sábado, 23 de mayo de 2015

S(a)imon Betterton, 25/05/2005



“Y fui con mis amigos, al Triskel”



S(a)imon, como todos siempre le hemos llamado, es un kopite que ha viajado por el mundo llevando el “liverbird” bien orgulloso, desde Hong Kong o Doha, nunca le faltará una amable palabra y te hablará con orgullo del Liverpool. Los “farfanes” son aquellos que hacen grandes este equipo, por eso nadie mejor que él para hablarnos de aquella final en Turquía, digo Triskel. 

Me llamo Simon y tengo 49 anos. 44 de ellos soy fan del Liverpool. Con 5 anos, llore cuando termino la final de la Copa Inglesa contra el Arsenal en 1971. Dije a mi madre, “¿Por qué Dios permitió que Arsenal ganara?” Su respuesta “Dios ama a los fans del Arsenal también.”

Solo menciono eso por que he vivido muchas finales del Liverpool en todas las competiciones, pero nunca tantas emociones como durante la final de La Champions en Estambul el 25 de mayo de 2005.  

No tuve la suerte de conseguir entrada o poder viajar hasta Turquía. Así que fui, como siempre, a nuestro hogar de LFC en Madrid –Triskel. Para un partido de la liga yo solía ir solo y júntame con mis amigos del Liverpool allí. Pero esta vez lleve 12 mas, ninguno aficionado del Liverpool, pero amigos míos que querían compartir el partido conmigo. Hasta mi novia, que no sabía nada del futbol. (“Cuantos jugadores en cada equipo – 15?”)

Empezó el partido, todos nerviosos pero esperanzados. Bam! 1-0 Gol del Milan en el primer minuto. Mis amigos me miran – “¿Nos has traído para esto?” “Tranquilos. Quedan 89 minutos. Mucho tiempo para remontar.” Bam! Bam! 3-0 al Milan en el descanso. Me miran cada vez con más dudas sobre quedarse o irse a casa. Les convezco a todos que se queden.



Seis minutos. Steven Gerrard. Vladimir Smicer. Xabi Alonso. La gloria. La adrenalina. Las pulsaciones a cien. Unos momentos que nunca se olvidan. El resto del partido la verdad es que no me acuerdo mucho. Demasiado nervioso. Pero los penaltis, si. Las pulsaciones a dos cientos. Las piernas de gelatina de Dudek, y las mías también. Falla Shevchenko. Triskel se explota. Mi alma también. Mis amigos casi tan felices como yo. Mi novia se convierte en aficionada del LFC. Hasta sabe que son 11 en un equipo.

Aunque el Liverpool gane la Liga o la Champions de nuevo, nunca viviremos momentos así. Inolvidables. 

No hay comentarios: