viernes, 25 de marzo de 2011

Kenny Dalglish. El Rey de Anfield (cap. 3)


Tercer y último capítulo dedicado a Kenny Dalglish. En él repasaremos la trayectoria como manager del técnico escocés en los diversos banquillos que ha ocupado. Sus etapas en el Liverpool FC, Blackburn Rovers, Newcastle United, Celtic de Glasgow y su sonado y aclamado regreso este preciso año a Anfield. El artículo hace especial énfasis en su primera etapa de manager del conjunto Red dónde actuaría como jugador-entrenador y cosecharía sus máximos éxitos como técnico.


Jugador en los banquillos, entrenador en el campo.




Por Stubbins. (@El_Stubbins)

Kenny Dalglish tomaba con 34 años el relevo de Joe Fagan al frente del banquillo del Liverpool FC, tras perder la final de Heysel ante la Juventus de Turín. Con una edad que ya empezaba a ser respetable, Dalglish haría las funciones de jugador entrenador. El paso del tiempo era evidente y su estado de forma ya no era el de temporadas anteriores, pero el genio escocés, todavía guardaba la inteligencia y la calidad que lo llevó a ser uno de los jugadores más emblemáticos en las décadas de los 70 y de los 80.

Con su sabiduría acumulada durante tantos años sobre el terreno de juego aplicada a los banquillos y sus innatas habilidades aplicadas en el mismo terreno de juego, Kenny Dalglish se estrenaría la temporada 1985-86 con un rotundo éxito como entrenador-jugador del Liverpool FC, consiguiendo el primer doblete (liga y FA Cup) en la historia del club de Anfield.

Hasta un total de 31 partidos (21 de ellos de liga) disputaría como jugador aquella temporada, consiguiendo un total de 7 goles. Entre ellos, el gol en Stamford Bridge ante el Chelsea que daría el título de liga con dos puntos de ventaja sobre el máximo rival ciudadano, el Everton de Howard Kendall. El título de la FA Cup, se conseguiría una semana después en el viejo estadio de Wembley al vencer precisamente al Everton por 3 goles a 1, con dos goles de Ian Rush y uno de Craig Johnston, en la que fue la primera final de la historia entre los dos archi-rivales vecinos del Merseyside.



La temporada siguiente, no fue lo exitosa que se esperaba y el Liverpool cedía esta vez el campeonato de liga al Everton, mientras que perdía la final de la Copa de la Liga ante del Arsenal. En la FA Cup, el Liverpool de Dalglish era eliminado en el partido de replay de la tercera ronda por un sorprendente 3 - 0 delante del Luton Town.

La siguiente temporada, el Liverpool se desprendía de los servicios de Ian Rush que era fichado por 3,2 millones de libras por la Juventus de Turín. Para suplir al goleador galés, Dalglish confiaba en el fichaje de un joven procedente del Oxford llamado John Aldridge. Aparte del jugador irlandés, aquella temporada llegarían al Liverpool 3 jugadores que marcarían una nueva época en el club Red. John Barnes, fichado del Watford. Ray Houghton fichado del Oxford y Peter Beardsley fichado al Newcastle por 1,9 millones de libras. Fichaje récord de la época.


Fue la llegada del hábil extremo inglés, el que hizo que Kenny Dalglish abandonara de manera ya definitiva los terrenos de juego, para centrarse en la dirección desde los banquillos. Los fichajes de aquella temporada, rápidamente dieron sus frutos. La temporada 1987-88 vió como el Liverpool era imbatido durante 37 partidos consecutivos, hecho que lo trajo a conseguir el título de liga cuatro jornadas antes de llegar a la última jornada del campeonato.

Aquel Liverpool imbatible, sin embargo, fue derrotado a la final de la FA Cup con una sorpresa mayúscula por el Wimbledon por 1-0, habiendo fallado John Aldridge un penalty que el portero Dave Beasant supo atajar, en el que era el primer penalty fallado en una final de FA Cup en Wembley.

La temporada 1988-89, vendría marcada por la trágica tarde del 15 de abril de 1989 dónde en el estadio Hillsborough de Sheffield, 96 supporters del Liverpool perdían la vida, antes del inicio de la semifinal de la FA Cup entre el equipo de Dalglish y el Nottingham Forest. Aquel trágico hecho, marcaría las vidas de muchos supporters del Liverpool y Kenny Dalglish no sería una excepción. La leyenda escocesa fue presente a la práctica totalidad de los actos funerarios en homenaje a las víctimas, llegando a acudir en hasta cuatro funerales por día.

Aquella temporada, se cerraría deportivamente hablando con el título de FA Cup conseguido tras vencer en Wembley al Everton en la prórroga por 3 goles a 2 con un último gol de Ian Rush, que regresaba aquella misma temporada, después de su infructuosa aventura en el calcio italiano con la Juventus de Turín. Por su parte, el título de liga se escaparía en el último segundo, como consecuencia de un gol de Michael Thomas en el último partido de liga dónde al Liverpool la era suficiente con ser derrotado por un solo gol ante el aspirante Arsenal.

A la temporada siguiente, el Liverpool conseguía el tercer título de liga bajo el mandato de Kenny Dalglish, con nueve puntos de diferencia sobre el subcampeón, Aston Villa. Esa misma temporada, seria la última vez que Kenny Dalglish se vestía de corto y salía a un terreno de juego. fue un 1 de mayo de 1990 en el último partido de liga ante del Derby County. Dalglish sustituiría al minuto 71 a Jan Molby. Aquel año, recibiría su tercer premio como Manager del año. Es hasta fecha de hoy, el último título de liga conquistado por el Liverpool FC.



La temporada 1990/91, seria la última bajo el mando de Kenny Dalglish. De hecho, Dalglish ni tan sólo acabó la temporada, víctima de una crisis de ansiedad. Su último partido en el banquillo fue épico. Liverpool y Everton se enfrentaban el 20 de febrero del 1991 en Goodison Park en el replay de la 5ª ronda de la FA Cup. El resultado final fue 4-4 tras una emocionante prórroga. Dos días después, Kenny Dalglish anunciaba su renuncia irrevocable.




Tal y como explicaría en su auto-biogràfia, Dalglish era incapaz de continuar en el cargo tras la tragedia de Hillsborough. El Manager escocés estuvo a punto de abandonar la nave red, una vez concluida la temporada 1989/90. Sin fuerzas para seguir adelante y sin la seguridad ni convencimiento de tomar las decisiones propias de su cargo, Dalglish renunciaba al banquillo de Anfield y a casi una vida dedicada al Liverpool FC. 8 ligas, 3 FA Cups, 4 Copas de la liga, 9 Charity Shield, 3 Copas de Europa y 1 Supercopa de Europa, es el brillante legado que Kenny Dalglish dejaba a las vitrinas de Anfield.

No acabaría aquí la aventura de Kenny Dalglish en los banquillos. En octubre del mismo año, ocho meses después de abandonar Anfield, Dalglish tomaba el cargo de manager del Blackburn Rovers, en aquellos momentos en la segunda división inglesa. Bajo el mando del escocés, el club de Lancashire firmaría las hojas más brillantes de su historia con el ascenso a Premier 35 años tras no estar presente y el título de liga de la temporada 1994/95. Aquel Blackburn Rovers contaría con una fantástica dupla atacante con Alan Shearer y Chris Sutton, los dos firmados bajo el mando de Dalglish.

A mediados de la tempora 1996/97, Kenny Dalglish firmaría por el Newcastle United donde tomaría el relevo de Kevin Keegan. Curiosamente, el mismo jugador al que Dalglish sustituiría a su llegada a Anfield. Con el conjunto Geordie, tan solo conseguiría un subcampeonato de liga y FA Cup.

Al inicio de la temporada 1998/99, Dalglish firmaría contrato como Director técnico de su club de formación, el Celtic de Glasgow. Su antiguo pupilo en el Liverpool, John Barnes, haría las funciones de entrenador, pero fue cesado de su cargo la temporada siguiente, cogiendo las riendas del banquillo del club católico Kenny Dalglish. Con el Celtic, conseguiría únicamente la Copa de la Liga escocesa de la temporada 1999/2000, temporada en la que el Celtic acabaría segundo en la liga. Esa misma temporada pondría punto y final a su etapa como entrenador. Lo que no sabía el bueno de Dalglish, es que aquel punto y final, era en realidad un punto y seguido...

El retorno del Rey.



...Nueve años tras su última experiencia vinculada al futbol en activo, Kenny Dalglish aceptaba la oferta del Liverpool FC, como asistente en la dirección de la Academia de Jóvenes valores del club. Además de ese cargo en el organigrama técnico capitaneado por aquel entonces por Rafa Benítez, Dalglish ejercia labores de embajador del club en los viajes y giras promocionales del equipo en pre-temporada. Dalglish enloquecía allá donde fuera a todos los supporters sin importar la edad. A ojos de cualquier aficionado, seguía siendo una auténtica leyenda viva.

Pero jamás hubiese imaginado Dalglish que el club le ofrecería nuevamente la oportunidad de seguir engrandeciendo su propia leyenda. El 9 de enero de este año y reemplazando a Roy Hodgson, Dalglish tomaba nuevamente el camino que lleva de un vestuario a un banquillo, como máximo responsable técnico del Liverpool FC. Prácticamente veinte años después desde que lo hiciera por última vez y con Old Traffor como escenario. La casa del máximo rival. El Liverpool perdería aquel partido por 1-0 y caia eliminado de la FA Cup, pero el impacto del regreso de Dalglish ya había hecho acto de presencia en todos los supporters que veían en el mito, la pesona indicada para subsanar los desafortunados resultados conseguidos hasta esa fecha.

Bajo su tutela el equipo ha ido escalando posiciones en la liga y pese caer eliminado en la Europa League ante el Sporting de Braga portugués, los Reds confian plenamente en alcanzar una plaza que le otorgue el derecho de disputar competición europea la temporada que viene. A fecha de hoy, ese objetivo es matemática y prácticamente posible. Algo que antes de la llegada de Dalglish parecia una utopia. Esos buenos resultados cosechados bajo su batuta y sobre todo, la capacidad de haber serenado los crespados ánimos e insuflar una enorme dósis de positivismo y confianza entre la afición, ha llevado a la directiva del club a pensar en ofrecer la renovación al técnico. De momento, Dalglish trabaja y prefiere dejar la toma de decisiones sobre el futuro para el final de temporada.

Esta ha estado en 3 capítulos, la vida y obra de una de las leyendas más grandes que ha dado el Liverpool FC. Si habrá un cuarto capítulo es algo que todavía es una incógnita. Una interrogante que el tiempo se encargará de resolver. Suceda lo que suceda, la leyenda de el eterno número 7 de Anfield permanecerá viva mientras el Liverpool FC exista. Larga vida a Kenny "King" Dalglish.

1ª Parte: Inicios en el Celtic y selección escocesa.
2ª Parte: Coronación en Anfield.

Fuentes: Lfchistory.net

3 comentarios:

Luis JFT96 dijo...

Espectacular trilogía sobre Kenny. Gran trabajo Stu.

FRAN dijo...

Que buen trabajo, y esa foto de King Kenny en la tragedia de Hillsborough me ha sacado sin palabras.

Jony dijo...

Ojalá haya otro capítulo que engorde aún más, si es que se puede, sus éxitos con el club.