fuera de los terrenos para su fundación son para ponerse de pie y aplaudir. 



Donde sea que termine se le deseará lo mejor en su carrera. Ojalá y se lleve alguna que otra lección sobre profesionalidad y respeto, aunque tras lo visto el fin de semana, parece no ser así.

Au revoir, Mama.

Pero en el otro lado de la opinión está como la de John Arne Riise, otro punto de vista, le íbamos a invitar pero no nos cogió el teléfono 



4 comentarios:

Anónimo dijo...

Más de acuerdo imposible con este artículo. Al fin, alguien dice claramente a lo que se ha dedicado Sakho este año. No es ni de lejos el mártir que él mismo y muchos aficionados se han creido que es. Un positivo por saltarse a la torera a los médicos del club, indisciplinas continuas en la pretemporada e insultos al entrenador horas antes de un partido. Toma mártir. Y luego su populismo. Haga lo que haga, sabe como ganarse a un sector de la afición con rollos como lo de decir que el se debe al Liverpool Country y tonterías similares. Estoy seguro de que es un gran tipo, pero tambien estoy seguro de que es un pésimo profesional. En cuanto a su celebración a mi personalmente no me molesto su actitud, me molestaron más sus explicaciones tras el partido volviendo a buscar el aplauso facil de la afición. Yo a título personal tengo muy claro que le quiero cuanto más lejos mejor del equipo. Que siga rindiendo bien hasta final de temporada y que podamos venderle por una buena cantidad. Un problema menos. Futbolísticamente tampoco es un salto de calidad en defensa, el Liverpool fue en los 3 años de Sakho el mismo desastre que esta temporada.

Anónimo dijo...

si el equipo no se clasifica a champions me parece que klopp esta mas afuera que sakho

Anónimo dijo...

Si el equipo no se clasifica Klopp seguirá. Y pensar otra cosa sería engañarse. Klopp sigue pase lo que pase, al 100%. Su proyecto es largo, le han renovado hasta 2022, y no le van a echar tras año y medio. De dónde os creeís algunos seguidores que venimos. Llevamos 6 de las últimas 7 temporadas sin clasificarnos para la Champions. Las posiciones en liga del Liverpool (si quitamos el segundo puesto de 2013/2014) son 7°, 6°, 8°, 7°, 6° y 8°. Esa es nuestra realidad, la queraís ver algunos o no. Venimos desde muy abajo, y Klopp es el encargado para sacarnos del pozo en el que llevamos muchos años metidos. Creo que cada año vamos dando pasos en la dirección correcta, el año pasado llegamos a 2 finales, este año el equipo lleva toda la liga en puestos de Champions, el equipo por fin va en buena linea, con errores, porque Klopp tambien se ha equivocado, sobretodo dejando una plantilla tan corta para este año. Y eso, y una terrible mala suerte con las lesiones nos puede dejar fuera de la Champions, pero aún así, echar a Klopp sería suicidarse y tirar el futuro del equipo por la borda.

Anónimo dijo...

De acuerdo, a Klopp hay que bancarlo hasta el final, no hat que desesperar ni ser inmediatistas.