jueves, 29 de marzo de 2012

Anfield Legends: Ian Callaghan.



El hombre "Redcord".




Desde la Second Division, hasta coronarse doble Campeón de Europa. Esa podría ser una magnífica síntesis que sirva como introducción a la legendaria figura de Ian Callaghan. Claro que a esa introducción se le deberían añadir 5 Ligas, 2 FA Cups, 2 Copas de Europa, 2 Copas de la UEFA, 1 League Cup y 1 SuperCopa de Europa. Todo ello conquistado en los 857 partidos oficiales que disputó con el Liverpool. Una cifra que le convierte en el jugador que más veces ha vestido la camiseta del Liverbird en toda la historia. Por si fuera poco, Callaghan conquistó la Copa del Mundo de 1966 con Inglaterra. Un 27 de marzo de 1978, Callaghan vestía por última vez con los colores reds en el RheinStadion de Düsseldorf frente al Borussia Moenchengladbach, poniendo el cierre a 18 años de carrera en el Liverpool y dejando un récord prácticamente inalcanzable.

Por Stubbins. (@El_Stubbins)

Natural del barrio de Toxteth (Liverpool) donde naciera el 10 de abril de 1942, Ian Callaghan pudo cumplir muy temprano el sueño de cualquier niño de jugar para el equipo de fútbol al cual amaba desde pequeño. Con tan solo 15 años "Cally", como sería conocido entre los aficionados, ingresaba en los equipos inferiores del Liverpool FC. Bien pronto se le brindaría la oportunidad de hacer aparición en el primer equipo. El reto para el joven futbolista era descomunal. Debía reemplazar a una figura mítica del club como Billy Liddell, y quien le brindaba esa oportunidad no era otro que Bill Shankly.

De este modo, el 16 de abril de 1960, con apenas 18 años recién cumplidos, Ian Callaghan saltaba con el 7 a la espalda al césped de Anfield ante el Bristol Rovers, en un partido que concluiría con victoria Red por 4-0 y en el que Callaghan destacaría con una gran actuación. No sería una sopresa para nadie. Tiempo atrás, cuando a Billy Liddell se le preguntaba si creía que tendría algún sucesor a su marcha del Liverpool, el legendario extremo escocés, siempre se refería a un chaval de 17 años llamado Callaghan.


Callaghan debutó con 17 años y se retiró del Liverpool a la edad de 35.


Pese a su precoz debut, Callaghan regresaría al equipo de reservas, alternando sus apariciones con el primer equipo. Aquel Liverpool inmerso todavía en la Second Division, no hallaría su repunte definitivo hasta la llegada de los fichajes de Ron Yeats y Ian St. John. Dos jugadores en torno a los cuales Bill Shankly edificó un equipo legendario que ya integraría en sus filas de manera regular a Ian Callaghan. Con él en la banda derecha, Peter Thompson en la izquierda, y "Sir" Roger Hunt y Ian St. John en la delantera, el Liverpool gozaba de una línea atacante temible que dió debida cuenta de las porterias rivales. Era tal la voracidad de la delantera red, que una vez consultado el legendario goleador del Everton, Dixie Dean, si sería posible que en el fútbol moderno pudiera superar su cifra de 60 goles en una temporada, éste respondió que si le ponían en medio de Callaghan y Thompson, lo haría sin dificultades.

La segunda mitad de los años 60 fueron los años dorados del Liverpool. El equipo de Bill Shankly vencía cualquier título que se le pusiera por delante. Inicialmente a nivel doméstico con la consecución de las ligas de 1963-64 y 1965-66. En mitad de estos dos títulos, la FA Cup de 1965 en la que el Liverpool venciera en la final al Leeds United con el histórico gol de Ian St. John a preciso centro de Ian Callaghan. Era la primera vez que el club de Anfield alzaba el histórico y prestigioso trofeo. Un triunfo que marcó a toda una generación de supporters del club Red. Según Callaghan, ese título es el más especial de su vida, por ser la primera vez que jugaba en el estadio de Wembley.


Sucesor natural del mítico Billy Liddell, su juego por banda era desbordante.


Un Wembley que le sería ya muy familiar en los años futuros, Sobre todo cuando en el verano de 1966, Inglaterra organizó la Copa del Mundo de fútbol. Callaghan, junto a Gerald Byrne y "Sir" Roger Hunt, serían 3 los jugadores del Liverpool llamados por el seleccionador Alf Ramsey para formar parte de la selección de los Three Lions. Callaghan jugaría un solo encuentro en aquel campeonato del mundo. Sería en la primera fase frente a Francia. Finalmente Inglaterra conquistaría la Copa Jules Rimet por primera y única vez hasta la fecha. Callaghan, sumaría tres apariciones más con la selección inglesa.

No entraría Callaghan con buen pie en los años 70. Una lesión le apartó del equipo y de la posición de extremo derecho. Su vacante fue suplida por Brian Hall, pero al recuperarse, el buen criterio e inteligencia de Bill Shankly, situó a Callaghan en la posición de medio centro, aprovechando la siempre perfecta lectura del juego y la alta capacidad de trabajo de "Cally". El Liverpool viviría en esos años 70 una segunda época dorada. Los St. John o Yeats, serían reemplazados por los Emlyn Hughes o Kevin Keegan. Pero Callaghan continuaba en el equipo, inclusive tras la marcha de Bill Shankly y la llegada de Bob Paisley.

Callaghan y el Liverpool seguían sumando títulos de liga. Hasta tres más en las temporadas 1972-73, 1975-76 y 1976-77. También caería la segunda FA Cup en el año 1974. Pero lo que haría aquella década realmente especial, fue el inicio del reinado del Liverpool en Europa. Todavía bajo el mando de Bill Shankly, el Liverpool y Callaghan conquistaban 2 Copas de la UEFA las temporadas 1973 y 1976, pero sería la temporada 1976-77, cuando el Liverpool lograría la primera gran hazaña europea al vencer en la final de la Copa de Europa al batir el equipo dirigido por Bob Paisley al Borussia Moenchenglabach por 3-1 en el Stadio Olimpico de Roma, con Callaghan como titular.

La siguiente temporada, el Liverpool repetiría título europeo con la victoria por 1-0 en la final disputada en el estadio de Wembley ante el Brujas y con gol de Kenny Dalglish. Ian Callaghan ya no disputaría aquella final. Un joven escocés llamado Graeme Souness recogía el testigo en el centro del campo a un Callaghan que con 36 años vivía los últimos coletazos de su carrera futbolística. El partido de ida de aquella semifinal europea, vería como Ian Callaghan vestiría por última vez la camiseta del Liverpool. Sería el 29 de marzo en el RheinStadion frente al Borussia Moenchengladbach en partido dirigido por el árbitro español Emilio Guruceta. El Liverpool caía frente a los alemanes por 2-1, aunque en la vuelta en Anfield, los Reds adquirirían el billete para la final de Wembley.


Callaghan junto a Bob Paisley tras vencer la final de la primera Copa de Europa en Roma.


857 partidos que son en la actualidad el récord absoluto de apariciones de un jugador con la camiseta del Liverpool. Un récord que se atisba inalcanzable durante muchos años, si tenemos en cuenta que el jugador que sucede a Callaghan en esa clasificación, es Jamie Carragher, que en la actualidad ha disputado 690 partidos.

No abandonaría Callaghan la práctica futbolística tras su marcha del Liverpool. La temporada 1978-79, recalaría en el Swansea City junto a su compañero John Benjamin Toshack, ambos conseguirían dos ascensos con el club galés. También la aventura norteamericana atraería a Callaghan, actuando en equipos como el Ford Lauderdale o Cranberra City. Su carrera finalizaría en el Crewe Alexandra previo breve paso por el Cork City irlandés. Las continuas lesiones en su tendón de aquiles le obligarían a abandonar el futbol profesional. Ian Callaghan colgaba las botas un 20 de marzo de 1982 en la derrota del Crewe frente al Hallifax Town.

Ian Callaghan. Un jugador que pasó casi desapercibido y sin hacer ruido, pero que estuvo presente de manera activa, junto a nombres como Bill Shankly o Bob Paisley, en la creación y gestación del gran Liverpool que hoy día conocemos. Pura leyenda.


5 comentarios:

Anónimo dijo...

Un post fabuloso Stubbins!!

AJ_23

Stubbins dijo...

Gracias AJ_23!

Es de esos posts que uno disfruta haciéndolos.

Anónimo dijo...

Muy buen articulo Stubbins!
Pol

Anónimo dijo...

OJALA JUGADORES DE LIVERPOOL ENTIRNDAN EN EL CLUB QUE ESTAN Y NO PIENSEN EN OTROS, HACER CARRERA EN EL LIVERPOOL ES UN ORGULLO Y LOS DIRIGENTES DEVERIAN TENTAR A LOS JUGADORES JOVENES A QUEDARSE EN EL CLUB Y NO VENDER AL MEJOR POSTOR.

Jorge-George Olmos dijo...

Genial post del otro genio de Toxteh.