lunes, 30 de abril de 2012

El jugador a seguir: John Arne Riise.


Rocket Man



Durante siete temporadas fue el indiscutible amo de la banda izquierda del Liverpool. Para los aficionados Reds era un fijo indiscutible en sus alineaciones, bien fuera en posiciones defensivas ocupando el lateral izquierdo, como en posiciones más avanzadas, haciendo funciones de interior. Su acoplamiento en el equipo de Gérard Houllier fue instantáneo. Como también lo fue su conexión con Anfield, tal es así, que The Kop rápidamente le tributó un cántico con el que celebraba cada una de las acciones del noruego. Riise regresa mañana martes a la que fue su casa con la camiseta del Fulham. Le espera un sincero y cálido recibimiento.

Por Stubbins. (@El_Stubbins)

Cuando John Arne Riise llegó al Liverpool en agosto del 2001, el Liverpool del "triplete" dirigido por Gérard Houllier se hacía con los servicios de un jugador de una competitividad y calidad demostradas con creces en la Ligue 1 francesa. Con el AS Mónaco de Jean Tigana, el jugador noruego nacido en Alesund, conquistó en dos temporadas el título de liga y una Supercopa Francesa. Era un Mónaco integrado por jugadores como Trezeguet, Barthez, Sagnol o Marco Simone, en el que Riise con 19 años de edad, tuvo un destacadísimo comportamiento.

Pero el campeonato galo se le quedaba pequeño a un ambicioso Riise que trató de marchar a la Premier League inglesa junto con el técnico Jean Tigana, curiosamente, al Fulham FC. Pero el Liverpool de Gérard Houllier puso encima de la mesa una mejor oferta al club del Principado, que unido a los recientes éxitos coperos del club (Worthington Cup, FA Cup y UEFA) decantaron la balanza en favor de los de Anfield. 

Rápidamente tuvo la oportunidad Riise de saborear las mieles de título con la camiseta del Liverbird, en un mes de agosto del 2001 que vió como el Liverpool sumaba a sus vitrinas Charity Shield y Supercopa de Europa, frente a Manchester United y Bayern de Múnich respectivamente. Riise titular en ambos partidos, también consiguió estrenarse como goleador. Lo hizo precisamente en el estadio que le permitió saltar a la primera línea del fútbol europeo. El Stade Louis II de Mónaco, sede habitual de la celebración de la Supercopa europea.

No era de extrañar que un jugador inicialmente concebido para actuar como lateral izquierdo, viera puerta con notable facilidad. Las características de Riise con un potencial físico inagotable y una calidad técnica notable, le permitieron una adaptabilidad rapidísima a un campeonato como la Premier League. Pero por encima de todo, destacaba su potente y extraordinario disparo con pierna izquierda, que le hacía especialmente peligroso en sus habituales llegadas al area, y sobre todo, en las faltas en la frontal del area. Uno de sus goles más recordados fue precisamente su gol en la victoria por 3-1 frente al Manchester United con el envio de un verdadero misil a disparo de libre directo al que su ex-compañero Fabien Barthez nada pudo hacer para evitar que el balón besara la red.



Las temporadas iban sucediéndose bajo el mando de Houllier y tan sólo se pudo sumar la Carling Cup del 2003 frente al Manchester United conquistada en Cardiff. El equipo de Houllier decaía temporada tras temporada y la dirección del club decidió dar un cambio de rumbo con la contratación de Rafa Benítez. Con el técnico español, Riise siguió gozando de la titularidad indiscutible y los títulos de nuevo volvieron a regresar. Y de qué manera. El Liverpool lograba sumar su quinta Copa de Europa con la increíble noche de Estambul en la que los Reds remontaban un 3-0 al Milan AC, conduciendo la final a la prórroga y los penaltis. Riise sería titular en la final y participó en la tanda de penaltis errando su intento. 

La temporada siguiente Riise sumaría dos nuevos títulos como jugador Red. La Supercopa de Europa y la FA Cup en otra épica final frente al West Ham decidida en los penaltis, en la que esta vez el jugador noruego logró anotar desde los once metros, además de ayudar con un gol en las semifinales frente al Chelsea a la presencia del equipo en la final de Cardiff. Precisamente el club de Londres sería una de las víctimas preferidas del noruego. En el inciio de la temporada siguiente, el Chelsea volvió a sufrir un gol de Riise que permitía al Liverpool conquistar la Community Shield. Y como no, los de Rafa Benítez volvían a interponerse en el camino del Chelsea de Abramovich con la eliminación de semifinales de Champions. El Liverpool perdería frente al Milán en la final disputada en Atenas.

La temporada 2007-08 sería la última de Riise como jugador Red. El rendimiento del noruego empezaba a no ser tan consistente, pero pese a ello, seguía siendo un habitual de las alineaciones de Benítez. Pero el destino tan a favor del jugador noruego hasta entonces, le jugó una macabra pasada cuando en el partido de ida de la semifinal de Champions League frente al Chelsea nuevamente, Riise se anotó en propia meta el gol del empate blue en el último minuto de partido. Aquel gol decidió por completo la eliminatoria y en el partido de vuelta el Chelsea superaría al Liverpool barrando el paso a su tercera final de Champions en cuatro años.



Ya con Fabio Aurelio en el equipo, Benítez se decidía cada vez más por el lateral brasileño que por Riise. Ese hecho decidió al jugador noruego y al club a aceptar la oferta de la AS Roma por el jugador. Riise viajaba rumbo a la Ciudad Eterna. Como en Liverpool, Riise enseguida conectó con la afición giallirossi por su entrega y compromiso. Riise disputaría un total de tres temporadas con el club romano, siendo un habitual en sus alineaciones y siguiendo mostrando su potente disparo de pierna izquierda.

Pero el nuevo y actual destino para Riise sería el club que estuvo a punto de ficharle diez años atrás. El Fulham FC. Su regreso a la Premier League, no está envuelto del éxito instantáneo que tuvo su primera etapa en el campeonato inglés. Pero aún así, Riise sigue confiando de la confianza de su técnico en la actualidad, Martin Jol, para el cual es un fijo indiscutible en el lateral izquierdo de Craven Cottage.


John Arne Riise no olvida para nada su pasado Red y ante su inminente visita de este martes a Anfield, lugar que le encumbró como futbolista, ha dado muestras desde su cuenta de Twitter (@RealJohnARiise3) de su eterno agradecimiento a los supporters y del significado que adquiere el partido para él. Anfield no olvida a los jugadores que han hecho grande el nombre del Liverpool FC. Uno de ellos es John Arne Riise. Anfield aguarda al guerrero vikingo, al que de buen seguro le aguarda una enorme ovación.


4 comentarios:

Chulizas, el dijo...

GRANDE J.ARNE RIISAAAAAA

Chulizas, el dijo...

Por cierto, se está hablando mucho de la posibilidad de que el Liverpool fiche a Luuk de Jong y a Rasmus Elm. Respecto al segundo será muy bueno, pero creo que este equipo ya está más que surtido de centrocampistas y mediapuntas: Gerrard, Lucas, Shelvey, Hendo, Adam, Spearing.. creo que es totalmente innecesario. Lo que sí me parecería una excelentísima incorporación es la de Luuk de Jong, y sobretodo teniendo en cuenta las posibles e inminentes salidas de Kuyt, Maxi.. este chaval es un crack y con mucho futuro por delante. No solo es un killer sino que tiene gran calidad y desborde, mete buenos pases y combina bien..

Anónimo dijo...

Chulizas tienes razón en todo, tenemos muchos hombres en medio campo pero para ser sincero henderson adam y downing no sirven para este equipo asi que esta incorporación sería excelente a mi parecer, saludos excelente blog.

Anónimo dijo...

Elm? Eriksen!