domingo, 22 de noviembre de 2015

La opinión de @SergioMontanes7 del Manchester City 1-4 #LFC



ASALTO AL ETIHAD. SE PUEDE SOÑAR.




Por Sergio Montañés (@SergioMontanes7)

El Liverpool se dio un festín en la tarde de ayer en el Etihad. El recital táctico de Klopp, que le ganó la partida con solvencia a Pellegrini, y el espectáculo dado por los jugadores reds, hicieron que el resultado final fuese de un contundente 1 a 4. Con esta victoria, el Liverpool se permite soñar con alcanzar su principal objetivo, estar a final de temporada entre los cuatro primeros clasificados.

LAS CLAVES

La presión arriba y ordenada. Partido tras partido vamos viendo como las ideas de Klopp se van asimilando por parte de los jugadores del Liverpool. En su primer partido como técnico del Liverpool, contra el Tottenham, ya vimos la idea de presionar arriba, pero en muchas ocasiones observamos a los jugadores correr sin cabeza, dejando muchos huecos que casi nos costaron la derrota. Han pasado varias semanas desde entonces, y la mejoría del equipo es visible. En el partido de ayer contra el Manchester City vimos una presión perfecta. Una presión en campo contrario, tal y como le gusta a Klopp, con orden, y tomando siempre a decisión correcta. 



Los dos primeros goles vinieron tras recuperaciones realizadas en la línea defensiva del Manchester City. En el primero fue Coutinho el encargado de robar y Firmino de ejecutar, mientras que en el segundo se intercambiaron los papeles. En ambos goles, la clave estuvo en no dar por perdido el balón cuando estaba en botas de los defensores del Manchester City.


Así pues, la alta presión es una de las claves que ya vemos en este Liverpool de Klopp. Ayer fue el origen de dos goles, pero si no hubiera sido por Hart podría haber sido la causa de otros tantos más.


 El contragolpe. Es la segunda clave de este nuevo Liverpool. Cuando no se puede robar en campo contrario, hay que hacerlo en el campo propio. Y tal y como observamos contra el City, cuando hay oportunidad de salir como auténticas balas, el Liverpool lo hace. Y esto ocurrió ayer en el tercer gol, obra de un contragolpe llevado por Coutinho tras una recuperación de Lucas Leiva. El brasileño en esta ocasión optó por el disparo desde fuera del área, cuyo rebote ganado por Alberto Moreno (fruto de la presión) acabo en un magnífico pase de tacón de Emre Can y en el gol de Firmino. Esta manera de salir como balas tras robo en campo propio pudimos disfrutarla en más ocasiones, siendo un ejemplo de ello el contragolpe llevado a cabo por Ibe en la segunda parte, dejando solo a Benteke ante Hart, pero como ya hemos mencionado antes, el inglés fue el causante de que el Liverpool no se fuera del Etihad con una mayor goleada a su favor. 



En definitiva, el trabajo ayer de Firmino, Lallana y Coutinho para presionar, con el apoyo del resto del equipo, y destacando sobre todo la labor de los laterales para frenar posibles salidas por banda del Manchester City, fue una de las principales clave. A esto hay que sumar la capacidad que poco a poco va adquiriendo el equipo de lograr salir al contragolpe, algo que esta temporada habíamos visto muy poco, y que echábamos de menos desde hace dos años. Sí, desde aquella temporada en la que rozamos la gloria.

ERRORES INDIVIDUALES

Es la nota negativa del encuentro. Sigue habiendo fallos individuales, en defensa sobre todo, que como siempre son la causa de nuestros goles encajados. Ayer, el gol de Agüero vino tras un mal despeje de Skrtel (que ojo, se hizo un partidazo). Pero hubo más, como por ejemplo el garrafal pase de Milner a Mignolet que si no hubiera sido por el belga hubiera originado un injusto 2 a 3 en el marcador y hubiera metido en el partido a los citizens. Hay que seguir mejorando en este aspecto, y es que de todos es bien sabido que los errores individuales nos están costando muchos puntos esta temporada.



SE PUEDE SOÑAR

El juego desplegado ayer por el Liverpool y la abundante victoria cosechada da lugar para soñar. El objetivo de clasificarse a la próxima edición de la Champions League se antoja complicado, más aun con un equipo que tiene una plantilla mucho más justa que sus rivales. Pero con Klopp todo ha cambiado. En apenas varias semanas se ha conseguido ganar más puntos a los equipos del top 4 que durante todas las temporadas con Brendan Rodgers en el cargo. A los jugadores se les puede ver ilusionados y comprometidos. Estamos viendo las mejores versiones de cada uno de ellos. Y lo mejor todavía está por llegar. En dos semanas, más o menos, tendremos de vuelta al capitán, y a esto hay que sumar la recuperación del que es uno de los baluartes ofensivos del equipo (cuando no está lesionado), Sturridge. Hay motivos por los que creer en este equipo, y si logramos que Anfield vuelva a ser un fortín, junto con los posibles retoques que pueda dar Klopp a la plantilla en el mercado de invierno, el equipo podrá conseguir el objetivo.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Buen analisis pero hay una falta absoluta a la hora de decir que Klopp ha conseguido sacar más puntos en estas pocas semanas al frente del Liverpool, que Rodgers en todos los años que ha estado. En la temporada 2013-14 se ganó 5-0 al Arsenal en Anfield, 0-3 al M United en Old Trafford y 3-2 al M City en Anfield. Klopp lleva 6 puntos ante los grandes del top 4, Chelsea y M City. Rodgers en esa temporada consiguió 9 puntos ante equipos del top 4.

Dewis Ruben Espinosa Montalvo dijo...

Siempre supe que era buen técnico buen motivador y por eso se ve compromiso de parte de los jugadores.
YNWA
Quisiera ahora en diciembre a Bolasie un extremo que también te ofrece adrenalina.